Decoración de exteriores

Instalando puertas para el patio de estilo francés

Las puertas para el patio de estilo francés son sencillamente un aditivo estético increíble para toda vivienda que le darán un toque no solo de elegancia y belleza; también añaden un factor muy importante a la estancia y que todos los diseñadores de interiores y arquitectos buscan lograr: iluminación natural.

Si estás pensando en hacer una remodelación y buscas no sólo amplitud sino comodidad a la hora de acceder a ese patio trasero en donde tan buenos recuerdos son construidos; entonces llegaste al sitio indicado.

En esta oportunidad, aquí en Visita Casas hablaremos no de lo magníficas que son las puertas francesas para el patio; sino que te enseñaremos paso a paso todo el proceso para que instales una tú mismo(a) en casa sin recurrir a un tercero.

Y es que, aunque sea un trabajo delicado; en realidad no necesitas ningún conocimiento específico de carpintería o albañilería, sólo necesitas mucha atención a los detalles. Busca tus guantes de seguridad, martillo y tornillos; porque esa puerta estilo francés con la que llevas tanto tiempo soñando, está a punto de convertirse en una realidad y a través de tus propias manos.

¿Por qué una puerta francesa y no una corrediza?

No, no es que tengamos nada en contra de las puertas corredizas, de hecho, las recomendamos mucho a veces a ciertos clientes y amigos; pero si tú tienes la posibilidad de instalar una puerta de estilo francés, entonces no lo dudes, esa es la mejor opción.

Aunque las puertas corredizas, al carecer de divisiones en el vidrio, permiten una mayor entrada de la luz natural; las puertas francesas tienen un toque señorial y de elegancia que no se logra con el modernismo de las corredizas.

Compuestas por dos paneles fijos y una función abatible pensada a nivel arquitectónico; las puertas francesas son sin duda alguna una mejor opción cuando buscamos crear ambientes con categoría.

Gracias a sus paneles vidriados, obtendremos una mayor seguridad; en una puerta corrediza, un golpe en el vidrio implica tener que cambiar el vidrio completo. En cambio, la puerta vidriada de estilo francés nos da la flexibilidad de reemplazar sólo ese vidrio que resultó dañado.

También nos ofrecen la posibilidad de instalar paneles superiores y laterales que contribuyen a lograr una imagen más delicada y elaborada; mientras que el minimalismo de la puerta corrediza puede resultar en una monotonía aburrida.

En líneas generales, las puertas vidriadas de estilo francés superan por mucho a las típicas puertas corredizas y; aunque la calidad del diseño y la seguridad puede ser factores en los que están a la par, si no buscas solo eso sino también valor estético, entonces necesitas una puerta estilo francés.

Materiales que necesitarás para realizar el trabajo tú mismo

Lo bueno de instalar una puerta francesa es que no necesitarás muchas herramientas o materiales; al menos no necesitarás equipo específico. Eso sí, dependiendo del nivel de trabajo que debas realizar; te llevará un poco más de tiempo, tal vez un fin de semana; pero no te preocupes, eso sólo ocurre en ciertos casos específicos y aquí lo mencionaremos de todas formas.

Los materiales y herramientas principales que necesitarás son:

  • Taladro
  • Tornillos (los que vienen en el kit de instalación de las puertas)
  • Cemento (solo si aplica)
  • Sellador de acrílico con silicona (un producto mágico)
  • Puntas destornillador
  • Martillo (o mazo)
  • Cinta métrica
  • Espuma de Poliuretano (solo si aplica)
  • Sierra eléctrica o serrucho
  • Clavos
  • Un nivel
  • Puertas (con su respectivo kit de instalación)

Presta especial atención al suelo

Hemos dicho que necesitarás cemento. Pues no siempre lo necesitarás. Cuando realizas una instalación totalmente nueva desde el interior de tu casa y hacia el patio; es posible que te encuentres en una situación en la que comprometas la integridad de tu casa, pero, ¿Por qué ocurre esto? Pues dependiendo de dónde exactamente esté ubicada tu nueva puerta; puede que el agua de lluvia consiga abrirse camino por debajo de ella.

Por esa razón, es importante considerar si necesitarás cemento o no con el fin de hacer una base al momento de la instalación. A continuación, te explicamos cómo hacer la base en tal caso de que sí la necesites.

Prepara el terreno

Recuerda, si el lugar en el que instalarás la puerta no es un lugar al que llegue la lluvia; entonces tal vez no sea necesario que realices este trabajo.

Prepara el cemento hasta conseguir la consistencia adecuada y, una vez tengas bien delimitado el espacio que abarcará la puerta; prepárate para hacer un tendido de cemento delante del suelo de tu casa y justo frente lo que será el frente de tu puerta.

La clave en este punto es colocar una delgada completa de extremo a extremo de sellador de acrílico con silicona entre el suelo de tu casa y el tendido de cemento. De esa forma garantizarás que ni una gota de agua pasará hacia adentro. En todo caso, recuerda que las puertas en su parte inferior deberán llevar selladores para evitar que ingrese el agua.

No te preocupes si las puertas que te gustan no son lo suficientemente anchas

Lo bueno de las puertas francesas es que no importan si son de un tamaño distinto al espacio que tenemos disponibles; en la empresa que distribuye/fabrica las puertas, encontrarás paneles fijos que siguen el mismo estilo que los paneles abatibles.

Si las puertas dobles que quieres carecen de suficiente altura o no son lo suficientemente anchas, no te preocupes; podrás incorporar paneles tanto arriba como abajo para compensar esta carencia y al mismo tiempo lograrás una doble puerta abatible más amplia y hermosa. Sólo tienes que acudir a la tienda donde comprarás la puerta con las medidas exactas del espacio que tienes disponible. Ellos te asistirán para que obtengas justamente lo que quieres.

Instalando los paneles de puerta activos

Comenzamos con el verdadero trabajo y cuyo resultado final será el de la tan anhelada puerta estilo francés. Lo primero que debes tener en consideración es que las puertas nunca van instaladas directamente en la pared. Antes de ello deberías colocar los paneles estáticos laterales e incluso el superior que puede ser vidriado.

Es en este punto donde usarás el taladro y el sellador de acrílico con silicona, pero ¿qué exactamente es este producto y por qué lo consideramos necesario? Pues se trata de un aislante acústico excepcional.

Si estás instalando una puerta hacia el patio en un lugar donde antes no había puerta; lo que menos quieres es no poder conciliar el sueño debido a los ruidos nocturnos. Cuidar la acústica al momento de realizar esta instalación es vital, al igual que lo es prestar especial atención a la conservación de la temperatura interna de la casa.

Es por ello que, al momento de colocar el marco de la puerta; también deberás aplicar (entre las tablas y la pared) la espuma de poliuretano, mientras que por el borde luego de la instalación, deberás aplicar el sellador de acrílico con silicona.

Instalar estos paneles no debería ser muy difícil para ti, en especial si sigues cuidadosamente las instrucciones del fabricante; sin embargo, hay un detalle que es mejor aclarar cuando antes.

Y es que algunos fabricantes deben fabricar estos paneles a pedido del cliente; por lo que son realmente muy básicos y no cuentan con la guía que indica dónde deberás colocar las bisagras.

Los goznes de la puerta deben ser instalados primeramente en la puerta antes que en el marco. Si tus puertas traen sus goznes, pero no hay un indicativo en el marco; recuerda utilizar la puerta como guía para establecer las marcas de la forma más exacta.

Colocando las puertas

Recuerda que estamos asumiendo en todo momento que tus puertas vienen con sus bisagras incluidas, no obstante, si no es el caso; entonces debes tomar las medidas pertinentes: cuenta 15 centímetros desde la parte superior de tu puerta hacia el centro de la misma; allí debe ir la primera bisagra. La bisagra inferior debe ser colocada un poco más arriba; por lo que deberás contar entre 20-25 centímetros. La bisagra del medio sí debe ir perfectamente centrada, pero no uses la longitud de la puerta como guía; utiliza como referencias las bisagras exteriores.

Una vez que has ya tienes todo listo para instalar las puertas, ten siempre a la mano el nivel; recuerda que tal vez el marco presente algunas imperfecciones de milímetros, no obstante, eso no debería influir en el equilibrio de las puertas.

Has los ajustes pertinentes hasta conseguir que la puerta esté perfectamente nivelada y comprueba si cierran y abren correctamente. Si tu puerta es totalmente personalizada, no contará con un sistema de cerradura; este es el momento preciso para instalarlo.

Recuerda abrir un agujero en la parte superior para instalar el seguro y, si así lo deseas; puedes instalar también un seguro inferior, aunque para ello deberás abrir otro hoyo en el suelo. Una vez has terminado estos detalles ¡Tendrás tu puerta estilo francés totalmente instalada!

Posibles instalaciones futuras que podrías agregar

La magia de las puertas francesas ha ido evolucionando un poco; es por ello que hoy consigues muchos elementos decorativos y funcionales que antes no existían.

Desde paneles de vidrio de colores hasta hermosas puertas para perros o gatos; todos ellos son aditivos válidos que deberías considerar agregar a tu puerta con salida al patio, en especial si tienes un perro de mascota.

Una de nuestras puertas de mascota favorita es aquella que se instala como un panel inmóvil lateral. De esa manera evitarás condicionar la integridad de las puertas abatibles, pero aun así tu mascota tendrá una forma fácil de salir y entrar cuando quiera.

¿Cuándo NO deberías instalar una puerta estilo francés para el patio?

Si son tan maravillosas ¿por qué es que en Visita Casas hemos recomendado tantas veces que no se instalen? Pues todo se debe a la distribución interna de la casa.

Hay veces que simplemente no tendrás suficiente espacio para colocar una puerta francesa debido a que son dobles y abatibles, es decir; ocupan mucho espacio al momento de abrirlas.

Dining table and open door

Si tu comedor se siente de por sí pequeño o, si la pared que da hacia el patio está comprometida con un cuadro, espejo u otro elemento o mueble; lo mejor es que no consideres la puerta francesa porque implicará una remodelación mayor.

En su lugar puedes instalar una puerta corrediza, lograrás el mismo efecto funcional, pero ahorrarás el espacio; aunque sacrificarás elegancia. La decisión final es tuya, pero si se trata de la solución más consiente; descarta la puerta francesa e instala puertas corredizas.

Referencias:

Más de 25 ideas increíbles sobre Puertas francesas 

Puerta Francesa | decoración

Puertas Francesas Blancas 

Todas las imágenes son cortesía de: pinterest.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo