Ahora que ya tiene su pintura y sus herramientas es hora de echarle un vistazo a las paredes y muros. Remueva todas las decoraciones, accesorios y todos los elementos no permanentes. Saque los muebles que estén junto a las paredes y remuévalos de la habitación si es posible. Una vez que las paredes estén descubiertas, remueva todo el polvo, telaraña y otros desechos que haya en ellas. Si está pintando una cocina u otra zona en donde las paredes estén extremadamente sucias, va a necesitar lavarlas con agua tibia enjabonada para sacar la suciedad. Deje que las paredes se sequen antes de pintarlas! Prepare las paredes para pintarlas tapando todos los agujeros con algún compuesto. Deje que el compuesto se seque completamente y luego líjelo un poco. Utilice fijador si la pared es nueva.

Pintar con guardas las paredes

Ahora es hora de pintar! Ponga algunos trapos para proteger el piso y los muebles. Los trapos pueden unirse con cinta de pintor o simplemente pueden dejarse apoyados sobre el suelo. Si su habitación necesita una capa fresca de pintura, primero debe pintarse y dejar que se seque completamente. Una vez que la pared esté seca, protéjala con cinta de pintor mientras pinta las otras paredes. Se recomienda que pinte desde el techo hacia abajo para evitar cualquier goteo. Esto significa que debería comenzar pintando el techo si es que requiere nueva pintura y luego comenzar a pintar las paredes desde arriba hacia abajo. Utilice trazos largos y asegúrese de que la pintura esté distribuida de manera uniforme a lo largo de las paredes. Deje que la primera capa se seque para luego ver si una segunda capa es necesaria. Una vez que la capa de pintura se haya secado completamente, saque las cinta de pintor cuidadosamente y luego remueva los trapos que puso para tapar el suelo, ponga nuevamente todos sus muebles y disfrute de su nuevo trabajo de pintura.

Enlaces patrocinados: