Decoración de ventanas

10 pasos para reparar sus persianas usted mismo

Es habitual que, con el paso del tiempo; las partes y componentes de una persiana comiencen a fallar. Es algo que forma parte del desgaste natural de las mismas y que, lamentablemente; no podemos evitarlo. Sin embargo, desde las más pequeñas fallas hasta aquellas que parecen no tener remedio; todas tienen solución, lo mejor de todo es que ¡tú mismo puedes reparar tus persianas en casa!, y sin necesidad de llamar a ningún “experto”. Al igual que hiciéramos con nuestro curso gratuito de Feng Shui, aquí te ofrecemos un pequeños curso para reparar persianas.

Aquí en VisitaCasas tenemos mucha experiencia en la reparación de persianas, ha de ser porque la mayoría de nuestros clientes tienen un gato o un perro; la verdad es que ellos no se llevan muy bien con las persianas una vez que descubren que están allí.

En este artículo hablaremos de las fallas o detalles más comunes que suelen afectar el buen funcionamiento de estas aliadas de la privacidad y; paso a paso, te indicaremos qué es lo que debes hacer para dejarlas una vez más como nuevas ¡Comencemos!

Aprendiendo a identificar la falla

Antes de desmontar, desarmar o si quiera de buscar las herramientas; lo primero que debes hacer es identificar cuál es exactamente la falla. Detectar una falla a tiempo puede hacer que la tarea sea mucho más sencilla.

Muchas veces necesitaremos ir a la tienda donde compramos la persiana en primer lugar en busca de algún repuesto; pero un buen juego de persianas de gran calidad, de seguro incluirá muchas piezas de reemplazo que podrás utilizar cuando sea pertinente.

Las fallas más comunes que suelen ocurrir en las persianas enrollables son:

  • Cuando los topes se rompen
  • Los enganches o guía del tambor se rompen
  • El recogedor de la persiana falla; ya sea porque se rompe la cuerda o porque el recogedor pierde el muelle

En las persianas verticales las fallas más comunes suelen ser:

  • Mecanismo roto
  • Riel del cabezal roto
  • El candado C se ha roto
  • Clips rotos

Aunque para las persianas verticales el mecanismo de cuerda y cadena es un poco distinto al de vara; el funcionamiento interno es prácticamente el mismo, por lo que las variables en cuando a las fallas no son tantas. De hecho, las fallas en las persianas verticales suelen darse más a menudo a causa del mal uso; sobre todo cuando se tienen niños pequeños y/o mascotas muy curiosas.

Primer paso: Reparación de los topes rotos

En las persianas enrollables es muy común que los topes se rompan con el paso del tiempo; en realidad es una de esas pocas fallas que no pueden evitarse, por lo que siempre debes estar preparado para lidiar con ella.

Si al subir la persiana, esta se cuela en el tambor; entonces lo más seguro es que estés lidiando con un tambor roto. La solución es tan simple como colocar uno nuevo.

Para ello necesitarás un destornillador de estrella y uno de pala, aunque para algunos modelos de persianas solo necesitarás uno. Verás la persiana enrollada y, con ayuda de tu mano en la zona donde recoge; lo único que tienes que hacer es bajarla.

Una vez salga, deberás colocar los topes de la persiana. Recuerda; los topes van colocados viendo hacia el exterior.

Segundo paso: Enganche o guía del tambor roto

Otra de las fallas muy comunes, aunque esta sí que se manifiesta en las persianas más antiguas; tanto si es un modelo viejo o uno nuevo, es por cuestión del uso que se le ha dado.

Cuando esto sucede, es habitual que la persiana quede bloqueada, es decir; no podrás subirla ni bajarla. Nuevamente debes abrir el tambor hasta ver toda la persiana.

Esta vez deberás bajar todos los paneles hasta lograr ver el eje del tambor; recuerda que los enganches se encuentran a los lados, el proceso es bastante simple e intuitivo desde aquí. Debes sustituir aquel que se haya roto; ajustando y comprobando que los nuevos enganches se hayan anclado correctamente al eje de la persiana.

Tercer paso: Reparando el recogedor de la persiana con cuerda rota

Cuando la cuerda recogedora de la persiana se rompe, podemos notar fácilmente como deja de cumplir su función de manera correcta; aunque muchas veces no notemos la rotura a simple vista.

Para reparar esta falla deberás remover con los destornilladores el panel de la cuerda de la pared, luego procede a abrirlo y; de esa forma, podrás ver toda la cuerda.

Busca algún desperfecto o rotura en los distintos puntos de la cuerda y, si no está localizado muy atrás; podrías simplemente cortar ese pedazo por completo y desligarlo del mecanismo, utilizando el resto de la cuerda de la manera habitual.

Dependiendo si la falla es muy grave; deberás reemplazar toda la cuerda, ojo, no es necesario comprar un mecanismo nuevo.

Cuarto paso: Reparando el puente del recogedor de la cuerda

Otras veces notarás una falla muy molesta, y es que la cuerda no se recoge. Es algo que resulta antiestético y, en líneas generales; una falla con la que puedes vivir, pues no afecta realmente el movimiento de la persiana, pero es una falla con la que al mismo tiempo no se puede vivir. Es simplemente muy molesta.

Desafortunadamente, para “reparar” esta falla debes utilizar una vez más el método de sustitución. No te recomendamos aplicar ningún tipo de remiendo al eje; aunque puedes utilizar una pieza de otra persiana vieja u otro modelo, lo mejor es ir a la tienda y comprar el repuesto para tu modelo específicamente.

Quinto paso: Reparación de los clips en una persiana vertical

Los listones de una persiana vertical son, por lo general, de plástico simple. Es esta naturaleza lo que los vuele en una de las piezas más vulnerables; sin embargo, y te lo decimos por experiencia, de todas las fallas posibles es ésta específicamente con la que siempre querrás lidiar y no con las otras.

Y es que, cuando se trata de persianas verticales; muchas veces suele ser más rentable comprar una nueva que reparar la antigua. Esto es porque el costo de las piezas y el trabajo que implica sustituirlas; resulta ser más elevado que el precio de una persiana nueva.

Pero volviendo al tema de los clips, estos tienden a romperse porque las personas suelen abrir a la mitad los listones de la persiana vertical; también los perros y gatos causan posible el escenario donde se rompen.

Notarás que, cuando una persiana vertical está abierta; los listones suelen tener una orientación específica. Cuando abres o cierras una persiana con un listón en la otra dirección; es allí cuando sucede la ruptura de uno de los clips (en el mejor de los casos).

La solución es simplemente sustituirlo por uno nuevo. Para ello deberás retirar la cenefa y remover del carril del cabezal el sujetador roto; coloca uno nuevo y vuelve a enganchar el listón.

Sexto paso: Reparación del riel del cabezal, “carrito” roto

Dependiendo de la falla que tengas, podrás reparar el riel del cabezal tú mismo y; ahorrar dinero en el proceso. Sin embargo, algunas fallas es mejor tomarlas como punto final de la vida útil del cabezal.

Comencemos por una de las fallas más comunes, un “carrito” roto. Se trata de una de las piezas que sostiene al clip que a su vez sostiene el listón. Es fácil detectar que falla cuando vemos lo siguiente:

  • Cuando el listón es arrastrado por los otros, no tiene movimiento independiente
  • El listón no gira cuando utilizamos el mecanismo

Para hacer esta reparación deberás desmontar el riel cabezal de la pared o techo. Por lo que debes remover todos los listones primero. Una vez tengas el cabezal frente a ti en una mesa de trabajo; notarás fácilmente cuál es el “carrito” que se ha roto. Para cambiarlo deberás abrir el sistema de cadena y cuerda, pero no te preocupes; no tienes que sacar todos los carritos.

Retira la pieza rota y, retira también el candado C; ahora arrima hacia el resto de los carritos aquel que estaba aislado por el candado C y vuelve a colocar el candado. Ahora podrás colocar un carrito nuevo, de esa forma habrás sustituido el que faltaba y no alterarás el funcionamiento de la persiana.

Séptimo paso: Candado C

El candado C es una pieza muy pequeña pero crucial para el buen desempeño de nuestra persiana. Se encuentra entre el primer carrito aislado del resto. Su función es, precisamente; mantener aislado este primer carrito, el cual funciona como “guía” para el mecanismo de la persiana.

Este último nunca debería recogerse por completo al momento de cerrar la persiana; por esa razón se ubica protegido con el candado. No obstante, cuando el candado C se rompe; podrás ver como al cerrar la persiana el movimiento es más “exagerado” y; lo peor ocurre al tratar de abrirla, pues aquí suele atascarse.

La solución es simple, solamente debes aislar nuevamente el primer carrito colocando un nuevo candado C; el cual recibe su nombre por la forma que tiene, ya que está forjado para acoplarse a presión entorno a la varilla del riel.

Octavo paso: Varilla del riel rota

Si ocurre que, por alguna razón poco probable, la varilla del riel se rompe; podrías comprar una nueva y, aunque sea un proceso extremadamente tedioso, volver a armar todo el mecanismo. Aunque este es uno de esos casos donde te recomendamos simplemente comprar una persiana nueva.

Noveno paso: La cadena/cuerda del cabezal se ha roto

Aunque es muy sencillo reparar la cadena o la cuerda cuando se ha roto a simple vista; el problema real ocurre cuando se ha roto dentro de alguno de los carritos. Llegados a este punto, lo que más te conviene económicamente es comprar una nueva persiana; una nueva cadena y hacer el trabajo de armar nuevamente el mecanismo es más costoso.

Décimo paso: Listón roto

Luego de hacer mención a 3 de las fallas más “imposibles” y con las que no quieres lidiar, pasamos a ver una un poco más común y sencilla; un listón que cae del clip, pero el clip sujetador está en perfecto estado.

Con el paso del tiempo, los listones de la persiana van perdiendo su color y apariencia de nuevo; pero este desgaste ocurre de una forma muy peculiar. Factores como la intensidad de la luz del sol en esa ventana específica y el tipo de vidrio; hacen que el desgaste de los listones sea prácticamente como una huella digital, no puede imitarse o replicarse con exactitud.

Para esos casos, existen las extensiones de listones. Son piezas de no más de 5 centímetros de grueso, totalmente transparentes y; que tienen la forma específica de la parte superior de los listones.

Si tienes un listón roto, lo único que debes hacer es ordenar una de estas piezas y acoplarlas en la posición donde el listón es sujetado por el clip. Utiliza súper pegamento para fijar esta pieza y así no tendrás que colocar un listón nuevo que obviamente desentonará con el resto.

Referencias:

Reparación de persianas verticales
Cómo reparar persianas verticales en segundos
Repara tus persianas estropeadas

Todas las imágenes son cortesía de: pinterest.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo