Decoración del hogar Decoración general Decoración para la familia

Mantenimiento de una propiedad rentada

El mantenimiento y reparación de una propiedad rentada puede ser una tarea confusa. Los inquilinos pueden suponer que todo mantenimiento es responsabilidad de los agentes inmobiliarios y del personal de mantenimiento, pero esto generalmente no es así. Las responsabilidades en el mantenimiento de una propiedad rentada, tienen mucho más peso hacia el lado de la balanza del inquilino; mucho más de lo que la gran mayoría asume.

En muchos casos, el agente inmobiliario es responsable de mantener las áreas comunes y de realizar las reparaciones mayores al departamento. Esa es una realidad innegable que está sobreentendida y que además debe aparecer reflejada en el contrato, no obstante; aquello que no se encuentra expresado en el contrato de arrendamiento, puede entonces interpretarse como responsabilidad y derecho de quien alquila la propiedad.

Aunque es necesario estar familiarizado con las leyes y tener una noción básica en el tema, muchos tienen fallos por el simple hecho de desconocer; pero la excusa del desconocimiento de una ley no absuelve de pagar su falta a quien la haya quebrado. Si usted quiere evitarse un mal rato y aprender un poco más de sus responsabilidades y derechos como inquilino; este artículo está dedicado a usted especialmente.

¿Cómo identificar las responsabilidades como inquilino?

La respuesta está más que clara y si usted está rentando una vivienda, debería conocer la respuesta a esta pregunta demasiado habitual: Lea su contrato. Siempre lea, y vuelva a leer su contrato antes de firmarlo; aclare las dudas con la persona que está rentando la propiedad y, sobre todo, no dude en solicitar agregar alguna cláusula o modificar el documento ante algún descontento.

Aunque las leyes para cada lugar son muy específicas, estas pueden ser de cierta forma “superadas” por las cláusulas singulares que establezcan dos partes en un acuerdo por escrito.

Por esa razón, aunque en la ley no aparezca por ninguna parte que un inquilino no puede pintar su habitación de color verde; si en el contrato de arrendamiento dicha cláusula/condición aparece, entonces utilizar este color de pintura en la habitación puede ser causal suficiente para culminar el contrato y exigir el desalojo de la propiedad.

Pero, ¿existe otra forma de saber si estoy haciendo algo malo?

Por supuesto, el detalle está en la interpretación que muchas personas le dan a los términos: Mantenimiento y Reparación.

Visto en otro contexto: si vamos en nuestro auto y nos detenemos para cambiar un neumático pinchado en plena vía; esta labor de reemplazar un elemento del automóvil que ha perdido su utilidad por otro del mismo tipo, pero funcional; es considerado reparación.

Sin embargo, si vamos por la misma vía y nos detenemos en una estación en la cual solicitamos que se verifique la presión de aire en el neumático y luego se cargue un poco de aire al mismo para lograr un desempeño óptimo; esta labor es considerada un mantenimiento preventivo/correctivo.

Lo mismo ocurre en las viviendas alquiladas, solo que los inquilinos muchas veces no “diferencian” lo que es una reparación de un mantenimiento.

Responsabilidad en el inquilino

Típicamente, los inquilinos tienen la responsabilidad de mantener su departamento y el área que lo rodea. Esto puede incluir el interior del departamento y el patio, o balcón. Pero también, los inquilinos son responsables de mantener las reparaciones pequeñas de la propiedad que están ocupando.

He aquí donde ocurre la primera discordia en la mente del inquilino, ¿qué se define como pequeña reparación? Pues, esto puede incluir destapar un inodoro atascado o cambiar las lámparas de luz. Lo que podría catalogarse como actividades sencillas y casi rutinarias pues, aunque no son diarias; sí es conveniente o necesario llevarlas a cabo cada cierto tiempo, y aun así no se altera la integridad de la propiedad.

Actividades como remover el óxido y aplicar lubricante a los goznes de una puerta que rechina, son considerados mantenimiento preventivo/correctivo; es una labor que requiere algo de tiempo, además de invertir en el lubricante, ácido, lijas u otros elementos que se pueden utilizar para eliminar el óxido y corrosión.

No obstante, sigue siendo mantenimiento, y, sobre todo; la causa del deterioro de dicho gozne muchas veces pueden ser constante humedad, corrientes de aire y el paso del tiempo. No se trata de una falla a la infraestructura que no se tenía prevista, sino un mal de desarrollo lento pero que claramente el inquilino puede apreciar.

Corregir ese escenario en el que la puerta chilla cada vez que se abre y cierra, cada vez con un tono más agudo y que, en un principio no estaba allí; es deber del inquilino.

Otros tipos de Mantenimiento que son responsabilidad del inquilino

Hemos hablado ampliamente de las reparaciones “menores” que son consideradas mantenimiento y son responsabilidad del inquilino. No obstante, todas éstas responsabilidades hacen alusión a algún trabajo físico o inversión en herramientas y materiales. Además, se ha enfocado el desarrollo de ese punto en un escenario donde algo está fallando o mal funcionando.

Sin embargo, los inquilinos también son responsables de mantener en armonía y correcto funcionamiento otros agregados que vienen con la propiedad: su entorno y la gente que los rodea.

Aunque muchos propietarios adoran los inquilinos “fantasmas”; esos inquilinos que apenas se sienten. Lo cierto es que a los vecinos que lindan con la propiedad rentada, les puede parecer incómodo y hasta molesto esa clase de reclusión y hermetismo.

Mantener en buena vibra las relaciones personales y humanas es un deber que todos los inquilinos deben cumplir. Muchos lo denominan “educación” y, por lo tanto; está tácito. Se debe ser educado con el prójimo para que exista una sana convivencia.

No obstante, en muchos contratos se está comenzando a reflejar como cláusula obligatoria para poder mantener sus derechos plenos sobre la propiedad alquilada.

Lo cierto es que, los inquilinos tienen la responsabilidad de mostrar cortesía a otros vecinos y de cuidar las zonas públicas. Está prohibido el vandalismo, tirar basura o no recoger los desechos de su perro. Incluso generar un ambiente de tensión con la ausencia de saludos cordiales, hoy en día puede ser causa suficiente para desalojar a un inquilino.

Mantener buenas relaciones con la comunidad, vecinos y agentes de cobro; eso es algo que como inquilino debe tener siempre presente pues, es usted el “representante” del dueño de la propiedad.

Con esto no queremos decir que usted tenga derecho de hablar en nombre del propietario, sino que usted se convierte en un factor influyente en la reputación del propietario. Si usted es un mal vecino, la reputación del propietario se verá manchada; lo que causará un rechazo por parte de los vecinos tanto hacia el arrendador como hacia el arrendatario. Y nadie quiere ser juzgado por los crímenes de otro.

¿Cómo es la vida de un aspirante a inquilino?

Definitivamente una pregunta difícil, y tal vez lo sea por la manera en que está planteada. Usted no debería apuntar simplemente a ser un buen inquilino; usted debería apuntar a ser una buena persona, un buen ciudadano, un buen vecino; etc.

El mantenimiento de una propiedad rentada es sólo uno de los tantos puntos a tratar en las normas de convivencia. Como inquilino, puede resultar un poco más complejo. El bien conocido dicho tu libertad termina donde comienza la del otro” se haya proyectado de una forma muy estricta en la relación inquilino/propietario.

Pero eso no es motivo de desánimo o incomodidad, al contrario; puede resultar ser algo muy positivo pues, un contrato de arrendamiento protege a ambas partes. Sobre todo en países que tienen como estándar una gran cantidad de dinero inicial al firmar un contrato de arrendamiento.

Un ejemplo claro de este escenario son las viviendas en Corea del Sur. Con rentas mensuales de 700 dólares americanos, y un depósito inicial de hasta 20.000 dólares americanos; comenzar una vida de inquilino en Corea del Sur puede ser una idea fácil de desechar debido a que, en otros países, con esa misma cantidad fácilmente puede cubrir el costo de una vivienda propia.

El punto positivo de dichos contratos de arrendamiento con tanto dinero de por medio es que, los servicios, electrodomésticos y línea blanca en general, seguridad, mantenimiento y mucho más. Todo está incluido en el paquete, siendo que el propietario corre con todos los gastos de reparaciones futuras o asistencia profesional a cualquier hora del día por parte de electricistas, cerrajeros, plomeros, entre otros.

Es un país donde conseguir un lugar para rentar es sencillo, siempre y cuando se tenga el dinero.

Por otra parte, otros países con rentas más accesibles como es el caso de Canadá, cuentan con otro estilo de normas. En este caso, los inquilinos son elegidos minuciosamente por las agencias de arrendamiento; y es que muy pocas veces el inquilino tendrá un trato directo con el dueño de la propiedad.

Los “sorteos” suelen ser muy frustrantes pues siempre existirá un mejor candidato, ya sea porque gane un poco más de dinero, no tenga una mascota, sea de un sexo en particular; en Canadá el dinero no es tan importante, lo realmente importante es la calidad del potencial inquilino. Y para verificar esta “calidad”, indagan en los antecedentes y referencias de la persona ¿por qué es importante destacar esto? Pues muchas personas suelen tomarse a la ligera sus responsabilidades como propietarios de paso en una propiedad; todo porque desconocen los difícil y agotador que puede ser en otros países. Es por ello que en Visita Casas queremos que las personas tomen conciencia y comiencen a realmente leer sus contratos y tomar acciones allí donde les es pertinente.

¿Cómo ser un buen inquilino?

Algo que siempre debe ser constante en todo inquilino, ya sea que vaya de paso o que planee instalarse en una propiedad una larga temporada; es mantener buenas relaciones con sus vecinos y resto de las personas en su comunidad.

Por otra parte, para ser un buen inquilino para su propietario; la situación variará de acuerdo al tiempo que usted planee quedarse.

Si se quedará por una temporada corta. Lo más importante es mantener un estilo de vida simple. Tanto para su economía personal como para los que vendrá después de usted, un estilo simple en el que no haga mayores modificaciones a la propiedad será el más acertado.

Pero si usted se quedará una larga temporada (de 3 a 5 años); entonces debería aclarar ese detalle con el propietario para así agregar cláusulas especiales al documento de arrendamiento en donde se le permita realizar modificaciones significativas. Estos arreglos pueden incluso permitir derribar una pared o cambiar el estilo de ventanas. Todo debería establecerse en el contrato de arrendamiento, de esa forma; ni usted ni el propietario se llevarán sorpresas desagradables con el pasar del tiempo.

Referencias

Contrato de arrendamiento 

Plantillas de contratos de arrendamiento

Ejemplos de contrato de arrendamiento

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>