Sanidad en el hogar

¿Será bueno para mí un puente dental adherido?

Perder un diente cuando se es adulto puede ser muchas veces un detonante de depresión, no poder reír o incluso hablar cómodamente por vergüenza a que las miradas de las personas se dirijan hacia nuestra boca poco a poco nos puede destruir la autoestima hasta el punto en que prefiramos encerrarnos en nosotros mismos con tal de evitar dar explicaciones y sentir los ojos de las personas clavados en el vacío que hay en nuestra dentadura.

Sin embargo, gracias al avance de la ciencia, hoy tenemos una solución para esos dientes perdidos a tan avanzada edad. La odontología estética en la actualidad es capaz de integrar a nuestras bocas dientes de porcelana, resina e incluso con partes metálicas dándonos una mordida y aspecto mucho mejor del que incluso teníamos antes de perder el diente. Un dentista cosmético sería capaz de completar el proceso en una o dos sesiones.

Conociendo los Puentes Dentales

Puente Dental

A nivel estético, con los puentes dentales se busca lograr una sonrisa de aspecto sano, natural y hermoso. También es importante la eficiencia de la nueva mordida, por ello, acorde al número de dientes faltantes y la posición de los vacíos en la dentadura podría implementarse un tipo de puente u otro, con lo cual el procedimiento variará.

Puente Tradicional

Los dientes de reemplazo que se usan en el puente tradicional están hechos mayormente de porcelana fundida sobre metal o cerámica. Este es el tipo de puente más común de todos. Se compone de dos coronas para los dientes que están a cada lado del espacio vacío y el diente postizo entre dichas coronas.

Puente Adherido – Conocido también como Puente Maryland

Podría decirse que es el más sencillo de colocar. El puente adherido es un diente de porcelana o resina con alas de metal o resina que se colocan a ambos lados, también los hay de dientes plásticos con encía soportados por una estructura metálica.

Puente Cantiléver

Cuando se da el caso de que sólo existe un diente a un lado del espacio se utiliza este puente. Se compone de dos coronas fusionadas a el que será el reemplazo. Estas coronas se utilizan para fijar el puente al resto de los dientes naturales continuos.

Por supuesto es el proceso que implica más trabajo, sobre todo porque los casos en que son requeridos la persona tiene una dentadura bastante maltratada o porque el diente a reemplazar y las coronas a utilizar deben ser molares.

¿Por qué integrar un puente a nuestra boca si nos falta un diente?

El desequilibrio ocasionado por los espacios en “blanco” de nuestra dentadura no sólo nos da una mordida incorrecta; con el tiempo el resto de nuestro dientes irán rotando hacia esos espacios vacíos. Dicha anomalía podría desembocar en lo que se conoce como trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) o disfunción temporomandibular y disfunción craneomandibular; pero La Asociación Dental Americana prefiere el uso del término trastornos temporomandibulares, dado que muchos de estos trastornos no están originados en la articulación temporomandibular.

El proceso no es algo de temer, es cierto que por naturaleza solemos tener cierta aversión a lo desconocido, pero una vez comprende lo que el médico odontólogo realizará y comienza a pensar más en los resultados, ese miedo desaparecerá.

En líneas generales podría resumirse de la siguiente manera:

  • El médico odontólogo usando cemento dental (El cemento dental corresponde a un tejido óseo especial, sin irrigación ni inervación. Se compone en un 55% de hidroxiapatita cálcica y en un 45% de agua) fija los puentes a los implante y/o a los dientes naturales que rodean el espacio vacío.
  • A estos dientes se les conoce como pilares y son los encargados de hacer de ancla para el puente.
  • Luego, une el póntico al espacio vacío. Este será el diente de reemplazo. Siempre se tienen en cuenta tres factores cruciales a la hora de elaborar un póntico antes de ser integrado a la dentadura del paciente:
    • Se debe poder limpiar la superficie que mira a la mucosa y la proximal de los pilares.
    • No debe favorecer la acumulación de comida.
    • No debe presionar nunca la cresta mucosa.
  • Una vez culminado ese paso se unen las coronas que cubrirán los dientes pilares.

Siempre se tomarán también otros factores en consideración como son:

  • Los mejores materiales según la posición del diente faltante.
  • Estética.
  • Costo.

Hablar abiertamente con su médico odontólogo es la clave para sentirse cómodo y asegurarse de obtener el resultado que necesita y desea. Sobre todo en lo que respecta al color de los puentes, ya sea porcelana o cerámica asegúrese de que coincidan con el color natural de su dentadura.

Preparativos antes de integrar un puente

La primera sesión está enfocada en retirar el esmalte de los que serán los dientes pilares pues se necesitan preparar las coronas que los cubrirán. Una vez terminado este proceso se pasará a tomar la impresión que será usada por el protesista durante la construcción del puente. El médico odontólogo también le dará un puente provisional para que lo use mientras las versión final y permanente es elaborada.

El protesista tiene en consideración varios factores para la elaboración del póntico según su clasificación y, dicha clasificación nace de la relación que el póntico tendrá tanto con la encía como con el espacio edéntulo a recuperar:

  • Higiénica.
  • En silla de montar.
  • En silla de montar modificado/convexo.
  • Cónico.
  • Ovoide.

Pasado el tiempo necesario y en la consulta siguiente, se remueve el puente provisional y se fija el permanente siguiendo el procedimiento antes explicado. Es conveniente que en las próximas semanas visite a su médico odontólogo para asegurarse que el puente se ha integrado correctamente.

¿Es de por vida el puente?

En teoría, nuestros dientes son para toda la vida, lo mismo ocurre con las coronas y los pónticos. En el peor de los escenarios podrían aflojarse, sin embargo, de resto son iguales a nuestros dientes naturales y por ende requieren de la misma buena higiene bucal si queremos conservarlos. Si los dientes pilares o el hueso que sostiene el puente se ven maltratados por una enfermedad bucal, el puente perderá apoyo.

Es de suma importancia limpiar entre los dientes usando un cepillo interdental y el hilo dental, también mantenga sus encías saludables cepillándolos por lo menos tres veces al día con un dentífrico rico en flúor; no olvide que esta limpieza tanto de sus dientes naturales como del puente es necesaria para reducir las caries e inflamaciones de las encías.

Si lo que le preocupa es la integridad de la nueva corona o del puente en sí entonces podría modificar un poco su dieta y eliminar los alimentos realmente duros de masticar como hielo, coco congelado y sobre todo evite morder objetos duros (en especial si tiene la costumbre de abrir las cosas usando los dientes)

Recuerde que perder uno o más dientes no sólo afectará su capacidad para comer tranquilamente y lo hará más propenso a las enfermedades antes mencionadas. Otros aspectos de su vida como el habla y la seguridad en sí mismo también corren el riesgo de cambiar drásticamente para mal. Por ello, si sufre la desgracia de perder un diente no lo deje para después y acuda al médico para una cirugía estético/correctiva cuanto antes.

Referencias

Los dientes de los famosos

4 claves para una dentadura perfecta

20 famosos que se arreglaron los dientes

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo