Sanidad en el hogar

¿Puede causar la enfermedad tiroidea Pérdida de Pelo?

Muchas personas por factor hereditario comienzan a perder el cabello a una temprana edad en comparación con otras, sin embargo, en la mayoría de los casos, la pérdida del cabello  no se debe a ésta razón; factores como una mala alimentación, pobres cuidados e incluso el estrés son algunas de las causas por las que una persona comienza a perder el cabello.

Pero también, se puede dar el escenario en el que la pérdida de cabello no sea la enfermedad, sino un síntoma de alerta de algo mucho más grave; poder diferenciar ésta pérdida de cabello de la primera muchas veces es algo que sólo un médico experto, tras una serie de exámenes, puede determinar. Uno de esos casos excepcionales en que la pérdida de cabello es un síntoma y no la enfermedad es cuando sufrimos de alguna alteración en la tiroides, aprenda las claves de ésta afección, cómo identificarla a tiempo y el tratamiento que debe seguir.

Pérdida del Cabello por Enfermedad Tiroidea

Muchas veces parece mentira lo complejo que puede llegar a ser nuestro cuerpo y cómo una glándula que está situada en la base anterior del cuello puede afectar tanto a nuestro organismo en caso de fallar.

La glándula tiroides, su nombre traduce literalmente bellota pequeña en forma de escudo y es una glándula endocrina que se ubica sobre la tráquea, está formada por 2 lóbulos con una forma parecida a una mariposa y entre sus funciones principales destacan la regulación del metabolismo, producción de proteínas y regulación de la sensibilidad de nuestro cuerpo a otras hormonas. Este tipo de regulaciones si se salen del control, pueden afectar la condición capilar de las persona, en unas más pronunciadamente que en otras.

Cada vez que nuestro cuerpo requiere de energía adicional, las células de cierto modo se apagan en orden de prioridad para que la energía demandada sea canalizada hacia allí; uno de éstos escenarios en los que el cuerpo nota un déficit de energía en otros puntos importantes y por las cuales resta prioridad a la salud capilar es cuando sufrimos de estrés.

Sin embargo, esto es un escenario “normal” donde las regulaciones trabajan de forma correcta según el juicio de nuestro sistema. Cuando la tiroides falla, entonces nos enfrentamos a dos posibles cuadros clínicos: el hipotiroidismo o el hipertiroidismo. Siendo que, la producción insuficiente de hormonas lleven el prefijo hipo mientras que el exceso se identifica con el prefijo hiper. Dichos trastornos tiroideos son más vistos en las mujeres que en los hombre en una proporción de 5:1 siendo que el hipotiroidismo afecta mayormente a mujeres que superan los 50 años, mientras que el hipertiroidismo afecta más a las mujeres entre los 20 y 40 años. El diagnóstico se logra a través de un análisis de sangre que determina el nivel de la hormona hiposifaria, la TSH y de las hormonas tiroideas ricas en yodo T3 y T4.

Las hormonas tiroideas estimulan los folículos pilosos, equilibran la actividad de las glándulas sebáseas, regulan los ciclos capilres y la producción de sebo. Todo esto junto favorece la tonicidad de los cabellos así como su vigor. Y no sólo ya del cabello sino de los bellos de nuestro cuerpo en general.

Según el cuadro tiroideo que pudiera estar sufriendo, la pérdida del cabello se manifiesta de dos formas diferentes:

  • Hipotiroidismo: La caída del cabello es crónica y difusa; esto a causa de que aumenta la fase telógena mientras que se retrasa la anágena, el cabello cobra un aspecto áspero, seco y la queratina se vuelve más frágil. Es decir, nuestra cabellera se ve sin brillo y pobre.
  • Hipertiroidismo: La caída del cabello también es difusa pero en este caso por aceleración de los ciclos capilares lo cual provoca que nuestro cabello caiga de forma más acelerada, en esta situación el cabello tiende a ser más grasoso y la queratina se afina. Notarás tu cabello quebradizo, en extremo delgado.

Algo que es importante destacar es que la pérdida del cabello por alopecia tiroidea comienza a manifestarse en la ducha o después del peinado, observarás muchos más cabellos de los que generalmente veías, pero no sólo del cuero cabelludo, el vello de las piernas, genitales e incluso axilas también cambiará de apariencia según el tiroidismo que estés sufriendo hasta que comiencen a caer “mechones” realmente muy gruesos.

Otras señales de alerta que nos da nuestro cuerpo ante un mal funcionamiento de la tiroides y que pueden ser de gran ayuda para diagnosticar éste problema a tiempo y poder corregirlo antes de que la situación se agrave son:

  • Cansancio y fatiga: Notarás que incluso dormir se convertirá en un actividad extenuante, estarás siempre sin energías.
  • Dolor de garganta crónico: Si la tiroides está fallando, de seguro se puede inflamar y afectará hasta tu timbre de voz.
  • Estreñimiento: Al ralentizarse otros procesos, notarás siempre dificultad a la hora de ir al baño.
  • Sistema reproductivo disfuncional: Tu período nunca será regular, sufrirás incluso de poco apetito sexual y tendrás problemas para concebir.
  • Concentración y cognición: Puede que incluso sientas no sólo que rindes menos sino que no logras estar a la altura intelectualmente.
  • Descenso de la temperatura: De repente sientes las manos frías e incluso los pies sin razón aparente.
  • Problemas anímicos: Depresión, ansiedad o sensación de angustia.

¿Cuál es el tratamiento para combatir y corregir éstas alteraciones provocadas por la tiroides?

Se debe llevar a cabo un tratamiento en dos niveles siendo el primer paso y más importante el hablar con tu médico para expresarle la preocupación ante la pérdida del cabello. Recuerde que existen dos formas de lidiar con la calvicie; una es combatirla ya sea a través de implantes, pelucas y tratamientos capilares. La otra forma es aceptarla y entonces sencillamente raparse la cabeza.

Algunos medicamentos para regular los niveles de hormonas producidas por la tiroides tienen como efecto secundario la pérdida del cabello, es por ello que atacar ésta afección debería ser un trabajo en conjunto que se lleve a cabo entre un dermatólogo especialista y un endocrinólogo.

Incluso después de que con el tratamiento se han logrado equilibrar las funciones de la tiroides, la alopecia puede continuar por un período de tres meses más, por ello se debe reforzar nuestra dieta para así aportar más vitaminas B y minerales; sobre todo en esas épocas en que las hormonas sufren alteraciones muy significativas, por ejemplo, luego del embarazo o al llegar a la pre menopausia.

Lo importante a saber es que la prioridad debe ser regular los niveles hormonales así como el funcionamiento de la tiroides, aunque el aspecto estético es siempre importante y símbolo de buena salud; la verdadera enfermedad que debe ser atendida primero ha de ser el hipotiroidismo o el hipertiroidismo. Una vez solucionada la condición que estés sufriendo, la recuperación del cabello vendrá poco a poco si se sigue un régimen de cuidados eficientes.

Referencias

Capilatis -Nueva Vida Para Tu Pelo

Biferdil – Productos para el Cabello

¿Cómo ser una mujer Calva y Hermosa?

Galería – Hermosas Mujeres con Alopecia

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo