Decoración de dormitorios

Aumente su confianza vistiendo lencería en su dormitorio

La autoestima y la confianza en uno mismo son cosas que se trabajan día a día. Ya sea con frases de afirmación, enfrentando los retos y los miedos sin dudar o; simplemente al ser y aceptarse uno mismo. Y, aunque todas son maneras muy factibles, existe una técnica más para poder tener más confianza: vistiendo lencería.

Aunque algunas personas pueden pensar que se trata de algo muy sencillo, en realidad la autoestima y la confianza comienza por los ojos; eso sí, por nuestros propios ojos. Verse y sentirse bien no es algo que esté relacionado únicamente con la salud; también con la apariencia. Y es allí donde entra la ropa que utilizamos.

En Visita Casas, nos gusta atender los más mínimos detalles; creemos que el dormitorio es un lugar íntimo no solo para compartirlo con una persona a nivel carnal, sino también con nosotros a nivel espiritual. Por ello, hoy queremos darte ciertos consejos de lencería que te ayudarán con tu confianza y; de seguro, también te ayudarán a enloquecer a tu pareja o tus encuentros casuales.

La Magia de la Lencería

Es bien sabido que el dicho “primero se come por los ojos” no sólo se aplica a los alimentos que ingerimos; el apetito sexual también entra en esa categoría, pues es por los ojos por donde comienza el deseo hacia alguien.

Es por eso que, las modas de hoy, han creado prendas de vestir íntimas que son cada vez más atrevidas. Si comparamos lo que antes era considerado ropa para dormir, encontraríamos enormes piezas únicas con mangas largas y con una zona agujerada que se cubre con botones.

En resumen, la “lencería” de antes era el arma perfecta para producir un bajón en la excitación. Siendo honestos con nosotros mismos como seres humanos; muchas de las infidelidades que se vieron en esos tiempos y el éxito de los burdeles, se debió a cómo vestían las mujeres de la “vida alegre”.

Los hombres comparaban con sus ojos a esas mujeres con sus esposas en casa y, obviamente; el deseo se volcaba completamente hacia las extrañas que los endulzaban además con licor y palabras. Pero estas mujeres también tenían otra arma muy poderosa: confianza en sí mismas. Esa seguridad para decirle a un hombre lo que él quería escuchar y que su esposa nunca le diría.

Sin duda alguna, cuando la lencería dejó de ser una camisa de lino y comenzó a utilizarse de manera abierta; la vida sexual de todas las personas cambio notoriamente. Pero, también cambió a las personas que se atrevieron a dar el paso y comenzaron a utilizarla.

Entonces, ¿fue un invento malo o bueno la lencería?

Toda invención por lo general suele ser buena, sin embargo; las personas siempre consiguen una manera de darle un mal uso. Aunque aprovechar la lencería como estrategia de marketing para impulsar el negocio de los burdeles estuvo mal; las mujeres comenzaron a popularizar más el uso de la lencería en la intimidad de sus hogares.

Y es que cuando pasan los años en el matrimonio, las parejas suelen dejar de lado sus técnicas de seducción y comienzan a darlo todo por sentado. Sin embargo, cuando la lencería se hizo popular; la vida sexual de las personas vio un proceso de rejuvenecimiento.

Llevando a la lencería de la tienda a la habitación

Comprar lencería puede ser algo ligeramente difícil al principio. Es normal sentir un poco de vergüenza, por lo que no debes dejarte amedrentar por las personas que dicen la típica frase “Hazlo, no tienes nada de qué avergonzarte”.

Sin embargo, recuerda que la lencería no siempre fue lo que es hoy. Antes las franelillas de damas eran consideradas lencería. El típico conjunto de ropa interior que llevas hoy, antes era considerado un sacrilegio por la cantidad de piel que se muestra al llevarlo. Los corsés en un principio eran una prenda vulgar; pero luego fueron adoptados por los burgueses de mayor categoría e incluso se llevaban por fueran.

En fin, si viajaras al pasado con tu ropa cotidiana de andar en casa; de seguro atraerías todas las miradas de las personas por tu apariencia extremadamente reveladora y sexy. Pero para ti son sólo las ropas de andar cómoda en casa.

Por esa razón debes ver la lencería como lo que realmente es: sólo es ropa, el que sea sexy o una prenda normal de vestir; eso depende de cómo vistas esas ropas.

¿Cómo usar lencería?

Ya aclarado el punto de que la lencería es sólo ropa y que lo sexy es la actitud con que se lleve. Debes saber que no hay una regla exacta para vestir lencería salvo que: no deberías llevar algo que te haga sentir incómoda(o).

La comodidad al llevar una prenda de ropa afecta mucho el como las demás personas te perciben. Es cierto que existen los trajes a medida y muchas tallas que se ajustan a la persona según el grosor de su cuerpo.

No obstante, muchas chicas han hecho experimentos con las distintas tallas de ropa que venden las tiendas y han desenmascarado el “fraude comercial”. La talla universal está presente en prácticamente todas las prendas de vestir.

Salvo por pequeñas diferencias, estas chicas pudieron comprobar que podían vestir todas las prendas; aunque algunas se vieran un poco más grandes que otras. Pero a final de cuentas; la talla que se supone era su talla correcta, en realidad no tenía que ver nada con lo que les quedaba realmente bien.

Por esa razón, usar lencería no debe ser una cuestión de talla ni de opiniones de terceros (al menos no todo el tiempo); sino una decisión y un sentir personal, porque, aunque vistas la lencería para impresionar a alguien más, la opinión que realmente debe contar siempre por encima de todas las demás es la tuya.

¿Dónde y cuándo usar la lencería?

Muchas personas formulan esta pregunta y, sinceramente; a nosotros en Visita Casas nos parece totalmente fuera de lugar. Estar vestido y preparado en todo momento es la clave.

Nunca sabes cuándo podrías conocer el amor de tu vida y escaparte con él (o ella), al menos es una posibilidad. La otra razón es: no deberías necesitar una excusa para verte y sentirte bien.

Acicalarse sin razón alguna es una de las mejores formas de demostrarnos a nosotros mismos que nos queremos. No eres superficial sólo por preocuparte y ocuparte en tu apariencia, y es allí que queremos hacer énfasis en que deberías siempre, usar lencería en el dormitorio.

La comodidad no tiene que ir de la mano con el hecho de estar desaliñado, una ropa que haga destacar cada atributo sensual del cuerpo no tiene por qué ser ni sentirse incómoda. La clave para usar la ropa que es catalogada como lencería es: saber que sigue siendo sólo ropa, pero ropa que te hace ver y sentir mejor.

Lo mismo ocurre en muchos aspectos de nuestra vida. Si puedes elegir entre algo que te haga sentir bien y algo que te hace sentir mal ¿qué elegirías?

El gran error de las personas al momento de vestir lencería…

Este gran error que prácticamente todos comente es, que asumen vestir, así como una especie de imposición. Son muchas las personas que están inconformes con los “estándares de belleza” pero, ¿si algo te hace sentir cómoda y hermosa a la vez, no lo usarías todos los días?

La confianza nace desde la apreciación que tengas de ti misma(o) en todas tus facetas. Ya sea en ropa interior o en tu desempeño en tus estudios o trabajo; cuando una persona se siente cómoda con lo que hace y cómo se ve cuando lo hace, esa clase de comodidad se refleja en seguridad.

Es cierto que muchas veces se busca “falsificar” esta seguridad transmitida a través de la mirada o la forma de caminar; pero las modelos de lencería de pasarela en particular entrenan no forman parte de este grupo de personas.

Pues ellas trabajan en ese medio y entrenan esa confianza, trabajan duro por tener ese cuerpo sano y hermoso que tan bien las hace sentir y tanto dinero les devenga. Todo con el tiempo cobra y da frutos.

Por eso, vestir lencería en la seguridad del hogar es una gran manera de entrenar y mejorar esa confianza. Incluso si estás sola en casa, si no tienes compañía; el hecho de poder admirarte en el espejo y sentirte bien y saber que te ves bien, eso es algo que hará crecer tu confianza y al día siguiente las personas lo notarán.

Usar lencería no es doloroso ni difícil como utilizar tacones u otras prendas de vestir. Tampoco es algo que lleve tiempo en preparar como el maquillaje. Usar lencería puede convertirse en tu rutina diaria antes del sueño y; cuando sea la hora de seducir a tu pareja, no tendrás que preocuparte porque el top no combine con la parte de abajo.

¿Lencería para hombres?

Se ha establecido la palabra lencería como sinónimo de sensualidad en ropa femenina, no obstante; si se trata de lucir sexys en ropa interior, los hombres también tienen muchas alternativas en el mercado.

El concepto de belleza masculina es algo que la mayoría de los hombres pasan por alto. La seducción también puede hacerse desde ese lado de la habitación. La forma del cuerpo masculino puede ser destacada aún más con la ropa interior adecuada, y ésta también es cómoda y por lo tanto deberías considerarla como tu nuevo estándar.

Que tu chica te vea bien con ropa para que luego te vea mejor en ropa interior; eso es el arte de la seducción y, por ende, la lencería puede usarse sin importar el sexo.

¿Dónde NO deberías comprar lencería?

Como hablamos de comodidad y, este concepto a veces no tiene nada que ver con la talla en sí. Tal vez deberías reconsiderar el hecho de comprar lencería por internet.

Es cierto que las compañías se preocupan porque sus prendas lleguen en perfecto estado, sin embargo, la lencería es algo demasiado delicado como para confiar que viaje miles de kilómetros antes de llegar a tu guarda ropa.

Recuerda que cuando se trata de ropa, son muchas las personas que comparan lo que recibieron con lo que pidieron. Aunque cuando se trata de sombreros, camisas o incluso zapatos; las tallas suelen no ser tan importantes.

En el caso de la lencería sí que es algo a tomar en mucha consideración, por ello; si en verdad quieres comprar lencería, lo mejor es que acudas a una tienda donde puedas palpar la calidad de la tela y ver bien de cerca la prenda antes de pasar por la caja.

Referencias:

Lenceria sexy para la primera cita

La lenceria y la evolucion de la civilizacion

El Origen de la Lencería: Una Historia “Interior”

Todas las imágenes fueron cortesía de: pixabay.com/pexels.com/www.freepik.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>