Cuidados del perro

Perros: cómo enseñarle la jerarquía hogareña

Los perros son animales naturalmente jerárquicos. Desde antes que el hombre domesticara a los lobos y los perros, dentro de la sociedad de estos existía (y existe) una cadena de mando u orden de jerarquía en donde todos se someten a las decisiones del alfa de la manada. Esta jerarquía hogareña puede convertirse en un problema a futuro si desde un inicio usted no le enseña a su perro que él no es él alfa.

Nosotros en Visita Casas hemos acudido a la ayuda de muchos compañeros, clientes y amigos que tienen problemas con su mascota y en donde literalmente dicen “se cree el dueño de la casa”. Pero esto sucede porque realmente el perro se ha ganado ese puesto, al menos desde su punto de vista instintivo es así; todo debido al comportamiento que sus dueños han asumido ante ciertas conductas.

Si tu mascota te trata como si realmente tú fueras su mascota y se impone con agresiones ante los distintos miembros de la familia, entonces estás lidiando con un alfa al que necesitas reducar ¿quieres aprender cómo hacerlo? ¡Entonces lee este artículo hasta el final, pues está lleno de mucha información útil!

Haz que tu perro te vea como su alfa

Convertirse en un miembro dominante significa que el cachorro buscará tu aprobación y orientación, por lo que la crianza es un factor muy importante durante este período; pues es el momento ideal para enseñarle que, incluso los niños, deben otorgarle su visto bueno antes de que él pueda hacer algo en particular. En otras palabras, el cachorro aprende que él está muy lejos de ser el alfa.

La crianza de un cachorro puede ser una gran experiencia. Y no existe mayor satisfacción que, cuando el perro crece hasta la madurez como un miembro de la familia, sin importar que tan grande se vuelva; este sigue respetando la jerarquía y no se busca imponer por la fuerza, similar a los hijos que aun instintivamente buscan la aprobación de papá o mamá.

Y nota que el objetivo final es que el animal no quiera imponerse ante nadie de la familia por la fuerza ¿cómo se logra esto si obviamente algunos perros terminan siendo más grandes que sus dueños? Pues la respuesta es simple: no utilizando nosotros la fuerza desde un principio.

El respeto no se gana con violencia sino con una disciplina firme, amorosa y constante. Por ello también es necesario el refuerzo positivo y los premios al buen comportamiento.

Si tu perro se está portando mal, a continuación, una reprimenda verbal enérgica debería alcanzar y no se debería utilizar la violencia física. Pero cuando el cachorro muestra buen comportamiento, tales como sentarse o dejar de ladrar cuando se le ordene, debe reforzarse el buen comportamiento con elogios y premios.

¿Cómo funciona el puesto del alfa en el reino animal?

Ser un alfa implica ser el más fuerte, el más agresivo, pero a su vez; el que asume la responsabilidad de proteger al resto. Un alfa no es lindo ni tierno en el reino animal, es rudo, fuerte e imponente. Es por ello que, cuando se trata de un grupo de personas y animales; no todos los humanos pueden ser el alfa.

Un comportamiento alfa entre los humanos puede notarse claramente cuando uno de los niños se pone así mismo en peligro haciendo alguna de esas cosas que hacen los niños.

La manera en que actúa un padre o una madre es: corre a rescatarlo del peligro, se asegura que esté bien y que no le haya pasado nada y; luego de eso viene el gran llamado de atención.

Frases como “si mi mamá se entera me mata” “me comió vivo” “me castigaron, no puedo salir” son frases que denotan cómo un niño o adolescente se someten voluntariamente ante la autoridad que impone su progenitor.

En el reino animal siempre ocurre la lucha de jerarquía, es normal ver que, cuando dos perros están luchando; el alfa corre y se mete entre ellos, en ese momento, a los dos les ladra y “agrede” dándoles a entender que, si él no aprueba ese comportamiento, entonces ese comportamiento no está bien.

Sin embargo, ambos ejemplos dados nos muestran cómo funciona la jerarquía del alfa en el reino animal de humanos y perros, pero ¿cómo funciona cuando se trata de perros y humanos juntos?

¿Cómo manifestarte como el alfa?

Para ser el alfa o demostrar una jerarquía superior a la de tu perro, deberás tener las siguientes cualidades al momento de llamarle la atención:

  • Un lenguaje verbal enérgico, furioso; que denote que lo que ha hecho tu perro te ha disgustado mucho
  • Un tono de voz grave, sino posees un tono de voz grave; por lo menos debe ser siempre firme
  • Utilizar correctamente el comando

Recuerda y siempre ten en cuenta lo siguiente: que tu perro te vea como su dueño(a) no quiere decir que te vea como su alfa. Ellos también reconocen la diferencia de especie, por ello es muy importante comprender que ganarse un puesto en su jerarquía canina no es algo que deba tomarse a la ligera.

Tu perro reconocerá a todos los miembros de la familia como sus dueños cuando vean que: lo alimentan, le dan amor, lo sacan a pasear con una correa, juegan con él, se despiden y cierran la puerta.

Pero para que tu perro entienda que en el orden jerárquico de la casa él está por debajo de todos los humanos; es necesario que cuando alguno lo consiga haciendo algo incorrecto, le imponga su autoridad de la manera antes mencionada.

Una manera sencilla de enseñarle la jerarquía al perro

Una acción que suelen hacer mucho los perros es tomar agua del inodoro y comer del cesto de la basura. Muchas veces lo hacen por curiosidad, comodidad o porque se convierte en un mal hábito; similar al mal hábito de algunas personas de comerse las uñas.

Sabiendo esto, podemos decir que este escenario se puede replicar en cualquier momento. Una forma sencilla de hacerlo es comer algo delante del perro y tener cerca el cesto de basura sin o con tapa.

Notarás que, si tu perro tiene tu atención, la cual puedes captar “comiendo” sus galletas o su comida favorita; sus orejas estarán erguidas y estará atento a qué vas a hacer con ese pedazo de comida que tienes en la mano.

Una vez que tienes su atención, sin llamarlo y en lo posible sin actuar como si esperaras algo de él; debes entonces tirar la comida a la basura. Dependiendo de su edad y de qué tanto hayan invertido en educarlo, tu perro meterá su cabeza en el bote de basura, cuando esto ocurra es momento de mostrarte como el alfa.

De manera rápida y agresiva abórdalo, di fuertemente la orden no con tu voz más grave y que tu lenguaje corporal sea tan claro como el que usarías con un niño cuando estás molesto(a). Notarás en ese momento como tu perro agacha hacia atrás sus orejas y baja su hocico ¿qué significa esto? Significa sumisión.

Es importante que no retires el cesto de basura, también es importante que no le des golpes. Es decir, la violencia o agresiones de un humano hacia un perro no son igual de interpretadas que las de un perro hacia otro de su misma especie.

Retirar el cesto de basura tampoco ayuda, esa no es la solución al problema pues tu perro entenderá que, cuando no haya nadie que retire el cesto ¡ese es el momento ideal para meter la cabeza dentro!

La forma correcta de hacerlo es con la orden NO dicha de forma correcta.

Diciendo la orden NO de manera correcta

Muchas personas comenten el error de regañar a sus mascotas y, cuando este ha dejado de lado el comportamiento o cuando este se disculpa; entonces inmediatamente lo tratan con ternura, le hablan con tono delicado y lo acarician.

Incluso a veces, la palabra no puede decirse en ese momento mezclada con el tono tierno como “no hagas eso pequeño, tú sabes que está mal” este comportamiento es el típico que asume un dueño, más no un alfa.

¿Qué sucede entonces a largo plazo? Pues que cuando nadie está en casa, el perro tumbará y destrozará la basura, comerá papel higiénico; destrozará los zapatos o cojines; es decir, todo lo que le dijeron que no hiciera y, cuando lleguen los humanos, asumirá un comportamiento “sumiso” de arrepentimiento.

Ese es un caso típico de un perro que entiende que el humano es su dueño, más no es su alfa. No se trata de un desafío a la autoridad como sucede con los humanos, se trata de un juego de manipulación en el que el perro ha aprendido que no existe un castigo severo similar al que le daría un alfa; solo existe un regaño que luego se transformará en un premio y/o caricias.

Debes tener mucha paciencia

Es ilógico pensar que nuestro perro nos reconocerá como su alfa en una sesión simulada de cinco minutos. Así como sucede con los niños que repetidas veces debemos regañarlos antes distintas situaciones; se debe asumir el rol del alfa varias veces y ante distintos comportamientos negativos para que nuestro perro nos respete como su alfa.

Cuando un perro reconoce a otro como su superior, puede que incluso en algún momento trate de imponerse para escalar dentro de la jerarquía; pero es necesario que este tipo de comportamientos sea finiquitado al momento por alguien de mayor rango dentro de la casa.

También recuerda que, si tu perro te considera su alfa siempre intentará protegerte. El alfa protege a la manada y la manada protege al alfa, es el orden natural de las cosas en el reino animal y es algo que puede replicarse en tu hogar.

Cuando tú, tus hijos o cualquier otro miembro de la casa pidan ayuda; el perro identificará ese sonido como una alarma y buscará proteger a toda costa a esa persona. Si el orden de jerarquía se refuerza con órdenes de conducta como sentado, rueda, la pata, ladra, ven y alto. El perro aprenderá que su relación con los humanos puede ser diferente a la que tenía en el reino animal; pero así mismo también comprenderá que también existen muchas similitudes y que, además de tener muchos dueños, está al último en el orden de jerarquía, pero eso está bien.

Por esa razón, no es de extrañarse que los perros sean más apegados a quien siempre les da de comer, les mima y al mismo tiempo los regaña y regaña a todos los otros miembros de la casa.

Referencias:

Como Enseñar al cachorro a pasear

Establecimiento de jerarquía en el Canis familiaris

Cómo entrenar a un cachorro: 24 pasos

Todas las imágenes son cortesía de: google.com

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo