Sanidad en el hogar

Recomendaciones de salud para la mujer

¿Alguna vez ha oído la palabra Reiki? Pues si aún no te has informado por completo, es la práctica mediante la cual, a través de las energías; conseguimos el equilibrio de nuestra mente, cuerpo y espíritu. Son muchos los terapeutas de Reiki, no obstante; esta práctica puede realizarla en casa con tus propias manos, si es que tienes el nivel de instrucción adecuado.

Nosotros en Visita Casas aun no entramos en la categoría de sabios en lo que al Reiki se refiere, pero eso no quiere decir que no hayamos dominado ya varios ejercicios para la reducción del estrés que podemos aplicar en casa; sin necesidad de la supervisión de un maestro. Si tú quieres aprender cómo utilizar tus energías para tratar tu cuerpo, mente y espíritu ¡quédate con nosotros hasta el final de este artículo! De seguro te será más que útil en tu vida diaria.

Ejercicios de respiración consiente

Comencemos con lo más básico, pues estos ejercicios no requieren de conocimiento de sintonización ni símbolos Reiki para poder llevarlos a cabo. Son simples prácticas de respiración consiente que te ayudarán a entrar en relajación y armonía. Sin embargo, por más simples que son; su efectividad es impresionante.

Asume una posición cómoda acostada boca arriba o sentada

El primer paso es encontrar una posición en la que te sientas a gusto y que tu espalda este relajada. Puedes estar completamente acostada sobre una frazada o en tu cama. También puedes sentarte en tu silla preferida. Lo importante es que puedas sentir un poco de relajación muscular y mental para poder comenzar.

Concéntrate en tu respiración

Con los ojos cerrados céntrate en el movimiento de tu respiración. Visualiza como el aire entra por tus fosas nasales, limpia tu cuerpo; y luego todas las toxinas salen nuevamente por tus fosas nasales o, si lo prefieres; inhala por la nariz y exhala por la boca.

Lleva tus manos allí donde sienas aflicción

Ahora que has tomado conciencia de tu respiración, es momento de localizar los puntos de tu cuerpo que están en dolor y ayudarlos a sanarse. Deja que tus manos se muevan por sí mismas, en tu actual estado de semi-trance; sabrás exactamente a dónde debes llevar las manos para proveer de energía a tu cuerpo done más necesita relajarse.

Ahora visualiza y dirige tu respiración consiente hacia ese lugar

Tu respiración es una energía vital y universal que fluye a través de tu cuerpo, cada respiración limpia tu organismo de forma general; pero con este ejercicio, dirigirás la mayor cantidad de esfuerzo hacia esos puntos de interés.

Con tus manos sobre los puntos de dolor, visualiza como el aire que inhalas se dirige hacia ese punto con cada respiración que das. Deja de lado todas las preocupaciones por un momento.

No trates de controlar tu mente ni de enfocarte en soluciones, deja ir todo eso. Tu objetivo actual es recoger y canalizar esa energía en tus manos para dirigirla allí donde están acumuladas las tensiones.

De esta forma, harás que la paz y serenidad de una respiración sea canalizada desde ese punto que tocan tus manos y; hacia el resto de todo tu cuerpo. Es decir, paz que se extiende.

Después de diez minutos, puedes cambiar

Puedes cambiar la posición de tus manos un máximo de tres veces; lo que significaría un total de treinta minutos de sesión. Los lugares que atenderás no dependen realmente de ti, sino allí a donde se dirijan tus manos.

Sin embargo, al cabo de media hora estarás sin energías y, posiblemente, la posición que elegiste ya no sea tan cómoda. El estiramiento muscular es importantísimo para dejar que las energías fluyan y; para que tus músculos no se resientan.

Abandona lentamente el estado de letargo

Culminados los treinta minutos, es momento de que dejes tu estado de letargo y vuelvas a la realidad. Este proceso debes hacerlo lentamente. Abre con cuidado tus ojos y muy despacio. Notarás como ahora dejas de ser consiente de tu respiración, pero el alivio será claro. Sentirás que las energías fluyen por tu cuerpo y, en general; habrás descansado tanto como si hubieras tenido una noche de buen sueño, incluso mejor.

Las cinco posiciones principales

Aunque en total son 21 posiciones estándares en el Reiki, las cinco principales que el maestro Usui descubrió en un inicio son: La nuca, la cien, los ojos, los oídos y la garganta.

Diariamente, prestar especial atención a estas cinco posiciones es lo que te dará la armonía que tanto necesitas. Esto se debe a que estos cinco pasos no obedecen a un simple ejercicio de respiración consciente; sino a uno de transferencia de energía.

De hecho, antes de comenzar con los ejercicios de transferencia de energía; es necesaria una preparación previa. Recuerda, no se trata de un simple ejercicio de respiración consciente en el que abordarás 3 puntos durante diez minutos; se trata de utilizar la energía Reiki, la cual primero debemos condensar en nuestras manos.

Condensando la energía Reiki

Para lograr esta concentración de energía, es necesario conocer símbolos básicos del Reiki en conjunto con sus nombres. Aquí te los explicaremos, pero primero hablemos de la condensación de la energía.

Esta ocurre a través de nuestras manos. Puedes colocar palma sobre palma sobre el corazón, pero sin tocar el pecho.

También puede asumir la posición gaso, la cual podríamos decir que consiste en colocar las manos frente al pecho a la altura del corazón, pero en posición de rezo. No con los dedos entrelazados, sino de forma recta palma con palma.

La tercera forma es abrir los brazos de par en par con las palmas al cielo. Sea cual sea la manera que elijas para concentrar el Reiki; esta petición de energía espiritual debe hacerse de forma humilde y con conciencia.

Trazando los símbolos del Reiki

Para este primer debes comenzar trazando los siguientes símbolos del Reiki:

Cho Ku Rei

Como puedes ver en la imagen, el símbolo del Cho Ku Rei hace remembranza a un espiral con una línea vertical que lo corta. No obstante, dicha línea tiene su principio en una horizontal. En el dibujo puede ver desde qué punto debes comenzar a dibujar el símbolo. Una vez llegas al centro de la espiral luego de haberlo dibujado en el aire frente a ti y con tu palma derecha; repite tres veces Cho Ku Rei mientras ahondas en el centro de la espiral.

Sei He Ki

Es el símbolo mental emocional y, al igual que el Cho Ku Rei, debes trazarlo siguiendo las indicaciones del dibujo y repitiendo su nombre tres veces mientras ahondas en el trazo final.

Es muy importante dibujar este símbolo, puedes necesitar estar en un estado de serenidad mental y emocional; después de todo, el Cho Ku Rei eleva la cantidad de vibraciones.

También puedes trazar los símbolos en las palmas de tus manos

Muchos maestros Reiki utilizan este método cuando van a tratar a otra persona. Aunque no es la manera tradicional en que nosotros aquí en Visita Casas lo hacemos para tratarnos a nosotros mismos; puedes utilizar este método si tu intuición te lo dice.

Por otra parte, si planeas hacer un tratamiento de Reiki por primera vez; lo más conveniente en que también traces el símbolo del Hon Sha Ze Sho Nen, el cual es utilizado para eliminar cargas del pasado.

Aunque esto solo debería ser necesario la primera vez; pues con cada limpieza diaria, deberías deshacerte de todo remordimiento y no acumular ninguna energía tóxica en tu cuerpo o espíritu.

Una vez trazados los símbolos, comienza el tratamiento

Ya sea que hayas dibujado los símbolos frente a ti o en tus palmas, cuando hayas culminado; debes proceder a tocar los puntos principales de los básicos 21.

La cabeza, tercer ojo, garganta, corazón, plexo solar, segundo Chakra y raíz.

Tres minutos en cada posición es más que suficiente cada día para desarrollar la disciplina necesaria. Eso sí, no olvides cerrar toda sesión de tratamiento de este tipo con un Cho Ku Rei. En todo caso, no te preocupes si te duermes mientras realizas el tratamiento; después de todo, nada malo pasará, entrar en sueño rem es uno de los métodos que nuestro cuerpo por sí solo libera toxinas.

Símbolo “Dai Ko Myo” y “Raku”

Estos símbolos están destinados a los maestros Reiki del tercer nivel o superior. Nosotros en Visita Casas lo solemos utilizar para tratamientos a terceros o a nosotros mismos; pero si lo que quieres es comenzar, puedes quedarte con el Cho Ku Rei.

Recuerda, el Cho Ku Rei es el símbolo del poder y significa “que la energía se concentre aquí y en este momento” es decir; funciona a modo de interruptor para potenciar la energía Reiki antes de comenzar cada tratamiento.

Todos los símbolos deben trazarse con el Chakra secundario de la palma de la mano. Si tienes dudas sobre los Chakras ¡escribe en los comentarios! Nosotros escribiremos un artículo hablando a fondo de su ubicación y las energías específicas que se pueden canalizar.

Referencias:

  1. Aliviar el estrés con el reiki: el poder sanatorio de las manos
  2. Relájate - 100 Formas De Reducir El Estrés
  3. 5 meditaciones para combatir el estrés 
  4. Tips para combatir el estrés emocional de cada día
  5. Reiki 101 : sus beneficios y cómo practicarlo en casa
Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo