Decoración del hogar

Tratando con vecinos en un apartamento: Evitar conflictos y salirse con la suya

Una de las mayores desventajas de alquilar un apartamento, es el potencial conflicto que se puede tener con los vecinos. Mientras que hay algunas personas que pueden mantener una relación cálida con sus vecinos sin llegar nunca a ninguna discusión; esto no es lo que normalmente ocurre, por ello debería conocerlos antes de mudarse.

La mayoría de los inquilinos experimentan al menos un conflicto con sus vecinos, antes o después de su mudanza. Tal vez usted sea el tipo de personas que no confrontará nunca a sus vecinos por alguna situación, no obstante; dicho escenario causará algo de tensión en su vida. En algunos casos, ignorar el asunto puede causar que el problema empeore, mientras que en otras situaciones, discutir el problema puede provocar mayores conflictos.

Por eso, y como más vale prevenir que lamentar; aquí le traemos una recopilación de consejos que de seguro le serán de gran utilidad en la convivencia diaria.

El Arte de Convivir con los Extraños

Vecinos

Antes de pasar a los consejos, primero debemos entender algo muy importante.

A pesar de que la mayoría de los apartamentos modernos han sido construidos con una sensación de aislamiento; es posible que algunos vecinos puedan escuchar la música, televisión, conversación u otros sonidos que emanan del apartamento constantemente.

Esto se debe a la proximidad que tiene un departamento con otro, junto a la práctica común de tener una pared compartida. Los inquilinos deberían tener presente esto y hacer un esfuerzo para evitar aquellos sonidos que puedan molestar a su vecino.

En este punto entra el tema de dar fiestas. Aquel que le haya concedido el alquiler es responsable por las acciones de sus invitados. Por eso, los propietarios deben poder garantizar que sus inquilinos no provocarán molestias a los demás habitantes del complejo de departamentos.

Finalmente, los inquilinos que tienen un horario inusual pueden tener dificultad para funcionar en un apartamento. Esto incluye a aquellos que trabajan en un turno nocturno y que duermen durante el día. Su inusual horario hace que sean más propenso a ser molestados ya que no todo el mundo va a dormir a la misma hora que ellos.

Teniendo estos puntos en mente podemos comenzar a pensar en qué situación nos encontramos nosotros y, con base en eso; buscar una alternativa al problema que estemos pasando, si es que existe.

Los ruidos cotidianos del vecino se escuchan claramente

Pedirle al vecino que no grite es razonable pero, ¿qué sucede cuando incluso el uso de su licuadora se escucha claramente en nuestro apartamento?

Cuando una situación de ésta índole se presenta sólo existen dos posibles escenarios:

  • O hace algo al respecto.
  • O no hace nada.

Nótese que me refiero a usted, incluso si es usted quien no está causando el problema ¿por qué? Pues porque el sonido viaja en ambos sentidos.

Si usted puede escuchar a su vecino, él también puede escucharlo a usted. Lo que significa que; aunque usted no quiere seguir escuchando a su vecino y por eso está pensando en una alternativa. A su vecino no le importa seguir escuchando los ruidos de su vida privada.

Además, considere lo siguiente ¿quién tiene más tiempo viviendo en el complejo de apartamentos, usted o él? Si son los ruidos cotidianos, es decir; cuando alguien se baña, el sonido del televisor e incluso las conversaciones; alguien está interesado en escuchar.

Si usted está recién llegando y nota dicha situación frente a un vecino que está viviendo allí desde hace varios meses o años ya; para ese vecino escuchar los sonidos de su vida privada no representa ninguna incomodidad ¿por qué?

¡Pues tal vez es el tipo de persona que le gusta enterarse de los detalles de la vida privada de los demás!

Teniendo todo lo antes dicho en mente ¿quién cree que debe solucionar tal situación?

Hablar con el vecino para plantearle el paradigma es, a ese punto, algo irrelevante. Para poder corregir este inconveniente lo mejor es acudir a la de los aislantes de ruido. No es muy común que en las casas se usen estos agregados, de hecho; sólo se les puede ver de forma “estándar” en los estudios de grabación.

No obstante, los aislantes acústicos no están reservados para ese estilo de lugares solamente. En muchos complejos residenciales está prohibido incluso agujerar las paredes; pero no se preocupe si es ese su caso.

Los aislantes acústicos pueden ser integrados con pegamento a las paredes, los marcos de las ventanas y también a las puertas. Es una pequeña inversión si lo compara con el precio de la privacidad.

También existen los aislantes de sonido naturales ¿sabe usted cuáles son? Pues le hablo de las plantas. Todas las plantas disminuyen la filtración del sonido tanto del exterior como del interior.

Por esa razón es que las casas abandonadas parecen estar siempre tan silenciosas aunque no estén deshabitadas. Algunas plantas son mejores aislantes del sonido que otras, es cuestión de que busque las más convenientes para el espacio que tiene a disposición.

Vecinos demasiados rumberos

Hay personas que se han tomado muy literal frases del tipo “la vida es un carnaval” y “la vida es un juego”. Para ellos cada momento es razón de celebración; o por lo menos así lo perciben los vecinos a su alrededor que deben tolerar sus largos fines de semana de música y celebración.

El punto importante aquí en cuanto a las normas de convivencia es que: los dueños de la propiedad corren con la responsabilidad de garantizarle a la comunidad inquilinos que respeten las normas de decibeles establecidas de forma tácita por la misma comunidad.

Es decir, no es la persona que está viviendo actualmente allí con la que deben razonar; deben acudir directamente al propietario del inmueble y apelar a las cláusulas del contrato de arrendamiento.

Eso ocurre en los escenarios donde el vecino ruidoso es un inquilino pero, ¿y si es el propietario el vecino ruidoso?

Lidiar con una persona que grita es imposible cuando no se sabe cómo manejar la situación. Pero la clave está en saber escuchar, saber entender. Todos los seres humanos idealizamos el mundo a nuestro alrededor y; cuando algo o alguien altera esa “armonía”, nuestro cerebro animal reacciona y se defiende.

Una persona que se defiende en una discusión gritando (y si vive con música alta en todo momento de seguro hablará muy alto porque no escuchará bien) es una persona que está reaccionando por instinto.

En este punto, lo peor que podemos hacer frente a esa situación; es reaccionar de la misma manera.

“Ojo por ojo y todo el mundo quedará tuerto”

Reza una enseñanza que promulga la tolerancia entre prójimos. Decirle a esa persona “yo estoy bien y tú estás mal” o viceversa “tú estás bien y yo estoy mal” llevara a una situación indeseable en ambos casos.

Saber confrontar es la clave del éxito frente a estas personas alegres que han idealizado la vida hasta el punto de celebrarla con música alta todos los días sin preocuparse por el confort de los demás a su alrededor.

Lo primero es comenzar con una disculpa. No importa quién esté bien y quién esté mal, recuerde: no hay bueno y malo; sólo puntos de vista diferentes.

Exponerle a la persona el punto de vista no a manera de auto defensa, sino como la realidad en el mundo donde usted y los demás vecinos viven; le hará reflexionar sobre su actual situación y sobre todo del cómo su situación afecta al entorno.

Ese podría ser el primer gran paso que solucione el conflicto antes de que comience, porque tenga presente lo siguiente: En el momento que se defiende, comenzará una guerra.

La auto defensa está bien en situaciones de peligro, pero ¿en un argumento es necesario realmente reaccionar? ¿No es mejor actuar premeditamente? Lo dejo con esa reflexión. En todo caso, si hablar de forma calmada con su vecino no soluciona la situación; siempre estarán los organismos competentes que velan por la calma de las comunidades y sus ciudadanos.

Horarios de sueño diferentes

Es si se quiere el peor de todos los escenarios. No es culpa de nadie que el reloj biológico de uno no esté sincronizado con el de todos los demás.

Por ello, el bien de la mayoría se antepone al de un individuo en una sociedad justa. Las opciones que usted tiene si está en este escenario son:

  • Explicar su situación a los vecinos sin esperar nada a cambio.
  • Acondicionar su espacio para tolerar los ruidos del exterior en sus horas de sueño.

Siendo la última la más recomendable y con la que mayor tasa de éxito contará pues; aunque su vecino tenga la mejor de las actitudes hacia usted, existen cosas que no podrá controlar.

Y eso es sólo un vecino; ¿Qué pasa con el resto del mundo afuera que al igual que su vecino no duerme? Tenga en cuenta que es más fácil manejar esta situación como un problema propio que; como algo que realmente no es: un problema de convivencia.

Tal vez los aislantes de ruido sean una buena forma de comenzar y luego podría poner a prueba una máquina de ruido blanco que lo ayude a relajarse a través de la re-programación cerebral.

Preferencias

Mudanzas Internacionales | iContainers

Mudanzas A Argentina – Ahorra 70%

¿Te mudas? 10 consejos para una mudanza perfecta

Cómo empacar para mudarse: 22 pasos (con fotos)

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo