Cuidados del perro

10 estrategias para combatir la timidez de un perro

Un perro tímido, asocial o miedoso; es una situación que a todo dueño le causa no sólo incomodidad sino también mucha tristeza. Sin embargo, puedes estar más seguro que quien más sufre; es el perro en cuestión.

Existen varios métodos para rehabilitar a un perro de ésta condición, eso sí; siempre y cuando primero nos informemos de cuáles podrían ser las causas para que el perro se comporte de esa manera.

Si recién has adoptado a tu mascota tímida, si tu perro pequeño no está creciendo para ser extrovertido o; si ya tienes años con tu perro pero de pronto ha cambiado su carácter, éste artículo te será de gran utilidad.

¡Todo sea por el bien de nuestras mascotas que tanto nos aman!

Rehabilitando a un Perro Miedoso

Perro Tímido

 

Primero debes saber que la timidez en los perros es algo muy común en aquellos canes que han sido maltratados o mal socializados. Lo más difícil de lidiar con un perro que vive con miedo es saber a qué le teme realmente; y evitar que ese miedo se generalice.

Cuando los perros son cachorros, es cuando forjan su personalidad, por esa razón; el primer punto que tocaremos es aquel que nos ayudará a evitar que nuestro perro crezca siendo tímido.

Educando Correctamente a un Perro Cachorro

Perro Tímido

Es importante que nuestro cachorro crezca de forma equilibrada, pues es en esta etapa donde se arraigan los miedos la mayoría de las veces en las mascotas.

Todos los perros pasan por una etapa crítica cuando son cachorros; la etapa de la socialización. Esta etapa se da entre los dos y cuatro meses, por esa razón es muy importante que el cachorro interactúe con todo su entorno; incluyendo a aquellos que lo rodean, siempre de forma positiva, sin traumas y sin miedos.

Es muy importante también que se relacione con personas de todas las edades y de diferentes caracteres. No siempre tiene que interpretarse ésta interacción como contacto físico; pero sí es importante que las vea y escuche, así entenderá que existen todo tipo de personas.

Las experiencias como las tormentas, los ruidos fuertes cotidianos como el camión de la basura e incluso los fuegos artificiales; como su amo, debes tratar que las viva todas de una manera positiva; sólo así se evitarán los futuros traumas.

Recuerda que la timidez o el miedo es sólo una cara de la moneda, la contraparte es un perro agresivo y arisco con las personas. El primer paso para educar a un perro es a través de la actitud, así que; si tienes un cachorro pero tiene problemas de carácter, para evitar problemas más adelante comienza con cambiar tu actitud.

Lidiando con el Perro Tímido

Para poder sanar a nuestro perro y permitirle disfrutar de ese equilibrio físico y emocional que tanto queremos para él; la mejor herramienta de la cual podemos valernos es la previsibilidad.

  • Que sepa cuándo va a comer.
  • Certeza de a qué hora le toca salir.
  • No lo sorprendas al momento de llegar.
  • Las actividades a realizar una vez has llegado.

La rutina es la medicina fundamental en un tratamiento contra el miedo, timidez o ansiedad en un perro que sufre constantemente de estos ataques.

¡Así que no lo olvides, para ayudar a tu perro; lo mejor es la rutina!

Administrando los paseos

Perro Tímido

Lo siguiente que es crucial para su recuperación son los paseos. Deben ser ajustados, de unos 15 a 20 minutos al día, 3 veces al día.

Durante los primeros paseos es importante que no lo sometas al estrés de la interacción o a impresiones fuertes; evita lugares ruidosos y sobre todo con otros perros. Un perro tímido puede atacar a otros animales e incluso a su amo humano si siente que algo lo presiona y busca dañarlo.

Es allí donde entra el deber del dueño de prever las distintas situaciones que se puedan presentar en el trayecto. Por esa misma razón, evita sacarlo usando un collar de ahorque (al menos que sepas como usar el collar correctamente).

Tampoco te frustres si los paseos no duran el tiempo estipulado, si el sólo soporta cinco minutos; entonces vuelvan a casa. Mientras él sienta en ti un amigo que lo apoya en sus peores momentos, su ansiedad poco a poco irá disminuyendo.

Conviértete en su referente

Una vez tu perro se ha acostumbrado a los paseos rutinarios, comenzará a usarte como punto de referencia para determinar si algo es o no peligroso.

Llegados a este punto, aprovecha para salir con amigos que tengas perros, ve a lugares más públicos e interactúa con el entorno.

Lo más importante es que dejes que sea tu perro quien decida si acercarse o no; en el caso de que sea una persona extraña a quien se acerque, permite que lo premie con una galleta para perro.

Lo mejor que puedes usar es el refuerzo positivo, nunca el refuerzo negativo; así que durante estas salidas tal vez debas habituarte a llevar una bolsa con sus galletas.

Rompiendo las cadenas del miedo

El último paso es refuerzo físico y mental. Todos sabemos que un perro necesita hacer ejercicios para ser feliz; pero sólo la actividad física no es suficiente.

Un perro también necesita poder a prueba su mente mediante juegos que le representen un desafío a su astucia.

  • Busca y trae.
  • Olfateo vertical.
  • Realizando búsquedas de objetos escondidos (paredes, árboles, bancos).

Debes comenzar por algo muy simple, no obstante; es necesario que aumentes la dificultad conforme lo veas más libre.

La mesa de pausa también es un buen lugar para empezar su entrenamiento de agilidad/rehabilitación. Una mesa de 30,4 centímetros de alto, con patas ajustables para utilizar después; es un buen lugar para perros de cualquier tamaño.

Recuerda que si tienes un perro tímido, debes poner la mesa en un lugar que le sea familiar. Si tu perro ladra a la vista de cualquier cosa nueva, solamente deja la mesa en tu casa o en tu patio por varios días, deje que el perro la inspeccione y la olfatee hasta que pueda sentirse cómodo, recuerda: No lo presiones.

Se debe trabajar con pasos de bebé para poder darle coraje y siempre evitando la sobre estimulación.

Cuando se trabaja con un perro tímido, actos del tipo:

  • ¡Mira quién viene ahí!
  • ¡Vamos a la calle!

Deben eliminarse por completo, si sucede algo que puede ponerlo alerta o ansioso, lo mejor es que; como sus referentes, le demos la mejor importancia a ese “algo”. Si para nosotros no ha pasado nada, seguramente para él tampoco.

El contacto con tu perro

Por último pero no menos importante. El contacto con tu perro reforzará el vínculo que han establecido; por más pequeño que este sea.

Eso sí, nunca consueles a tu perro cuando se encuentra en ese estado de timidez o miedo. Al hacer eso, sólo estaríamos confirmando que sí; que algo pasa y está bien sentirse como se siente porque tú lo apoyarás.

Corregir y castigar deben ser acciones realizadas con amabilidad, nada de amenazas, gritos o castigos. No obstante, la sobre protección a un perro que sufre de miedo o timidez sólo logrará que consigas un resultado adverso al que quieres.

Referencias

Entrena a tu perro en 5 fáciles pasos

Cómo entrenar a un cachorro: 24 pasos (con fotos)

Como entrenar a un perro – YouTube

Cómo adiestrar un perro – Guía completa

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo