Problemas de Salud en los Gatos

Enlaces patrocinados:

Puede parecerle sorprendente, si usted se acaba de convertir en el dueño de un gato, la cantidad de problemas de salud que su nuevo amigo felino puede contraer. Algunos problemas se pueden prevenir fácilmente, mientras que otros son hereditarios.

Los principales problemas de salud.

I – Bolas de Pelo.
II – Parásitos.
III – Peritonitis Infecciosa Felina.

I – Bolas de Pelo
Las bolas de pelo es un problema muy común entre los gatos. Los gatos se bañan constantemente y se tragan los pelos que se adhieren a sus lenguas. De vez en cuando, los pelos van formando una bola que se aloja en el tracto digestivo del gato en lugar de continuar el camino por el cuerpo del animal. Si su gato empieza a toser y atorarse, probablemente tenga una bola de pelo. Si bien lo que sale de adentro del animal es bastante desagradable, la mayoría de los gatos no tienen problemas para eliminar las bolas de pelo.

De todas formas, las bolas de pelo pueden ocasionalmente pasar a los intestinos del gato y causar un bloqueo. Esto si puede ser una amenaza para la vida del animal. Hay algunos síntomas a los que usted puede estar atento para ver si la bola de pelos es peligrosa. Si su gato esta constipado, no come, o parece débil, entonces puede que tenga un bloqueo en sus intestinos. Si este es el caso, lleve al gato al veterinario.

Para prevenir la aparición de estas bolas de pelo, cepille a su gato frecuentemente para sacarle los pelos sueltos. Además, alimente a su gato con comida especializada para controlar las bolas de pelo.

II – Parásitos
Para muchos gatos, los parásitos son un problema recurrente. Los gatos pueden verse infectados por lombrices, tenias y uncinarias. También pueden desarrollar parásitos en el corazón. Si a su gato le cuesta subir de peso, tiene pulgas, o tiene manchas blancas que parecen granos de arroz en sus heces, llévelo al veterinario para hacerle un parasitologico.

Los parásitos pueden eliminarse con pocas dosis de medicación, pero si no se los trata pueden ser fatales.

* Las infecciones en el tracto urinario: son otro problema de salud en los gatos. Estas infecciones son particularmente comunes en los gatos machos no castrados, aunque las hembras también pueden desarrollar este problema. Usted puede sospechar de una infección urinaria si su gato deja de usar la caja de arena. Otra señal de una infección en el tracto urinario, es la presencia de orina con un olor fuerte. Estas infecciones deben ser tratadas por un veterinario. Pregúntele al veterinario sobre algún alimento para gatos que disminuya las probabilidades de contracción de este tipo de infecciones.


III – Peritonitis Infecciosa Felina
La PIF es causada por una mutación del virus de la corona. Según algunos expertos, los gatos que viven en lugares en donde hay muchos gatos, tienden a contraer el virus de la corona enterica. El virus puede vivir inactivo en el intestino durante toda la vida del gato. En otros casos, probablemente por predisposición genética, el virus muta a PIF.

Una vez que un gato ha contraído PIF, este demostrará los síntomas de una infección leve del tracto respiratorio: estornudos, lagrimeo, flujo nasal. También puede tener diarrea, bajar de peso, y letargo. La mayoría de los gatos se recuperan de esta infección primaria, mientras que otros pueden convertirse en portadores del virus. Un pequeño porcentaje de gatos expuestos al virus pueden desarrollar PIF letal luego de semanas o hasta años después de la infección primaria.

El asma en los gatos

El asma felino es muy común en los gatos a cualquier edad. Hay muchos factores que pueden ocasionar asma en los felinos, al igual que en los humanos; el frío, la humedad, el moho, el humo del cigarrillo, el smog de la ciudad, y hasta ciertos tipos de arena para gatos.

Diagnosticar a su gato puede ser muy difícil ya que los síntomas pueden variar de respiraciones profundas con carraspera, a ataques completos de asma. Su veterinario será capaz de determinar el asma felino a través de simples pruebas y rayos x.

Si a su adorado gato se le diagnostica asma felino, ¡no se preocupe! Es tan fácil de controlar y de manejar como el asma presente en los humanos. Estar atento a la respiración de su gato y reaccionar a tiempo puede ayudar a prevenir un ataque de asma violento.

Consejos para llevarlo a cabo.

Su veterinario le proporcionará todos los detalles y la ayuda que usted necesite. Tendrá que comprar una máscara para su gato que se coloca alrededor de la nariz y boca, un espaciador y la medicina, que es la misma que usan los humanos (Flixotide). Recuerde que esta medicina solo se puede conseguir con una receta, y si usted no tiene asma, no se recomienda que la tome.

Para administrarle una dosis a su gato, colóquelo sobre su regazo y asegúrese que este cómodo y relajado, ya que usted querrá hacer que la situación sea lo menos estresante posible. Coloque el medicamento y la máscara en el espaciador y cubra la nariz y boca del gato con la máscara. No tiene que estar muy ajustado. Adminístrele la dosis adecuada según las indicaciones de su veterinario en el espaciador. Asegúrese de tener con firmeza a su gato ya que puede que se asuste por el sonido. Sostenga la máscara suavemente hasta que su gato haya inhalado el medicamento.

Prevención.

Para prevenir que su gato tenga ataques de asma en el futuro, manténgalo adentro de la casa si vive en una ciudad con mucho smog, no fume en la casa o cerca del gato, cambie su caja a una que no acumule polvo y realice cualquier otro cambio en el entorno que le parezca conveniente. ¡Su gato se lo agradecerá!

Evitando los parásitos en los gatos

El virus de la leucemia felina puede causar muchas enfermedades. Una de ellos es la leucemia también conocido como el cáncer de las células blancas de la sangre. No existe un tratamiento conocido para esta enfermedad y puede conducir a la muerte luego de meses o años después de que la enfermedad fue contraída. Por lo general se transmite en las peleas de gatos. Otras vías de transmisión pueden ser a través de los alimentos, del agua, de la madre a las crías en el vientre, etc.

Los parásitos son organismos que se alimentan de otro ser vivo para su propia supervivencia. Los gatos son afectados por parásitos que se alimentan de su sangre. Los parásitos externos como los ácaros del oído, pulgas, etc. se pueden ver en la piel o en el pelaje de los gatos y en sus oídos. La detección de parásitos internos puede ser algo difícil, pero se puede realizar a través de la observación de pequeños detritos en el ano del gato, o en su cama. Algunos parásitos internos pueden ser gusanos de tipo anillado, o de gancho, las tenias, etc.

La Coccidia es un parásito microscópico que vive en las células epiteliales del intestino. El síntoma asociado con este parásito es la diarrea, que si no se trata, puede conducir a la deshidratación e incluso la muerte. Los ácaros del oído por lo general se instalan en los canales del oído del gato causando una comezón intensa.

Cuando los síntomas previamente mencionados empiezan a aparecer, en especial en el verano y la primavera, lo más probable es que su gato o perro tenga alergia al polen. Para determinar con precisión la aparición de alergias respiratorias, lleve a su mascota al veterinario. El veterinario someterá a su mascota a una prueba cutánea para averiguar si el perro o gato esta sufriendo de alergias por inhalación. Algunos veterinarios también llevan a cabo análisis de sangre, pero los resultados de este tipo de pruebas por lo general son inciertos.

El mejor tratamiento es la prevención del empeoramiento de la alergia. Esto significa que la fuente de alérgenos debe ser eliminada. A veces, esto resulta fácil si los alérgenos son polvo y ácaros. Una buena limpieza es todo lo que el dueño necesita hacer. Pero a veces, la eliminación del alérgeno puede ser difícil. Es decir, puede que eliminar la floración de la planta no sea factible. Por lo tanto, los dueños acuden a otros tratamientos.

Dos de los tratamientos para la alergia causada por parásitos son:
• Medicamentos antipruriginosos: Estos medicamentos suprimen la producción de histamina. Puede tomarse oralmente o frotarse con cuidado en el arrea irritada.

• Vacunas antialérgicas: Estas hacen que la mascota sea menos sensible ante la presencia de alergenos. Los veterinarios pueden proveerle estas vacunas.

No todos los perros y gatos sufren de alergia al exponerse al polen y otros alérgenos. Este es un problema hereditario. Otras mascotas tienen características genéticas que predisponen a que tengan alergia.

Enfermedades virales de los gatos

Virus de Inmunodeficiencia Felina
El VIF, o también conocido como el SIDA de los gatos, no siempre es fatal. El VIF disminuye la capacidad del sistema inmunológico del gato para combatir infecciones. Los gatos con VIF pueden no presentar ningún síntoma durante años. Es cuando el gato contrae otras enfermedades en el estado crónico de la infección del VIF, cuando se empieza a sospechar que lo tiene. Esta larga lista de enfermedades incluye infecciones de la cavidad oral, infecciones de las vías respiratorias superiores, pérdida de peso, infecciones en las orejas, enfermedades en el riñón, y muchas otras. A pesar de que no existe ninguna vacuna, los gatos deben hacerse la prueba del virus. El virus se transmite por la saliva, por lo general cuando es mordido en una pelea de gatos.

Virus de la Leucemia Felina.

El VLF fue, hasta hace poco, la enfermedad fatal más común entre los gatos. Pero, actualmente existe una vacuna disponible, lo cual hace que el número de casos sea mucho menor. A pesar de que el nombre leucemia se refiera al cáncer de los glóbulos blancos, esta es solo una de las tantas enfermedades asociadas a este virus, tales como otros tipos de cáncer, anemia, artritis, e infecciones respiratorias. El VFL se puede prevenir si el gato es inmunizado antes de exponerse al virus. A pesar de que la enfermedad no es inmediatamente fatal, los gatos con el VFL no suelen tener una vida muy larga. NUNCA traiga otros gatos a la casa si ya tiene uno con VFL.

Enfermedad de Lyme en los gatos.

Si su gato pasa mucho tiempo afuera, revíselo para ver si tiene garrapatas. Si encuentra garrapatas en el cuerpo de su gato, y además se da cuenta que este ha estado letárgico y débil, pídale a su veterinario que le haga un test para ver si tiene la enfermedad de Lyme. La enfermedad se transmite a las personas y a los animales a través de garrapatas de venado.

Algunos gatos pueden mostrar síntomas leves, mientras otros puede que no muestren ninguno – los síntomas son difíciles de detectar y suelen ser confundidos por otras enfermedades o vejez. Observe bien el comportamiento de su mascota. Es la única manera de saber si su mascota ha contraído la enfermedad de Lyme si no encontró ninguna garrapata. Algunos síntomas de la Enfermedad de Lyme de los felinos.

Los Síntomas de la Enfermedad de Lyme de los felinos son:

a) Letargo
b) Renuencia a saltar o subir escaleras
c) Renguea, o se resiste a poner peso en una pata
d) Pérdida de apetito

La clave para manejar esta enfermedad es la prevención y un diagnostico temprano junto al tratamiento. Usted debe reducir la población de garrapatas alrededor de su hogar con simples cambios en el ambiente y productos químicos.

Buen Cuidado de la Salud.

Llevar a su gato al veterinario frecuentemente para que lo revise y mantener al día todas las vacunas, le ayudará a que su gato tenga una vida larga y sana. La prevención es la primera línea de defensa para la mayoría de las enfermedades felinas.

Muchos dueños mantienen a sus gatos adentro de la casa para protegerlos de los autos, de las peleas con otros gatos, las cuales pueden exponerlos frente a virus letales, garrapatas y otras amenazas.

Los gatos que pueden estar afuera son más libres, pero a su vez, requieren de más atención, y visitas más frecuentes al veterinario.

Enfermedades habituales de los gatos

Los gatos se pueden enfermar incluso cando reciben un muy buen cuidado. Las enfermedades de los gatos van desde un simple resfrío a enfermedades mortales.

Algunas de las enfermedades más comunes de los gatos son:

La infección del tracto respiratorio superior es muy común entre los gatos y también se conoce como resfrío de gatos. Los síntomas son muy similares a los del resfrío de los seres humanos, con estornudos y secreción nasal. A pesar de que parecen ser iguales las infecciones causadas en los gatos son muy diferentes respecto a como se transmites en una especie o en otra. Sin embargo, puede ser contagiosa entre los gatos. La infección del tracto respiratorio superior puede conducir a la pérdida de apetito y puede durar días o semanas. Se debe hacer que los gatos coman, puede intentar calentando su comida, y agregando un paño húmedo y caliente para mantener la nariz y los ojos del gato libres de cualquier tipo de descarga. Si la pérdida de apetito persiste y si la descarga se vuelve de color verde amarillento y más espeso, lleve a su gato al veterinario inmediatamente, ya que esto se trata de un problema grave.

La clamidia felina es un tipo de bacteria que afecta a los gatos, generalmente infectando los ojos y causando conjuntivitis. Los síntomas de la clamidia felina son anorexia, tos, problemas respiratorios, neumonía, fiebre, estornudos, secreciones nasales, ojos llorosos, etc. Lo mejor es tratar esta enfermedad con antibióticos. Esta es también una de las enfermedades más comunes de los gatos.

La Panleucopenia es una enfermedad que se da en los gatos y genera una disminución en la cantidad de glóbulos blancos. Como los glóbulos blancos son muy importantes para la inmunidad del gato, esta condición los vuelve susceptibles a muchas infecciones mortales. Este virus se transmite a través de las secreciones del cuerpo, principalmente a través de las heces y puede ser transportado por el agua o los zapatos.

Si nunca antes ha tenido un gato de cualquier raza, se sorprenderá al saber que los problemas de salud son algo común. Sin importar qué raza de gato tenga, hay varios problemas que puede llegar a sufrir. Algunos pueden ser hereditarios, mientras que otros pueden ser fácilmente prevenidos.

Gusanos y parásitos en los gatos
Sin importar qué raza de gato tenga, los gusanos son una cosa muy común y un problema recurrente. La lombriz solitaria, los áscaris y la anquilostoma son las más comunes. Los gatos que tengan problemas para ganar peso, que tengan problemas con las moscas o que presenten marcas blancas en su lomo, deberían ser revisados en busca de gusanos. A pesar de que pueden ser tratados con medicina, pueden convertirse en un peligro mortal si se los ignora.

Un gato descansando

Bolas de pelo
Las bolas de pelo son el problema más común que puede tener un gato. Los gatos se acicalan diariamente, y normalmente tragan el pelo suelto de su pelaje. Cada tanto, este pelo suelto se juntará en una bola y se alojará en el tracto digestivo en vez de pasar al excremento. Cuando su gato empiece a toser y a atragantarse, normalmente será por una bola de pelo. A pesar de que puede ser bastante desagradable al final, la mayoría de los gatos escupen las bolas de pelo sin problema.

En algunos casos poco comunes, una bola de pelo puede pasar al intestino del gato, creando un bloqueo. Los bloqueos son problemas bastante serios que pueden amenazar la vida del gato sino se los trata. Si su gato se constipa, no está comiendo bien o tiene un pelaje bastante débil, tal vez tenga un bloqueo. Si nota alguno de estos síntomas, debería llevarlo al veterinario inmediatamente. Usted puede prevenir las bolas de pelo y los bloqueos cepillando a su gato dos o tres veces a la semana para remover todo los pelos sueltos. También puede darle comida diseñada para controlar este problema.

Bellos gatos pequeños

Infección del tracto urinario
Las infecciones del tracto urinario son un problema de salud común en los gatos. Es más común en los gatos varones que han sido castrados, a pesar de que los gatos hembra pueden sufrir este problema también. Cuando un gato de repente deja de hacer sus necesidades, generalmente es por esto. Otro síntoma es cuando la orina del gato empieza a tener un olor muy fuerte. Si usted sospecha que su gato tiene una infección en el tracto urinario, debería llevarlo al veterinario. El podrá tratarlo con medicina y podrá darle las recomendaciones pertinentes para ayudarlo con este problema.

Leucemia felina
En el pasado, la leucemia felina era la principal causa de la muerte en los gatos. Hoy en día, hay varias vacunas disponibles para tratar la enfermedad. La idea es darle la vacuna antes de que el gato se exponga al mal. A pesar de que la muerte no ocurrirá de inmediato, los gatos que estén expuestos a la leucemia felina normalmente no tienen mucha vida por delante. Si usted sabe que su gato tiene este problema, nunca debería dejar que otros gatos estén alrededor de él, ya que el virus es muy contagioso.

Para proteger su pelaje, siempre debería asegurarse de llevarlo al veterinario regularmente. También para protegerlo de la diabetes felina. Si tiene sus vacunas al día, podrá llevar una vida productiva y saludable. A pesar de que los problemas de salud en algunos gatos no pueden ser evitados, la mayoría sí. También puede mantener a su gato dentro de la casa, lo que lo protegerá de los mayores problemas de salud. Si su gato es proclive al exterior, una visita regular al veterinario podrá mantener en orden. Mientras que lleve el gato al veterinario y lo mantenga saludable, será su compañero por varios años.

Tratando las afecciones de la piel y tiña en los gatos

La tiña es una enfermedad de la piel muy común (al igual que la diabetes de los gatos) que puede encontrarse tanto en los perros como los gatos. A pesar de su nombre en inglés (gusano de anillo), esta enfermedad no es causada por ningún gusano. De hecho, es causada por un hongo llamado Dermatophytes que se alimenta de los tejidos muertos de la superficie de la piel, y se va diseminando alrededor de la piel del animal. Con los gatos, hay un tipo de hongo conocido como M. Canis que se encuentra en casi el 95% de los casos de tiña. Normalmente, los gatos obtienen esta enfermedad de los objetos contaminados como las ropas de cama, las máquinas para cortar el pelo o de otros animales.

Tiña de gatito

Si tiene gatos de menos de un año en su casa, debería tener mucho cuidado, ya que son más susceptibles a este tipo de enfermedades. Los gatos siameses pueden fácilmente contraer este padecimiento, especialmente si le permite que vayan al exterior. Fácilmente pueden ponerse en contacto con un objeto contaminado o con otro gato que tenga la enfermedad. Los gatos pequeños toman mucho tiempo en construir su sistema inmunológico, y por eso son más susceptibles a este tipo de enfermedades.

El síntoma más común de tiña en los gatos es el pelo áspero o roto, o la pérdida del mismo alrededor de las patas. Esta condición puede ser identificada por la presencia de parches de piel desnuda en el cuerpo que aparecen inflamados. Además, alrededor del parche encontrará pelos rotos. Este área es muy sensible, y nunca debería tratar de tocarla, ya que puede lastimar a su gato.

Enfermedad de la piel tiña del gato

Si nota alguno de los síntomas descritos en su mascota, inmediatamente debería ir a su veterinario. Si el gato está infectado con la tínea, le prescribirá ungüentos o tabletas. Lo que prescriba indicará la seriedad de la enfermedad. Si le indica tabletas, debería dársela con las comidas. Los ungüentos, por otro lado, deben aplicarse directamente a la piel. Debería aplicar lo que le prescriba el médico a diario para asegurar la salud de su gato. El proceso de sanado puede tomar tiempo, normalmente alrededor de cinco semanas o más.

Los gatos que tengan tínea deben ser discriminados. Si tiene niños en la casa, debería alejarlos de su mascota. Siempre que maneje a su gato, use guantes. Esta enfermedad es contagiosa y debería tener cuidado. A pesar de que es una enfermedad leve, puede causar muchos problemas debido a su lento proceso de recuperación y por el hecho de que es contagiosa.

Claves para evitar la diabetes en los gatos y felinos en general

Los gatos son una de las mascotas más populares en España. Son amorosos y capaces de darle años de compañía. Como otras mascotas, los gatos siameses y otras razas algunas veces pueden enfermarse. Hay distintos tipos de padecimientos que pueden contraer, y uno de ellos es la diabetes felina. Esta es una enfermedad seria, pero que puede ser tratada por un veterinario. La diabetes es más común entre los humanos que entre los animales. Su causa es bastante simple. El azúcar, o glucosa, se encuentra en la sangre. El nivel de azúcar en sangre se mantiene bajo control por la hormona llamada insulina, producida por el páncreas. Cuando el páncreas no produce suficiente, se convierte en diabetes.

Un gato siamés cachorro

Los síntomas de la diabetes felina varían. El síntoma más común incluye un aumento en la orina y un aumento de sed. Otros síntomas de la diabetes felina incluyen pérdida de apetito, de peso y de pelo. Un aumento en la sed es fácil de detectar, viendo como se vacía el plato de agua varias veces en un mismo día. Si no hace tratar a su gato por diabetes felino inmediatamente, eventualmente se volverá inactivo, vomitará regularmente y terminará en coma. Por otro lado, si puede tratar la condición a tiempo, el gato podrá llevar una vida normal y saludable. Tenga en mente que el tratamiento no sucede de la noche a la mañana, toma tiempo y dedicación.

Los gatos persas que tienen diabetes felino necesitarán alimento a la misma hora todos los días. Además, debería evitar que salgan. Si su gato tiene diabetes, deberá darle inyecciones de insulina una o dos veces al día. Una vez que el veterinario revise a su gato, le dirá cuantas inyecciones y cuánta insulina deberá administrarle.Antes de darle la inyección de insulina, debería asegurarse de que tenga un poco de comida. Si no ha comido lo suficiente y le da una inyección, podría terminar en un shock hipoglisémico y morir.

Si tiene que darle inyecciones de insulina, debería vigilarlo luego de administrársela. Luego de que esté en tratamiento por un tiempo tal vez deberá reducir la cantidad administrada. Aunque tenga que tratarlo todos los días, es la única manera de que pueda vivir una vida sana.

Combatiendo la enfermedad del rociado del gato

Cada vez que su gato se ponga contra una puerta o algún objeto de su casa, levanté la cola y orine, tendremos un problema. Este problema se conoce como rociado, y es muy común para los gatos de interior. A pesar de que es un problema bastante molesto, es un problema con una solución.

Enfermedades en gatos.

Contrario a lo que la mayoría piensa, este no es un problema causado por la falta de lugar en donde hacer sus necesidades, sino que es un problema de marcas. Las orines del gato contienen feromonas, que son una sustancia utilizada por los animales para comunicarse. Son bastante parecidas a las huellas dactilares en los humanos, ya que son usadas por los gatos para identificarse entre otros animales.

Cuando un gato rocía algo, simplemente está marcando su territorio a través de su orina. El rociado es simplemente la manera del gato de hacerle saber cuál es su territorio. A pesar de que lo molestará al principio, enfurecerse no resolverá nada. Si le grita a su gato o se muestra enojado, sólo resultará en más rociado.

Los gatos que están en celo son fácilmente atraídos a los olores de la orina. Para ellos, el rociado es como una invitación para el amor. Muchas veces, los gatos que rocían mientras están en celo resultan en un montón de pequeños gatos que nacen a los pocos meses. Tenga en mente que los gatos no sólo rocían durante el celo, algunos lo hacen durante los encuentros con otros gatos, o cuando se sienten nerviosos.

A pesar de que el rociado es una manera de comunicación para los gatos, los humanos encuentran este olor horrible. Lo bueno aquí es que los gatos hacen la mayoría de su rociado en exterior. Si tiene un gato de interior que nunca sale, el rociado puede ser un gran problema. Si nota este problema en su casa, debería tomar cartas en el asunto y hacer algo inmediatamente.

Lo más efectivo y más fácil de hacer para parar el rociado es castrar a su gato. La mayoría de los gatos machos castrados pararán de rociar el mismo día en que se les haga la cirugía. Si no quiere castrar a su gato, hay otras opciones. Si quiere criar otros gatos a partir del suyo, castrarlo no es una opción.

Lo mejor que puede hacer en esta situación es hablar con el veterinario. Él podrá darle un buen consejo y posiblemente encontrará una solución que prescinda de la cirugía. Tal vez haya otros problemas médicos presentes que estén causando el rociado, que su veterinario podrá identificar. Siempre debería hacer algo acerca de el rociado al momento en que empieza, simplemente porque la orina del gato apesta y puede dejar marcas por toda su casa.

¿Cómo evitar que mi gato se enferme?

Para asegurarse de que su gato no sufra varias enfermedades, deberá estar al día con las vacunas. Hay distintas enfermedades que requieren vacunas preventivas, como la rabia o la panleukopenia. Esta última es una de las enfermedades más serias que puede contraer un gato, pero además es una de las más fáciles de prevenir. Esta condición ataca rápidamente y le deja a uno muy poco tiempo para buscar tratamiento. No debe removerle las garras y es posible curarle el mal aliento.

La salud de los gatos

La leucemia felina es otra condición que es muy mortal, pero que puede ser prevenidas con la vacunación indicada. A pesar de que es imposible que los humanos contraigan esta enfermedad, puede ser diseminada fácilmente entre los gatos. Hay vacunas que tratan la enfermedad hoy en día, aunque igual debe tener cuidado de no exponer a su gato a otros animales cuando tenga esta condición.

Otro problema muy común en los gatos que pasan tiempo en el exterior son los gusanos o parásitos. Los gatos que tienen gusanos normalmente tendrán un pelaje débil y muy poco apetito. Hay muchos tipos distintos de gusanos, entre los que se encuentran los gusanos de anillo y los gusanos de gancho. Pueden venir de las pulgas, garrapatas o hasta de los órganos de los roedores muertos que consumen los gatos. Normalmente, los gatos digieren los huevos que luego se pegan a las paredes de los intestinos. Si le da ajo frecuentemente mientras come, lo protegerá en contra de esta infestación.

Si cuida de su gato, seguramente podrá mantenerlos saludable por años y años. Eventualmente deberá darle una píldora. Siempre debería asegurarse de que le comida sea de calidad, y de hacerlo revisar seguido. Si recibe las vacunas indicadas, debería estar asegurado contra las pestes y la diarrea. Tomar las medidas preventivas le asegurará un gasto saludable.

¿Cómo curar el mal aliento de un gato?

Cualquiera que posea un gato con problemas de salud sabe que el mal aliento es una cosa horrible. La causa es la misma que la del mal aliento en los humanos, es decir, las bacterias que se encuentran en la boca y que sueltan sulfuro. La bacteria que causa el mal aliento en los gatos está normalmente asociada con una acumulación de sarro en los dientes. El sarro es amarillo y se compone de bacterias, comida y minerales. Para curar el mal aliento deberá remover esta capa de sarro. Hay muchas comidas diseñadas específicamente para este propósito, que contienen enzimas que literalmente lo disolverán. Si la acumulación de sarro es muy importante, tal vez deberá contratar a un profesional para que limpie los dientes de su gato. Una vez que el sarro haya sido removido, el gato tendrá un aliento rico.

Bellos gatos pequeños

Tal vez podrá limpiar los dientes de su gato en su hogar. Hay muchos dentífricos disponibles en el mercado diseñados específicamente para esto. Contienen enzimas que removerán el sarro en su totalidad. Si se toma el tiempo de cepillar los dientes de su gato por adelantado, podrá eliminar cualquier tipo de sarro antes de que se acumule.

Algunas bacterias que causan el mal aliento pueden encontrarse en la dieta de su gato. Cuando lo alimenta, debe asegurarse de que la comida que consume no contenga mucho de estas bacterias. Si se ocupa de mantener saludable la dieta de su gato, podrá ayudar a resolver este problema. Así que cuando le dé alguna comida, asegúrese de que esté diseñada para ayudarle a resolver este problema. Una vez que su gato haya terminado de comer, podrá cepillar sus dientes o enjuagar su boca. De esta manera, podrá remover todas las bacterias que se hayan acumulado.

Algunas veces, los gatos pueden tener mal olor en su boca que no venga del sarro. En estos casos extraños, puede ser por una enfermedad del riñón o del hígado. Si nota mal aliento en su gato que no es causado por el sarro, llévelo al veterinario. A pesar de que puede llegar a tener algo que ver con el sarro, es mejor prevenir que curar. Su veterinario podrá ocuparse del problema y le dirá cuál es la verdadera causa, y cómo deberá tratarla.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora
Nilda Nora

Latest posts by Nilda Nora (see all)