Interiores y habitaciones

5 Secretos sobre la utilización de cuadros de arte moderno en decoración

Al momento de decorar, no solo los mobiliarios importan, también los pisos y el color de las paredes sirven para crear el ambiente ideal que soñamos. A la hora de buscar transmitir parte de nuestro carácter a una estancia y al mismo tiempo hacer uso de herramientas elegantes, nada mejor que un cuadro. En la actualidad, el arte moderno es lo que mejor se integra al mobiliario más eficiente del mercado.

El estilo minimalista y práctico está cada vez más arraigado en nuestro día a día, desde los ordenadores portátiles, pasando por las gaveta invisibles hasta incluso la fachada de la alarma interna, todas esas son cosas que difícilmente pueden encontrar armonía entorno a un gran cuadro vintage, es por ello que los cuadros de arte moderno son la mejor opción, aprenda como elegir el indicado con éste artículo y sobre todo las pautas que debe seguir para no condenar las distintas estancias de su casa a una monotonía visual.

Cuadros de Arte Moderno en la Decoración

cuadros modernos

Cuando el diseño del entorno es moderno, un cuadro de la misma tendencia será ideal para la decoración y ayudará a resaltar aun más el estilo elegido. Sin embargo, el arte moderno puede integrarse incluso a una decoración más clásica. Esto se debe a que algunos artistas a través de su concepto y visión modernas logran emular en cierta forma el arte de antaño.

Tal efecto no se puede lograr con un cuadro antiguo si se intentara integrar a una decoración moderna pues a pesar de que las actuales tendencias hipsters, vintage y steampunk de cierto modo emulan el estilo antiguo, fácilmente se pueden apreciar las diferencias de épocas que las separan de las versiones originales.

Pero ¿Cómo decorar usando cuadros?

La principal y más importante de todas las directrices es elegir un cuadro con el que usted se encuentre a gusto. Si le presentan dos cuadros, uno de ellos le encanta pero tristemente no va con su decoración actual mientras que el otro no le gusta, pero es el que visualmente se adapta mejor a la estación en la que estaría destinado; la mejor opción siempre será elegir el cuadro que le gusta e intentar ajustar el resto de la decoración o en su defecto colgarlo en otro lugar.

Se debe buscar una armonía entre el entorno y el cuadro, pero nunca adquiera una obra de arte que verá todos los días si ésta no le gusta. Lo siguiente es respetar ciertas pautas fundamentales para poder obtener un impacto visual positivo, aunque son consideraciones muy básicas, la verdad es que tienen una gran importancia a la hora de elegir un cuadro, estas son:

  • Tamaño del cuadro
  • La pared y el espacio
  • La colocación
  • Los colores
  • La temática
  • El marco
  • La iluminación
  • Y la cantidad de cuadros

Esas son las principales directrices a tener en cuenta si se quiere tener un buen impacto decorativo. Por supuesto, conocer las tendencias actuales también será de gran ayuda.

Actualmente, debido al auge del estilo minimalista, se recurre mucho a la colocación de un solo cuadro de gran formato como único elemento de la pared. También se tiende a utilizar obras fraccionadas en tres lienzos o más, de tal forma que la imagen final se arma como una especie de rompecabezas, logrando así el efecto en donde “el todo es mayor que la suma de sus partes”.

En estos casos, lo idóneo es que con un foco de iluminación específica ya sea desde un lateral o en lo alto, se haga destacar el cuadro y su significado especial en el espacio que está resguardando. Luces fluorescentes podrían alterar las tonalidades del cuadro pero son las más recomendables para maximizar el concepto de modernismo.

Es importante que ésta clase de obras grandes sean ubicadas al centro de la estación en un espacio amplio y vacío para evitar que su tamaño tenga un efecto sobrecargado en la totalidad del resto de la decoración. Por ello, lo mejor antes de colocar el cuadro sobre la pared es comprobar el resultado de la composición sobre el suelo.

Las tiendas de arte moderno utilizan un software que les permite agregar cualquier cuadro a un ala de su hogar u oficina siempre y cuando lleve una foto de la misma. Si desea salir en búsqueda del cuadro perfecto, esta estrategia puede resultarle muy útil. Sólo asegúrese de que la foto que lleva deja ver la amplitud del espacio en el cual quiere el cuadro y que la imagen sea de buena calidad.

Otro gran consejo es colocar, en lugar de clavos, soportes de madera horizontales, de esa forma podremos alterar la decoración de nuestra casa de una manera más eficiente sin tener que condenar un espacio a lucir de una forma específica por el resto de nuestras vidas. Estos paneles prácticamente invisibles pueden ser usados en muchos aspectos de la decoración minimalista; tanto para libros y otros objetos decorativos, incluyendo acuarios pequeños.

Las repisas flotantes son también un gran ejemplo de lo que es el concepto minimalista hoy en la decoración, colocar estos paneles nos permitirán una rotación de la decoración en nuestro hogar mucho más práctica que los tradicionales clavos.

¿Qué es mejor, óleo, acrílico o acuarela?

Una de las grandes ventajas del arte moderno es que el espectro de materiales que se usan y el tipo de obras definitivamente es mucho mayor que años antes. Limitarse a colgar un lienzo con un paisaje es algo ya obsoleto. Los cuadros de arte moderno pueden ser en papel de fotografía y la nitidez que ofrecen sólo se iguala a la que se consigue en las pantallas de tecnología avanzada.

Es cierto que también se usan texturas muy prominentes en el arte moderno. La pintura ya no es la única forma de darle vida a la obra de arte que irá colgada en nuestra pared, sin embargo, si tuviese que elegir entre un pigmento, entonces lo mejor sería el acrílico pues agrega un brillo a las pinturas que destaca muy bien con la iluminación, logrando así ese impacto visual moderno que buscamos al combinarlo con el resto del mobiliario de la casa en blanco, negro y plateado.

Formas abstractas y coloridas son sin duda las preferidas del arte moderno, pero tenga en cuenta que para poder integrar una obra de este tipo tal vez necesitará la ayuda de un ojo experto, puesto que al ser tan brillantes pueden causar un impacto muy agresivo a la vista.

Las obras sin marco son otra gran tendencia actual, un marco implica menos atención hacia la obra ya que el marco de hecho puede ser una obra de arte por sí mismo. En la antigüedad se buscaba que el marco de la obra entrara en armonía con el resto de la decoración que lo rodeaba, hoy sin embargo, lo que se quiere es lograr esa imagen minimalista. Un marco elaborado sólo logra el efecto contrario y recargaría la escena, sobre todo si se trata de una sola obra dividida en varias piezas.

Referencias

Trípticos Modernos

Comprar Cuadros Modernos

Cuadros Modernos Abstractos en Ebay

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo