Jardín Técnicas de jardinería

Decorando Jardines al estilo Tudor inglés

El jardín es un espacio muy especial de la casa, sobre todo para pasar el tiempo en familia.

Por eso muchas personas ponen un extra no sólo de dinero sino de tiempo para su decoración.

Muchas de esas personas tienen un estilo definido, mientras que otras hacen investigaciones antes de elegir cuál es estilo que más le conviene.

Sin embargo, existe un estilo que puede ayudar a definir el jardín de manera elegante y práctica.

Tal vez hayas oído hablar de él, o de seguro lo has visto, el estilo Tudor es uno de los más famosos a escala mundial.

Con una arquitectura medieval puede realzar cualquier espacio de manera fácil y natural.

Si te interesa saber un poco más sobre este estilo entonces te recomiendo que sigas leyendo.

Más que patrones conservadores

El jardín de los Tudor era un recinto acogedor, como la sala de estar de una casa simple, que contiene pocos lugares pero bien espaciados.

En algunas ocasiones, un gran espacio respondía a diferentes propósitos. En primer lugar, contenía las hierbas medicinales.

Luego, respondía al propósito de un jardín de placer, proveyendo rincones y espacios para que la gente pueda caminar, reposar, además de espacios para jugar.

Finalmente, proveía una mixtura de vegetales y flores para uso y ornamento. La huerta, si no era parte del jardín, estaba ubicada cerca y decorada con el mismo estilo.

Una buena cantidad de relojes de sol también se encontraban en los alrededores, para ser usados y como ornamento.

Aparentemente Enrique VIII los ordenó por docena. Los relojes de sol existieron en Inglaterra antes de las invasiones romanas, pero el interés por ellos parece haber despertado realmente recién en el siglo XVI.

El primer libro en inglés dedicado a este tema fue publicado en 1533, y fue en gran medida una traducción de Witkendus.

En este período, el reloj en sí mismo era más importante y elegante que posteriormente, y generalmente constituían una esfera armilar.

El abastecimiento de agua era considerado un complemento muy importante al jardín.

En el centro del mismo solía encontrarse un aljibe o una fuente alimentada por un manantial o una cisterna.

Las cisternas estaban hechas de plomo y decoradas de tal manera que se vieran muy ornamentadas.

Se jugaban a diversos juegos en los jardines y sus alrededores. Las canchas de bolos y las arquerías eran comunes.

Todo lo se requería era un buen tramo de césped firme o grava.

El Tenis era otro deporte favorito. Enrique VIII era un apasionado.

A veces solía jugar en la corte, bajo techo, para lograr un “partido de tenis reducido” en Hampton, la más antigua de Inglaterra, y modelo para todas las otras.

Escogiendo el estilo Tudor para el jardín

Una de las mejores opciones para la decoración de los jardines es el estilo Tudor, ya que representa un ambiente acogedor.

Esta fase final del arte gótico inglés, puede darle un toque de sofisticación al espacio proyectando espacios bien determinados y conceptualizados.

Lo que necesitas primeramente es delimitar cada espacio, es decir, qué quieres tener y cuál sería el lugar indicado para tenerlo.

Para hacer esto debes tomar en cuenta el tamaño del jardín, ya que este es lo que va a determinar cuántas cosas puedes tener.

Seguidamente, debes escoger los muebles de jardín. Recuerda que el estilo Tudor sigue una línea pre-renacentista y post-gótica, es decir, los colores son oscuros.

Desde el color caoba, hasta el negro, estos son tus colores de partida. Tomando esto en consideración entonces es hora de elegir.

Lo más recomendable es que te guíes por un solo color principal y luego agregues complementos.

Por ejemplo, si eliges el roble, puedes colocar accesorios azulados, o verde bosque, así como también tonos amarillos y rojos.

En cuanto al negro, los colores que debes agregar son el rojo, verde oscuro, y azul oscuro.

Una de las mejores opciones, en cuanto a mueblería es decidirte por una mesa ovalada preferiblemente de roble; la cual tenga espacio para al menos 6 personas.

las sillas de igual forma, deben den tener una simetría con la mesa, y seguir el patrón Tudor.

Estas opciones para los asientos pueden ser una mezcla entre espaldares puntiagudos hasta con forma de cruz.

Puedes colocar los asientos de color verde azulado o rojo sangre.

Influencias del Renacimiento Italiano

El estilo Tudor se ve claramente influenciado por el Renacimiento Italiano ya que los ornamentos y talladuras son profundos y con claras formas del cuerpo humano.

La mitología juega una parte fundamental en este tipo de decoración, así como también los animales reales.

Piezas decorativas alegóricas a estos no pueden faltar en tu jardín Tudor.

Un camino de ladrillos

Un elemento muy importante para el jardín Tudor son los ladrillos. Estos representan una parte muy importante de la decoración.

Puedes utilizar ladrillos rojos o de tonalidades azuladas para realizar un camino entre el jardín el cual puede ayudar a delimitar las zonas.

Sin embargo, también, puedes fabricar un horno con estos para darle un toque campestre al jardín.

Evita los plásticos para este tipo de decoración y opta por objetos de piedra o de madera.

Este tipo de estilo, es algo que se extiende desde el suelo hasta el techo, es decir, cada elemento es valioso.

Dividiendo los espacios

Si tu jardín es pequeño, entonces debes considerar nada más tener 2 áreas, una de reunión y otra de descanso.

En la primera podrías colocar la mesa de jardín, con 4 o 6 sillas junto al horno. Y en el segundo espacio, colocar unos sofás para el jardín siguiendo el mismo estilo.

En cambio si tu jardín es grande podrías tener un espacio para la jardinería y cultivar tus propios alimentos.

Lo importante es mantener una armonía entre cada espacio. Y la mejor manera de dividirlos es con plantas.

Las decoraciones de estilo Tudor se identifican por un aspecto frío y conservador, pero las plantas podrían darle un toque de vida.

Deben ser arbustos como las coníferas enanas, y pueden adquirir diferentes formas, y crecer o mantener su altura.

Este tipo de plantas son las indicadas para este tipo de estilo inglés. Además se debe escoger un tipo de grama que sea corta para que no crezca con tanta rapidez.

La iluminación debe ser tenue

Si quieres que el estilo de decoración se mantenga lo más original posible, entonces escoge lámparas de gasolina con un estilo renacentista.

Las puedes ubicar de manera estratégica por todo el jardín, para así mantener una atmósfera de romanticismo en el lugar.

Otro elemento de suma importancia es el estanque. Puedes recrear uno artificial de una forma rápida y sencilla.

Debes primero tomar en cuenta la ubicación, en qué parte deseas que esté. Por supuesto, debe estar ubicado en un lugar en donde al menos por 6 horas reciba la luz del sol.

Y sobre todo debe de estar alejado de árboles ya que sus raíces pueden atentar en contra del ecosistema.

La forma y tamaño, la cual va a depender del cuán grande es el jardín, aunque también existen ya formas definidas las cuales nada más tienes que colocar.

Y la profundidad, esta última queda tu criterio, aunque lo más recomendable es que la profundidad sea de 50 a 60 centímetros.

Aunque si deseas criar peces entonces lo recomendable es una profundidad de 80 a 90 centímetros.

Este espacio debe estar claramente definido, ya que será parte de las divisiones que tanto se marcaban en la época Tudor.

Referencias

17 mejores Ideas Para El Jardín en Pinterest

78+ ideas sobre Jardines Pequeños en Pinterest

25 Ideas de diseños rústicos para decorar el patio

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo