Niños

8 Razones Por la Cual Su Hijo Odia Leer

¿Esta preocupado porque a su hijo no le gusta leer? Puede que usted tenga un hijo que recién ahora esta aprendiendo a leer. Usted intenta fomentar el aprendizaje leyendo juntos. De todas formas, cada vez que lo hace, la situación se convierte en un problema. Su hijo lo rechaza al igual que lo hace con los vegetales que odia. O talvez, usted tiene un hijo que ya sabe leer, pero simplemente no quiere hacerlo. Hasta puede que le digan en la cara “Odio leer”.

¿Cómo es que se llego a esta situación? ¿Por qué a su hijo no le gusta leer? Básicamente, todo se reduce a una sola cosa: nunca se fomento el amor a la lectura, o este se desvaneció. Estas son 8 razones por las que un niño puede llegar a odiar la lectura:

Enumeración de razones.

1. Las sesiones de lectura son mas bien sesiones de interrogación.
2. La televisión, los videojuegos y los juegos de la computadora.
3. Libros que son muy difíciles para su nivel de lectura.
4. Las sesiones de lectura terminan en gritos y sesiones abandonadas.
5. Leer libros que no le interesen.
6. Lectura forzada.
7. Presión de los Pares
8. Limitar lo que los niños leen.

1. Las sesiones de lectura son mas bien sesiones de interrogación. No le haga preguntas o cuestione a su hijo mientras leen. Esta bien señalarle cosas y preguntar algunas preguntas para que piensen un poco, pero asegúrese que esto siempre sea DIVERTIDO. No lo convierta en una sesión de enseñanza a presión. Si, usted esta esperando que aprendan algo de la lectura, pero no haga que ese sea su objetivo principal. Lea para disfrutar de la historia. El aprendizaje suele llevarse a cabo cuando la enseñanza no es tan obvia.

2. La televisión, los videojuegos y los juegos de la computadora toman en papel principal a la hora de relajación y entretenimiento. Estos distraen mucho a los niños de la lectura. Tiene que existir un límite para estas actividades si quiere convencerlos de que los libros también pueden ser divertidos.

3. Libros que son muy difíciles para su nivel de lectura. Es bastante desalentador para un niño abrir un libro y no entender la mayoría de las palabras. ¿Dónde esta la diversión cuando prácticamente se lucha para pasar la pagina? Sepa la capacidad de lectura de su hijo y consiga libros adecuados para su nivel.

4. Las sesiones de lectura terminan en gritos y sesiones abandonadas. Los padres deben tener expectativas reales de sus hijos. Controle las frustraciones si su hijo no excede tan rápido como usted lo desea. Tenga cuidado con lo que dice y trate de no decirle cosas como “¿no te acuerdas de esa palabra? la acabamos de leer” o “ya te lo dije muchas veces. ¿Qué te pasa?”

5. Leer libros que no le interesen. ¿Cómo ven los niños a los libros? ¡ABURRIDOS! Para un pequeño, leer un libro de dinosaurios puede ser más emocionante que leer un libro de Dick y Jane. Trate que sus hijos adolescentes lean libros de los cuales se puedan identificar. Yo se que cuando tenia esa edad me encantaban los libros románticos y de amistad. Céntrese en los intereses y hobbies de su hijo.

6. Lectura forzada. A los chicos más grandes a veces les asignan lecturas como tarea. Por lo general después de leer tienen que hacer un reporte y entregarlo. A pesar de que esto se hace con buenas intenciones, es fácil que un niño pase a ver la lectura como una tarea que debe ser completada. También, como lo que tienen que leer no es algo que ellos eligen, por lo general, no es algo que a ellos les guste tampoco. Leer en esta situación es como arrastrar los pies en el lodo.

7. Presión de los Pares. Este es otro factor que afecta a los niños más grandes. Los niños pueden ser muy crueles con sus marcas y burlas. El termino “nerd” y “geek” suelen ser usados para aquellos que disfrutan leer. Puede que su hijo elija huir de los libros para encajar y ser uno de los niños “populares”

8. Limitar lo que los niños leen. Imagínese si a usted le encantan los libros de ciencia ficción pero solo le permiten leer clásicos. Que frustrante seria para usted, ¿no? Este abierto a lo que su hijo quiera leer. Puede que usted crea que su hijo tiene que dejar los libros con dibujos, pero el quiere seguir leyéndolos. Déjelo. O puede que usted crea que leer historietas tiene menos valor educativo que leer novelas populares. Recuerde, sigue siendo un libro. Entonces, ya sea si es ficción, no ficción, libros con dibujos, historietas, revistas, etc.. apoye a su hijo.

Si usted quiere que su hijo lea, lo primero que tiene que hacer es demostrarle que leer es divertido y agradable. No lo presione para que aprenda a leer o que lea para aprender. Solo cuando hay a amor hacia la lectura es cuando comienza el aprendizaje.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo