Beneficios de los baños de vapor y saunas turcos y suecos

Enlaces patrocinados:

Existen rivalidades épicas y, una de las que más hablamos en Visita Casas al momento de vacacionar y relajarnos; son los baños y saunas. Específicamente los baños de vapor y saunas turcos y suecos.

Es lógico que cada persona tenga su preferencia por uno y por el otro, pero hoy queremos compartir nuestra experiencia tanto personal como profesional contigo. Si estás pensando en invertir algo de dinero en un baño de este sistema de hidromasaje; te conviene leer este artículo hasta el final.

A continuación, no sólo te daremos las características principales de cada uno; también encontrarás una comparativa objetiva basada en nuestra propia experiencia, y que de seguro te ayudará a elegir sabiamente. Porque algo es cierto, no todas las personas disfrutan uno a como disfrutan el otro, así que quédate con nosotros y aprende un poco de las experiencias de Visita Casas. Y es que de algo te podemos asegurar, después de leer todo lo que tenemos para compartirte, podrás tomar una decisión fácilmente y de seguro te ahorrarás un buen dinero y una posible molestia al no ir a un baño que de seguro no te agradaría.

El baño Turco

Definitivamente el más popular de todos pues es la atracción principal de los turistas en Estambul y esa misma popularidad hizo que se internacionalizara. Pero es necesario hablar con detalle de todo lo que en verdad es el baño Turco, para poder hacer una comparativa justa con los saunas Suecos.

Primero que nada, debes saber que la mejor forma de referirse a él si vas a un lugar donde sea atendido por alguien de Turquía, es Hammam. Y es gracias al calor que se consigue a través de vapor de agua; que este nos otorga esos maravillosos beneficios.

Pero esto se debe principalmente a la manera en que se logra ese calor. Un baño Turco cuenta con tres etapas:

  • Cuarto de vapor y masaje
  • Cuarto de baño y relajación

Es importante señalar el procedimiento que se lleva a cabo en cada uno para así poder entender cómo actuará sobre nuestro cuerpo esta experiencia y saber si nos conviene o no.

Y tal vez también sea prudente mencionar de primera cuenta, y antes de que describamos todo el procedimiento dentro del baño turco; que es recomendable visitar al médico y pedir su consejo sobre si podemos entrar o no.

Las mujeres embarazadas, las personas que sufren de hipertensión arterial y las personas con problemas cardíacos; no deberían tomar este tipo de baño, pues existe la posibilidad de que su cuerpo no lo tolere. Pero asumamos por un momento que tú sí puedes ingresar, esto es lo que vas a encontrarte.

Cuarto de vapor y masaje

Una de las cosas más impresionantes de un baño turco, es que el masaje y el procedimiento de relajación son un tanto peculiares. El primer detalle que encontrarás en este cuarto será la “neblina”.

El vapor de agua indica que las altas temperaturas se logran gracias a la ebullición del agua en algún punto del salón; la temperatura nunca será superior a los 70°, sin embargo, debido al vapor en el ambiente, el proceso de sudoración no ocurrirá.

Las gotas se posarán sobre tu cuerpo y así lograrás una sensación de frescura, se dilatarán los poros y las gotas que se formen en tu cuerpo semejando sudoración; actuarán limpiado tu piel de impurezas, dejándola extremadamente suave.

Todo esto mientras una persona te da fuertes masaje por todo el cuerpo. Esa tensión en combinación con el vapor, harán que tu metabolismo se acelere, se produzca un efecto expectorante y ayuda mucho a limpiar los genitales de la mujer; sobre todo si recientemente has pasado por tu período.

Cuarto de baño y exfoliación

Como su nombre lo indica, aquí es donde se combina el agua fría con el tratamiento característico del baño turco; es decir, una persona que nos da un baño jabonoso y exfoliante como si fuéramos unos niños pequeños otra vez.

Te advertimos ahora, muchas personas comparan esta parte del baño turco como si ellos fuesen un tenedor dentro de un lavavajillas. Y es que el proceso de exfoliación y las tazas de agua fría; todo resulta muy abrumador, pero al mismo tiempo es un shock que termina relajando.

Lo cierto es que, ¿para qué intentar explicarlo con palabras? Aquí te dejamos un vídeo de cómo es un baño turco, descrito por alguien de Turquía. Activa los subtítulos si quieres saber todo lo que dicen, pero esta es una de esas veces donde una imagen dice más que mil palabras.

Aunque puede parecer “violento” el procedimiento, el resultado tras vivir un baño turco es impresionando. La sensación de rejuvenecimiento, limpieza y relajación en el cuerpo es sencillamente revitalizadora; pero debes tener en cuenta que te tratarán como a un tenedor dentro de un lavavajillas.

Sauna Sueco

Aunque al entrar en un sauna que utiliza también vapor, notarás inmediatamente que se trata de un vapor seco; y que la temperatura es mucho más agresiva que en un baño turco, y es que en un baño sueco puede llegar a marcar 100° el termómetro.

Todo esto se debe a su construcción en madera y su estufa de vapor seco, lo que genera un índice de humedad de tan sólo 20% para todo el sauna. Por lo que el proceso de liberación de toxinas sucede a través de la sudoración.

Las restricciones para ese tipo de baño pueden no ser lo tuyo, y es que, para poder disfrutar de todos sus beneficios, deberías permanecer acostado en todo momento para que así la temperatura corporal sea uniforme.

Es recomendable no hablar por el período de estadía en el sauna y, en lugar de respirar por la nariz, deberías respirar por la boca si quieres conseguir beneficios reales. El sauna debería utilizarse por un lapso máximo de 15 minutos, sin embargo; si haces todo bien como lo hemos dicho, la media estándar indica que podrás quemar desde 300 a 500 calorías en treinta minutos.

Claramente este no es un tiempo que una persona que no esté acostumbrada pueda lograr. Tampoco deberías ir al sauna luego de ingerir mucho alcohol o en ayunas. La manera de preparar tu cuerpo para esos minutos de estrés bajo tanto calor es tomando mucha agua antes de ir.

Los secretos del sauna sueco/finlandés

Las piedras que generan el vapor seco se tratan de muchas formas para poder aumentar la eficacia dentro del sauna. Además de que hay una persona airándolas con diligencia, también se colocan hojas de eucalipto que prácticamente se vuelve uno con la neblina.

Es gracias al eucalipto y otros aceites, que las personas consiguen un estado de relajación insuperable, despejan las vías respiratorias y también perciben un alivio en las articulaciones. Desde el simple estrés hasta la artritis; todos esos dolores menguan increíblemente en un sauna.

También es necesario destacar que el sauna no es la solución para adelgazar. Sí es cierto que una persona que se pese antes y después de una semana de sesiones (que no deberían ser tan frecuentes); notará como habrá perdido incluso 3 kilogramos. Pero esto se debe a la sudoración que ocurre durante los 15 minutos de estadía.

Ese peso que se pierde es conocido peso agua, pero en realidad la grasa “mala” sigue en los depósitos del cuerpo; por lo que una buena dieta y practicar ejercicio de forma regular son, y seguirán siendo la verdadera solución.

También existe un tema muy controversial entorno al uso excesivo de los saunas. Y es que los saunitas hombres pueden experimentar una disminución en su conteo de esperma debido al uso constante del sauna.

Es algo difícil de afirmar con certeza puesto que los estudios han sido muy aislados; y la población masculina sigue siendo la que más acude a este tipo de saunas.

Principales diferencias de los baños y ¿cuál deberías elegir?

Aunque hemos hecho un repaso de manera resumida por las principales características y procedimientos de estos dos baños; obviamente no queríamos contarte toda la experiencia para que tú también vivas algo por primera vez, podemos establecer ciertas diferencias importantes que, a la larga, te ayudarán a elegir sabiamente de acuerdo al que más te convenga.

La intensidad de los masajes

En el baño turco, como pudiste observar, la intensidad de los masajes y el momento de exfoliación son muy agresivos y; el detalle más importante de todos, te bañará otra persona.

Hemos de destacar que la sensación a que te den un masaje es una cosa, pero que te enjabonen y laven como un bebé grande está en otro nivel de “intimidad” muy diferente.

Si eres una persona muy introvertida, lo mejor es que no acudas al baño turco; estarás realmente expuesto(a)

Temperatura

La sensación de alivio es distinta en ambos casos, aunque los beneficios para la piel son similares; la forma en que actúa el calor en el sauna sueco es mucho más intensa que en el baño turco.

Recuerda que estamos hablando de una diferencia de 60° centígrados; son temperaturas totalmente diferentes y tu cuerpo no reaccionará igual en ambos casos, porque en uno es vapor de agua y otro vapor seco.

Si eres una persona que retiene mucho líquido, tal vez el sauna de vapor seco finlandés sea la mejor opción para ti. Notarás como “pierdes unos kilos de más” con la primera sesión y podrás deshacerte de muchas toxinas.

Niveles de riesgo

En ambos casos debes respetar mucho las normas de higiene, por ello es necesario que utilices siempre la toalla, recuerda que la transpiración de las personas está por todos lados (en el baño sueco) y también puede que sus vellos (en el baño turco).

También existe un pequeño riesgo de desarrollar adicción. Recuerda que al estar tan relajados y disfrutar de un momento tan agradable, se libera dopamina en el cerebro; si tu rutina diaria no es tan satisfactoria y comienzas a vivir con calma únicamente dentro de los baños, entonces podrías pasar por un mal rato, tanto económicamente como en otros aspectos de tu vida.

Deshidratación y aumento desmesurado de la presión arterial, porque es realmente sencillo quedarse dormido dentro del sauna sin que nadie note tu presencia, específicamente en el sauna sueco.

Recuerda que una de las normas para poder disfrutar al 100% de sus beneficios es estar acostado y sin hablar. Por esa razón es conveniente ir acompañado; se han visto casos de personas que simplemente se duermen dentro del sauna y nadie se da cuenta.

¿Con este repaso por los baños y saunas, ya sabes cuál elegirás para ir este fin de semana? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

Referencias

Como hacer una Sauna en la ducha de tu casa – YouTube

Cómo construir un sauna: 13 pasos (con fotos)

Hágalo Usted Mismo Construya Un Sauna para su Familia 

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora
Nilda Nora

Latest posts by Nilda Nora (see all)