La cama es el punto focal de cualquier habitación. Al colocar los muebles en el dormitorio, debe estar en el lugar dominante, donde una persona pueda verla al entrar en la habitación. Lo ideal sería no amontonarlos en una esquina o apoyarlos contra una pared. Debe haber espacio alrededor de la cama para que en el medio de la noche usted no se tropiece con un mueble o se golpee el dedo del pie con la cómoda.

Enlaces patrocinados:

Las cómodas le siguen a la cama en importancia. Si el espacio es muy reducido, tal vez usted querrá comprar una cómoda más alta en lugar de una más baja y ancha. Esto le permitirá aprovechar el espacio de la pared ya que estas cómodas son verticales en lugar de horizontales. Si usted tiene una cómoda horizontal, agréguela antes de aquella que tiene una base más pequeña.

Si su habitación es lo suficientemente grande, usted podría querer colocar una manta o un baúl al pie de la cama. Este es un gran lugar para guardar almohadas y mantas extras para aquellas noches frías de invierno. Guardar cosas siempre parece estar en primer lugar en los hogares y el pie de la cama es un gran lugar para guardar cosas fácilmente.

Una habitación bien diseñada no sucede por accidente. Aún si usted lo diseña sobre un pedazo de papel puede que deberá hacer algunos ajustes sobre la marcha a medida que va colocando los muebles en su dormitorio. Eso se debe a que no puede prever como los diferentes muebles afectan el aspecto de la habitación. En otras palabras, muchas cómodas altas agrupadas muy juntas pueden hacer que una sala amplia se vea demasiado llena.

Al colocar los muebles en su habitación, pregúntese si una pieza que no parece encajar, es realmente necesaria. En habitaciones pequeñas una silla podría no encajar. No la fuerce. Es mejor dejar la habitación un poco abierta que cargarla demasiado con muebles.

Consejos para elegir colchones

a- Elegir el colchón indicado es una cuestión de preferencias personales.
b- Si usted esta buscando comprar un colchón que proporciona una mayor cantidad de apoyo
c- Los colchones de mayor calidad por lo general tienen más bobinas y un relleno más grueso
d- Pruebe el colchón antes de comprarlo.
e- Solo compre colchones en tiendas con buena reputación.

• Como un tercio de nuestras vidas, nos la pasamos durmiendo, tómese el tiempo y considere los siguientes consejos antes de comprar un nuevo colchón:

a- Elegir el colchón indicado es una cuestión de preferencias personales. No hay un colchón que a todos les venga bien. Elija un colchón que le permita tener un balance entre un buen respaldo y comodidad. No olvide que este debe ajustarse perfectamente a la estructura de la cama.

b- Si usted esta buscando comprar un colchón que proporciona una mayor cantidad de apoyo, tenga en cuenta que un colchón de calidad media puede que sea mas cómodo, ya que permite que los hombros y caderas apenas se hundan y evita la rigidez generada al dormir sobre una superficie muy dura.

c- Los colchones de mayor calidad por lo general tienen más bobinas y un relleno más grueso, por lo que tienden a ser más caros. Este atento a las ofertas y promociones en las tiendas de colchones. Comprar tras una comparación de precios lo ayudara a conseguir el mejor precio y encontrar el colchón adecuado.

d- Pruebe el colchón antes de comprarlo. Si en el colchón van a dormir dos personas, ambas deben probarlo al mismo tiempo para asegurarse de tener espacio suficiente y que ambos estén cómodos en el mismo estilo de colchón.

e- Solo compre colchones en tiendas con buena reputación. Asegúrese de conocer bien los servicios a los clientes ofrecidos por la tienda, tales como opciones de envío, garantías, la eliminación de colchones viejos y especialmente la política de devolución de la tienda. Muchas tiendas de colchones con reputación le dejan devolver el colchón si el cliente no esta satisfecho con el mismo.

Recuerde que muchos de los compradores usan un colchón por diez o más años antes de reemplazarlo por uno nuevo. Tómese su tiempo, elija en base a la calidad, busque ofertas y duerma bien.

Siga los consejos mencionados aquí, y con suerte, no le saldrá nada mal. En este sentido, la simplicidad es buena, y nunca compre algo con aparatos que no sepa operar. ¡Ahí lo tiene! ¡Buena compra y dulces sueños!