Sillas decorativas

7 Consejos Para Elegir Una Mecedora

¿Desea que la silla que utiliza para ver televisión sea una silla mecedora? ¿Desea poder cantarle una canción de cuna al bebe nuevo de la familia para que se duerma mientras usted se sienta cómodo en una silla mecedora? ¿Su idea de relajarse después de un largo día de trabajo incluye la lectura de un libro junto al fuego del hogar en invierno o simplemente contemplar el paisaje exterior en el verano?

Elegir una mecedora.


La Afición de España por las Mecedoras

Si su respuesta es sí a cualquiera de estas preguntas, entonces usted no está solo. Un creciente número de españoles, poseen una mecedora, la cual a pasado a ser un miembro mas de la familia, o piensan en comprar una. Las mecedoras comenzaron a aparecer a fines del siglo dieciocho, cuando alguien tuvo la ingeniosa idea de agregar deslizadores debajo de los muebles como los de una cuna mecedora, o de un caballo mecedor.

Desde entonces, el ser dueño de una mecedora se ha convertido en una característica distintiva de los americanos. La mayoría de los estadounidenses, incluidos algunos sus famosos presidentes, han mostrando un gran cariño por sus mecedoras – ya se trate de las elegantes creaciones del diseñador americano Sam Maloof o la mecedora hogareña de mimbre blanco que por lo general ha estado con la familia durante más de 30 años.

Pero, ¿cómo elegir una buena silla mecedora? A continuación se presentan algunos consejos sobre cómo elegir una silla mecedora que sea adecuada para usted.

Consejos en cómo elegir una mecedora:

1. Lo primero que debe preguntarse es donde va a colocar su silla mecedora. Si desea ubicarla adentro, al lado de la chimenea, o en la sala de familia, usted puede elegir una silla acolchada o de madera clara de arce o amarillenta de roble. Si quiere ubicarla al aire libre en su jardín o galería delantera, puede elegir un cedro perfumado o, una madera de cerezo brasileña pintada o de teca, lo suficiente duradera para resistir los elementos.

2. Una prioridad muy importante en las mecedoras es la comodidad. Las mecedoras han sido utilizadas con fines terapéuticos – la mecedora de John F Kennedy es un famoso ejemplo. Se dice que el Presidente Kennedy encontraba alivio para su mal de espalda, pasando horas y horas en su mecedora de robles de los Apalaches, la cual cuenta con un respaldo doblado al vapor y un asiento tejido de ratan de Malasia.

Responder a las siguientes preguntas puede ayudarle a determinar si la silla mecedora que está eligiendo le dará el nivel de comodidad que usted necesita.

– ¿La mecedora proporciona confort y soporte?
– ¿La silla esta lo suficientemente baja para que el apoyo del codo sea cómodo?
– ¿Son los brazos lo suficientemente amplios como para descansar los brazos y dar el justo equilibrio?
– ¿El asiento y respaldo ofrecen tanto firmeza y flexibilidad?
– ¿El asiento se hunde para encajar toda la espalda, mientras soporta a la parte inferior de la espalda?

3. ¿Esta bien confeccionada la mecedora? O más bien, ¿la mecedora proporciona un balanceo suave, incluso cuando usted está en la posición reclinada? ¿O se siente como si estuviera a punto de voltear hacia atrás cuando se está meciendo? ¿La mecedora se mantiene en movimiento por unos minutos con un simple empujón o se detiene después de sólo unos segundos?

4. ¿Fue la mecedora construida con técnicas especificas para que esta sea más fuerte, más duradera y que pueda soportar el uso diario? Algunas de estas técnicas incluyen la construcción sin pegamento, la vinculación de carpintería y de la famosa técnica Maloof, que consiste en la utilización de siete tiras de madera laminadas para fortalecer cada uno de los largos, y elegantes esquís que se utilizan para los distintos diseños de mecedoras.

5. ¿Qué estilo de mecedora encajará en su decoración? ¿Desea una mecedora tapizada o prefiere ver la madera natural animada por un acabado de aceite? ¿Quiere el encanto de una silla blanca de mimbre o de ratán? ¿Cómo desea la parte de atrás de su silla mecedora – con listones horizontales, verticales, de caña o de tela? ¿La desea teñida, aceitada, barnizada o pintada?

6. ¿Cuánto desea gastar para su silla mecedora? Sea cual sea su presupuesto, hay una silla mecedora para los agrados de todo el mundo – ya sean 20.000 Euros para la silla Sam Maloof que a pesar de tener una lista de espera de dos años, le proporciona la ultima experiencia de sillas mecedoras, o la mecedora blanca de mimbre que acaba de ofertar con éxito en eBay por 20 Euros, o algún punto intermedio.

7. Y por último pero no menos importante, ¿desea que le envíen su mecedora ya armada o prefiere armarla usted mismo y ahorrarse algo de dinero?

Espero que estos consejos le sirvan para encontrar la silla mecedora que sea adecuada para usted – siendo usted el sedentario de la familia que esta buscando un asiento mas cómodo para ver la televisión, o el padre de un recién nacido o un trabajador urbano que busca tranquilidad por la noche, después de la cena leyendo un libro, o simplemente con la tranquilidad de la noche en el porche delantero.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

  • Hola, me gustaria comprar una mecedora blanca, preferentemente de mimbre, podeis aconsejarme donde buscarla? Muchas gracias

  • >

    Compartir con un amigo