Decoración para bebés

7 consejos para que la alimentación de tu hijo no perturbe su sueño

Alimentar a tu hijo para que duerma puede crearle problemas en sus patrones de sueño, esto se debe a que inconscientemente crearás en el bebé una costumbre en donde asociará que cuando tenga sueño deberá comer para poder ir a la cama nuevamente. Una práctica que el bebé demandará y de la cual dependerá. Además, alimentarlo justo antes de acostarlo no evitará que el niño se despierte en la mitad de la noche.

Recuerda que el bebé usa el amamantamiento no sólo como medio de substancia sino también para calmarse, por ello, es necesario el destete nocturno si quieres establecer horarios de sueño y comidas que te permitan retomar el curso normal de tu vida. Haciendo esto, gradualmente irás desconectando la asociación del alimento con el dormir y ayudarás a que tu bebé comience a dormirse por sí mismo incluso si durante la noche se despierta.

Consejos para que tu bebé duerma bien durante la noche

Alimentando al Bebé

Antes que nada debes saber que los primeros tres meses serán los más difícil en lo que respecta a crear el mismo patrón de sueño que ustedes tienen como padres en tu bebé.

Basta con recordar esos momentos que mientras estabas acostada él te despertaba con sus pataditas. Ahora que no está en tu vientre, durante las noches se sentirá muy nervioso pues no escuchará los latidos de tu corazón o la respiración de papá cerca.

Sin embargo, asociar ésta intranquilidad con el hambre es uno de los errores más comunes que los padres cometen. Muchas veces notarás que, aunque te sacas el pecho y el bebé pareciera comer, en realidad no se está alimentando sino que está aprovechando ese tiempo en tus brazos para calmarse.

El problema comienza cuando el bebé comienza a comer realmente durante esas veces, notarás que durante el día a las horas que lo alimentabas no tendrá hambre y, poco a poco se irá descontrolando hasta el punto que no tendrás horas de sueño consecutivas porque durante el día tendrás que atender los asuntos de tu rutina pero durante la noche tendrás que alimentar al bebé.

El primer paso para evitar que esto ocurra o corregirlo si ya está pasando es cambiar la forma en que lo alimentas. Los bebés que se alimentan desde el biberón, al ser más fácil para ellos succionar el líquido, comen más. Esto se traduce en más horas durante las cuales el bebé estará tranquilo y sin hambre.

Modificar la manera en que le das la comida entrada ya la hora de dormir te ayudará a regular ambos metabolismos, tanto el tuyo como el del niño. Pues es bien sabido que durante el sueño, las funciones de nuestro cuerpo disminuyen en velocidad, entre ellas la digestión. Por eso, si el bebé está lleno después de una comida con biberón, no sentirá hambre durante la noche.

Alimentar a tu hijo más temprano por la noche en lugar darle comida justo antes de la hora de ir a la cama, es el primer paso para garantizar una nueva rutina que te permita retomar el ritmo normal de tu vida. Sin embargo, no olvides que esto no es garantía de que no se despertará, lo bueno será que sólo necesitarás brindarle tu compañía o su padre podría también ayudarte en este punto; puesto que lo más seguro, es que el bebé solo necesite del calor humano para volver a dormir (sin contar claro otros factores como cuando le estén saliendo los dientes, que necesite ser cambiado o que esté enfermo).

Lo más importante es que hagas la transición gradualmente, recuerda que tu bebé en estas primeras etapas es cuando estará más necesitado de ti.

Poniendo en práctica el destete nocturno paso a paso

Acariciar a tu bebé en su pancita o la espalda sin sacarlo de la cuna durante las noches cuando se despierta llorando es el primer paso para lograr calmarlo sin tener que recurrir al amamantamiento. El sonido de tu voz es principalmente una de las cosas que el bebé más necesita a tan temprana edad, también puedes pedirle al padre que lo reconforte él, de tal manera que el niño no perciba el aroma de tu leche pero sí a alguien que está a su lado.

En un escenario normal, al bebé le tomará alrededor de 3 días renunciar a la alimentación a esas horas. Así podrás gozar de más horas de sueño, sin embargo, si notas que no deja de llorar al menos que lo amamantes, lo mejor será que vuelvas a la rutina normal e intentes el destete pasada una o dos semanas.

Tampoco es recomendable que lo intentes si por alguna otra razón ya has alterado bruscamente la rutina (como lo es tener que volver al trabajo) ya que la frustración de tu bebé será mucho mayor como para tener que adaptarse a otro cambio más.

¿Cuándo es necesario eliminar el amamantamiento nocturno?

Si tú estás cómoda con la situación entonces tu bebé conforme vaya creciendo dejará de alimentarse a estas horas una vez comiencen a incluir alimentos más pesados en su dieta. Llegada la barrera de los 4 o 6 meses, los alimentos que ingerirá tu bebé será más sustanciosos por lo que dejará de sentir hambre en las madrugadas ya que su organismo aun estará haciendo la digestión.

Esto quiere decir que no es necesario para el bebé que elimines el amamantamiento durante las noches, en realidad es necesario para la madre, al no tener suficientes horas de sueño tu rendimiento durante el día disminuirá dramáticamente; las labores de la casa y más aun las que realices en tu trabajo serán muy agotadoras dejándote apenas tiempo para respirar.

Sin embargo, si estás invirtiendo 100% el tiempo en ser madre y criar a tu bebé entonces puede que no sientas tu nueva rutina tan agotadora. En todo caso, tu bebé estará físicamente preparado para soportar el estrés del destete pasados los 4 meses de edad. Llegado ese punto, si necesitas descansar más, entonces puedes aplicar los consejos que hasta ahora te hemos dado para eliminar al menos una o dos comidas durante la madrugada.

¿Qué alimentos me ayudarán al destete nocturno?

alimentando a tu bebé

Recuerda que estás tratando con el metabolismo de un bebé, por ello, aunque quieres que su cuerpo invierta toda la noche en hacer la digestión y que esté suficientemente alimentado para que crezca sano y no pase hambre. Es necesario que los alimentos antes de dormir no sean muy “pesados”. Los cereales, arroz, frutillas y pastas fácil de digerir, en porciones más pequeñas que las del día y con pocos o ningún aderezo/condimento son las ideales.

Lo mejor para esas horas nocturnas son las papillas, de manera que tu bebé goce durante el día de alimentos sólidos y luego de líquidos. No olvides que estamos hablando de un bebé que ya está en edad de ampliar el espectro de su dieta.

Agua de manzanilla o cualquier otro té que “ayuda a dormir” le harán bien a tu bebé, aunque no es porque éstas bebidas tengan realmente la capacidad somnífera que tanto se cree, sino porque favorece el vaciamiento gástrico. No debes buscar por medios no naturales que tu bebé concilie el sueño. La misión es establecer horarios regulares de comidas y siestas que se adapten al ritmo de vida de la sociedad.

No será fácil, aquí te mostramos dos testimonios de dos madres que lo prueban:

“A los 6 meses de edad, mi hijo comenzó a despertarse de nuevo por la noche. Intenté resistirme a darle de comer, pero tan pronto lo acostaba en su cuna volvía a llorar. Una noche, cuando ya no podía soportarlo más, mi esposo entró y lo acunó hasta que se durmió y ya no volvió a despertarse hasta la mañana. La noche siguiente pedí a mi esposo que entrara él en el cuarto del bebé y ocurrió lo mismo. Creo que mi hijo me asocia con sus tomas así que espera que yo lo alimente cuando entro a verlo en mitad de la noche.” -Linda

“Encuentro que mi bebé, que toma el pecho, duerme más tiempo por la noche si le doy más tomas por la tarde. A la hora de dormir tiene la barriguita llena. Su última toma es a medianoche y luego duerme hasta 6 horas seguidas. También me he dado cuenta de que cuando eliminé la cafeína de mi dieta y paré de comer dulces después de las 3 de la tarde, comenzó a dormir más seguido por las noches.” -Jackie

Sí es cierto que tu dieta sigue afectando el organismo de tu bebé, por eso lo recomendable es mantener un estilo de vida sano en todo momento y, por supuesto, “Linda” aprendió por sí misma que mamá = comida por eso no paraba de llorar su hijo, mientras que papá = hora de dormir.

Referencias

¿Qué hacer cuando tu bebé hace ruidos extraños en la noche?

¿Cuánto deben dormir los infantes según su edad?

¿Comer o Dormir? Mira el vídeo viral de este bebé que no sabe qué hacer

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo