Reparaciones en el hogar

Persianas dañadas: repararla o cambiarla?

Las persianas son uno de los elementos más usados no solo en el hogar sino también en nuestros lugares de trabajo; nos ayudan a protegernos del sol y de las miradas indeseadas de los curiosos. Sin embargo, aunque son necesarias muy poco sabemos sobre ellas y aún más sobre lo que tenemos que hacer para repararla.

Muchas personas creen que reparar una persiana dañada puede costar mucho dinero, o que tenemos que pagar una cantidad exorbitante a un experto; pero, esto no es cierto. En esta oportunidad aquí en Visita Casas te diremos todo lo que necesitas saber sobre cómo reparar una persiana tú mismo. Así que sigue leyendo que te diremos todo lo que necesitas para empezar con la reparación.

101 de las persianas

Antes de adentrarnos al mundo de la reparación de persianas, es importante saber qué son las persianas. Las persianas son elementos que ayudan a regular el paso de luz, y se pueden instalar en cualquier ventana del hogar u oficina. 

Estas se pueden encontrar de diferentes tipos de materiales, que pueden ir desde PVC hasta el aluminio; estos dos son los más populares y más usados; pero también podemos encontrar persianas de madera. Muchas personas escogen persianas para sus ventanas ya que estas son más ligeras que las cortinas y tienen una mayor resistencia.

Las persianas tienen un mecanismo que permite que se abran y cierre de arriba hacia abajo; este sistema hace que se haga mucho más fácil recogerla o desenvolverla.

Estas, se componen de diferentes listones, pueden ser delgados o gruesos, los cuales se pliegan o se enrollan, los cuales están sujetos a tiras las cuales son recogidas por el tambor superior.

Existen cuatro tipos de componentes los cuales podemos encontrar a la hora de comprar una persiana para nuestros espacios:

  • Motor eléctrico, el cual tiene un control domótico, el cual permite la función a distancia.
  • Con una cinta, esta es una de las más usadas, y tienen una polea inferior y una superar que ayudan a recoger la persiana.
  • Persiana con manivela, esta realiza una acción menos fuerte que la cinta, pero es mucho más lenta.
  • Por último, por medio de una cuerda, la cual se enrolla en la persiana y se ata en la ventana.

Teniendo esto en cuenta, ahora te explicaremos paso a paso todo lo que debes hacer para reparar una persiana dañada tú mismo.

Problemas habituales de las persianas 

Dependiendo del tipo de persiana que tengas, se puede presentar diferentes tipos de problemas; pero no te preocupes, todos estos tienen solución. Sigue leyendo porque vamos a enumerarte todos los inconvenientes que se te pueden presentar.

Mis persianas no suben o no bajan

Este problema ocurre normalmente con las persianas que son de cintas; esto ocurre o porque no se ha instalado correctamente la cinta, o porque hay algo que impide que esta enrolle la persiana.

Lo primero que debes hacer es quitar los flejes del panel, esto lo logras accediendo al cajón de la persiana; luego de haber accedido tira de la cinta del recogedor para llegar hasta el tope, lo ideal es que la fijes, no intentes introducirla.

Luego, gira el disco del eje, siempre en sentido contrario a como suba la persiana; de esta forma, lograrás recoger toda la cinta que estaba afuera del recogedor.

Finalmente, cuando llegues al tope, vuelve a colocar los flejes del panel en el eje y verifica si la persiana funciona.

Mi persiana está atascada

Cuando una persiana se atasca puede ser por varias razones:

  • Que se haya dañado una de las lamas
  • Un fleje se pudo haber soltado
  • Que se haya quedado enganchada en el cajón

Si estamos hablando de una persiana eléctrica habría que revisar si hay algún objeto que impide que impide que funcione a cabalidad.

En cualquiera de estos casos, es necesario que revisemos el recorrido de la persiana por completo; es decir, debemos abrirla y cerrarla para ver qué es lo que pasa; además también es importante revisar el registro o cajón de la misma para asegurarnos que no esté rota alguna parte o que esté enganchada.

Cuando localicemos el problema, debemos empujar la lama que se ha desplazado para devolverla a su posición.

La persiana se baja sola

Este problema suele suceder con mucha frecuencia, y puede llegar a ser muy molesto. Pero no te preocupes, sí tiene solución.

Cuando la persiana se baja por sí sola es porque el recogedor no sujeta bien la cinta; lo que necesitamos hacer para arreglarlo es retirarlo, o abrirlo, en el caso de que sea exterior abatible.

Luego, debemos ver si la cinta pasa por la rendija del recogedor; esta rendija es la que ayuda a que la cinta se quede en su sitio. De no pasar por la rendija, entonces debemos cerrar esta pieza hasta que quede lo más pegada a la cinta; pero ¡ten cuidado! Es importante que haya suficiente espacio para que la cinta se pueda deslizar con facilidad.

Hay una rotura de lamas de la persiana

Otro inconveniente muy común en las persianas es la rotura de lamas, pero, esto se ve común mente en aquellos lugares en donde hay mucho viento, o suele granizar.

Las lamas de la persiana son las partes de madera, pcv o metal las cuales se enrollan y protegen del sol y del viento. No es de extrañarse que estas se rompan a medida que pasa el tiempo.

Sin embargo, cuando estas se rompen es necesario cambiarlas ya que pueden dificultar el funcionamiento de la persiana; además de que no estarían cumpliendo su función que es de proteger.

Vas a necesitar:

  • Lamas de repuesto
  • Trapo

Lo primero que vas a hacer es revisar cuáles son las lamas que están fallando, y, sobre todo, si la persiana no tiene ningún otro fallo. Si nada más se trata de una lama dañada, entonces de sigue los siguientes pasos:

  • Tira de la lama hacia un lado hasta desmontarla por completo.
  • Coloca la lama nueva en la posición correspondiente.
  • Si la lama rota está sujeta a algún tipo de anclaje entonces es necesario quitar el sistema que la soporta para poder removerla y luego, colocar la nueva lama y volver a sellar todo.

Puedes usar el trapo para tener un mejor agarre a la hora de tirar de la lama vieja.

La rotura del motor está dañada

Aunque tener una persiana a motor puede ser muy beneficioso para el hogar, muchas veces suele dañarse de improviso dándonos un dolor de cabeza. Por esta razón, es importante saber qué debes hacer en estos casos.

Sí, las persianas a motor suelen durar más que las manuales, pero eso no quiere decir que no se dañen; lo importante en este caso es que estén atento a cualquier cambio en la velocidad antes de que se dañe por completo.

Lamentablemente, si el motor de la persiana se daña, tendrás que reajustar cables, así como también verificar si algún mecanismo se ha aflojado; asimismo, deberás reprogramar el mando que pone en marcha al motor.

Es decir, lo más probable es que tengas que pedir ayuda a un experto para poder hacerlo; ya que la avería del motor puede ser muy delicado de resolver.

7 pasos para reparar una persiana dañada

Ahora bien, si no sabes exactamente qué es lo que tiene la persiana, entonces, puedes seguir esta guía de 7 pasos para repararla; estos consejos te ayudarán a reparar una persiana fácil y rápidamente sin la necesidad de contratar a un experto.

Primer paso

Lo primero que deberás hacer es desmontar la persiana, así podrás tener una mejor visión de lo que estás haciendo y podrás ver en dónde está la falla.

  • Quita la tapa del cajón de la persiana; lo más probable es que debas aplicar presión para poder desmontarlo.
  • Retira con cuidado las cintas; revisa si están en perfecto estado; de no estarlo entonces tendrás que cambiarlas.
  • Deberás quitar el recogedor de las persianas; recuerda siempre guardar cualquier pieza importante, eso incluye a los tornillos.

Segundo paso

Mientras estés desmontando la persiana, fíjate en el nivel de posición del eje; si este se encuentra desnivelado, entonces sabremos la razón de por qué nuestra persiana está presentando fallas, por lo tanto, deberemos nivelarlo.

Tercer paso

Por el contante uso, y porque las persianas nos protegen de los agentes externos, es muy probable que no funcionen es porque tienen sucio o polvo acumulado.

Con la ayuda de un trapo, o un plumero, debemos limpiar todas las piezas.

Es importante que saques el eje del cajón de la persiana para poder limpiarlo mejor; asimismo, revisa el anclaje y asegúrate de que esté funcionando correctamente.

Cuarto paso

Otro problema con el cual podemos enfrentarnos en con la cinta; por esta razón, debemos estar pendiente al momento de desmontar nuestra persiana si no sabemos cuál es problema que presenta.

En el caso de la cinta, es fácil de reconocer esta falla, como ya explicábamos con anterioridad. Puedes cortarla para reemplazarla por completo; o si se encuentra enredada, y puedes desatarla, entonces te podrás ahorrar el dinero de comprar una nueva.

Quinto paso

Los soportes del eje se dañan con frecuencia, por lo tanto, es necesario que revises si se encuentran deteriorados; te recomendamos que al cambiarlos, lo hagas por unos con rodamiento, así podrán resistir mejor.

Sexto paso

Muchas veces la lama que más se daña es la última, y aunque pensarás que es mucho más fácil quitar la última que la primera, estás equivocado. En esta, están sujetados los anclajes del eje; por lo tanto, deberemos quitar el sistema de soporte para cambiarla.

Utiliza la lama vieja como guía de instalación de la nueva, así sabrás en dónde van los flejes o cintas. Si prefieres, antes de comenzar a instalar la lama nueva, marca las secciones que debes instalar exactamente para tener una visión más clara. Además, también puedes tomar una foto para estar más claro a la hora de instalar esta nueva pieza.

Séptimo paso

Por último, la limpieza; sí, las persianas deberán limpiarse con frecuencia para evitar el deterioro. Aquí en Visita Casas te recomendamos que limpies las persianas al menos una vez a la semana; y que lo hagas con un trapo semi húmedo y no utilizar ningún producto químico fuerte. Ya que si las persianas son de mental es probable que se corroe, o si es de pvc entonces podrá mancharse.

Recuerda siempre secar todas las lamas antes de volver a usar la persiana. Así evitaras el deterioro a largo plazo.

Reparar una persiana no es tarea difícil, por lo que podrás ahorrar el dinero que tenías dispuesto a gastar en un experto. Cada uno de los consejos y pasos que te dimos en esta oportunidad los hemos puesto en práctica aquí en Vista Casas; por lo tanto, sabemos que lo único que se necesita son unos cuantos materiales y mucho empeño en querer solucionar el problema.

Queremos saber sí estos consejos te han funcionado. Déjanos tus comentarios o sugerencias.

Referencias:

  1. Cómo reparar una persiana
  2. Todo sobre persianas
  3. Cambio, instalación o reparación de persianas
  4. Cómo arreglar una persiana de plástico
  5. Mantenimiento de Persianas, Repuestos y Reparacion de Persianas
  6. Repara tus persianas estropeadas
  7. Cómo arreglar una persiana.


Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo