Accesorios decorativos

Historia de los Cosméticos

¿Con los billones de dólares gastados cada año en todo el mundo en cosméticos, algunas veces nos podemos preguntar, “¿Cómo se llegó a este punto? ¿Cuándo se volvió normal tener que despertarse cada mañana y estar obligada a pintarse la cara antes de salir?” Seguramente una mujer de hace muchos años no se despertaba cada día y se aplicaba pestañas falsas, lápiz labial, lápiz para ojos, maquillaje y se ponía colorete al mismo tiempo. No, fue, como muchas cosas, una culminación de cosas que se fueron acumulando en el pasado.


¿Se acuerda de los Egipcios? Eso fue hace cuatro mil años atrás. La limpieza y la apariencia fueron terriblemente importantes para los egipcios. Creían que la apariencia estaba directamente conectada con la salud del alma. Estaban instados a siempre vestirse y oler bien. Y con una sociedad que aprecia su apariencia, usted verá que inevitablemente habrá personas que querrán sobresalir. Pero los egipcios, siendo las personas innovadoras que fueron, destinaban cosméticos a razones más inteligentes que solo verse bien.

El “Mesdemet” fue la más vieja clase de sombra para ojos. Una sustancia hecha de cobre y mena de plomo. Creían que las sombras oscuras ahuyentarían a los males de ojo. Era también un gran desinfectante y repelente de insectos. El “Kohl” era un polvo oscuro que también era aplicado alrededor de los ojos en una forma oval. Era una combinación de plomo, ceniza, ocre, cobre, y almendras quemadas. Para realzar la apariencia, se aplicaban una mezcla de agua y bol arménico en el área del pómulo. También se pintaban sus uñas de color naranja y amarillo con una sustancia llamada alheña.

A medida que pasaba el tiempo y las culturas se veían expuestas entre sí cada vez más, los griegos comenzaron a ponerse al día con las muchas prácticas cosméticas de los egipcios. Se daban un color pálido con un maquillaje que contenía plomo en él. Esto resultó ser fatal en más que una ocasión. Cuando los romanos comenzaron a adquirir las prácticas cosméticas, la búsqueda de belleza se alejó del camino de la funcionabilidad y dio una vuelta en rutas mucho más exóticas. Los romanos se pintaban sus uñas con una combinación de sangre de ovejas y grasa cocinada. Un hombre romano antiguo una vez dijo, “una mujer sin pintura es como la comida sin sal”.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo