Jardín Técnicas de jardinería

Plantando orégano en nuestro propio jardín

¿Alguna vez has pensado plantar orégano en tu casa? Este es conocido como la “la alegría de la montaña”, el Origamun vulgare comúnmente llamado orégano culinario u orégano turco; es un familiar cercano de la mejorana y también se la conoce como mejorana de hipótesis. Si bien en su sabor es parecido a la mejorana; el sabor del orégano es más pungente y tiene algunos toques de menta. Y, de todas las variedades que existen; el orégano griego es recomendado como la mejor para cocinar. De hecho, el orégano griego es uno de los tres ingredientes esenciales en la cocina italiana junto a la albahaca y la mejorana.

Lo mejor de todo esto es ¡Que luego de leer este artículo no tendrás que comprarlo más en un supermercado! El orégano es una planta que puede crecer en el exterior de manera habitual o en el interior de manera perenne. Y hoy en Visita Casas te enseñaremos todo lo que tienes que saber para plantar orégano; ya sea en tu huerta o incluso dentro de tu propia casa, en un jardín vertical o en solitario dentro de tu cocina.

Características principales de la planta

El orégano es una planta cuyo verdadero buen sabor se aprecia cuando está completamente seco; y este hecho puede deberse a su propia naturaleza. Recuerda que se trata de una hierba del mediterráneo; por lo que no requiere un riego delicado, y puede crecer en grava con constante sol.

Específicamente hablando del orégano griego; este puede llegar a crecer 60 cm. Pero, parte de su cultivo, implica controlar su crecimiento; de esa manera tendrás orégano constantemente para darle sabor a tus comidas.

Una de sus principales características es su fuerte aroma. Resulta ser una planta aromática muy útil, tanto para darle un aire fresco y herbario a tu casa o jardín; como para mantener a raya a muchos insectos.

Y, a pesar de llamarse orégano Griego ¡no te dejes engañar! Puedes conseguirlo prácticamente en cualquier lugar; mientras sea un clima cálido, existe una gran posibilidad de que haya una planta de orégano entre las hierbas.

Por eso, aprende a identificarla. Sus hojas son pequeñas, con un borde levemente dentado y estas hojas crecen en cada nudo del tallo. Además, verás que tienen puntitos translúcidos; que es donde están los aceites esenciales.

También es fácil de identificar gracias a su color. Solo las hojas superiores tienden a volverse rojizas, el resto de las hojas; siempre permanecen de color verde.

Una forma más de identificar una planta de orégano es a través de su flor. Aunque naturalmente son de color rosa, tienden a variar entre púrpura y blancas. Se protegen mediante brácteas y, lo más singular de todo; es su aspecto tan diferente al de las hojas.

¡Vamos a sembrar Orégano!

Si has conseguido orégano “salvaje” y te has decidido a cultivarlo en casa para más nunca tener que gastar dinero en el Supermercado al que va habitualmente; esto es lo que debes hacer.

Primero, ten en cuenta la temperatura. Aunque el orégano tolera heladas; lo mejor es realizar el proceso de siembre a finales de invierno y cuando la temperatura esté entre los 18° y 23° C°.

Las semillas las puedes colocar en la tierra de un semillero a 1 centímetro de profundidad. Cuando comiencen a brotar (lo cual suele demorar diez días); puedes entonces trasplantar tu planta de orégano a tu jardín.

Al momento de sembrar en el jardín, ten en cuenta que el orégano necesita espacio para crecer sano. Por esta razón, es necesario que dejes como mínimo 25 centímetros entre el orégano y otras plantas.

De hecho, es mejor que sobre espacio y no que falte; puedes extender esta distancia hasta unos 40 centímetros si te es posible. Y, aunque en el semillero los plantaste a 1 centímetro de profundidad; en el suelo deben ir al menos a 15 centímetros.

Las condiciones idóneas que debe tener el suelo del jardín antes de plantar tu orégano

Preparar el suelo con las condiciones óptimas para el orégano no te será muy difícil. Gracias a su capacidad de adaptarse prácticamente a cualquier suelo, no necesitar casi riego y tampoco fertilizante.

De hecho, si preparas tu propio compost (deberías hacerlo si no lo haces); no necesitarás recurrir a más agentes nutrientes para garantizar la salud de tu orégano.

Eso sí, el suelo debe tener capacidades óptimas de drenaje. En Visita Casas utilizamos rocas para el drenaje siempre que se trata de mantener plantas que requieren esa clase de suelo “seco”.

Y es que el suelo ideal para que el orégano prospere ha de ser uno con una facilidad natural para el drenaje. Si no puedes lograrlo debido a las vaguadas o porque todas tus plantas requieren un riego constante; entonces lo mejor que puedes hacer es utilizar camas únicamente para el orégano.

Regando, cosechando y podando tu orégano

Como ya mencionamos, el orégano no requiere de un riego dedicado, ni mucho menos diario. Pero el verdadero truco está en saber cultivarlo.

Nuestro objetivo principal es poder obtener las especies necesarias para darle un gran sabor a nuestra comida; sin necesidad de conformarnos con las opciones del supermercado. Pero el orégano requiere de una técnica especial para sacarle todo el provecho a la planta.

Lo primero que debes agregar a tu rutina es vigilar su crecimiento y podarlo constantemente. El mejor momento para cosechar algo de orégano es justo antes de que nazcan las flores.

Puedes darte una idea de cuándo debes cultivarlo por su altura; la cual ha de ser por lo menos de 20 centímetros. Y es que, la altura ideal a la que siempre deberías mantener tu orégano es a 15 centímetros.

Muchas personas suelen cortar sus oréganos casi al ras del suelo. Aunque no hay problema con esta práctica, pues el orégano vuelve a prosperar si se mantienen las condiciones adecuadas; lo cierto es que puede ralentizar la obtención de especies.

Claro que, si tienes varias plantas de orégano; entonces no te preocupes por este detalle. Por lo que sí debes preocuparte es por retirar los capullos.

Si tienes plantas aromáticas ya lo debes haber notado. Los capullos de las flores debilitan a la planta; en este caso, no tenemos el orégano por estética sino para cultivo; no necesitas las flores. Así que mantén ese aspecto controlado en todo momento.

Esta es la manera correcta de cosechar

El orégano que cosechamos siempre será una planta con varias ramas ¡pero recuerda! Fresco resulta muy amargo; por lo que, lo ideal, es esperar que se seque para usarlo en las comidas.

La manera de acelerar este proceso de forma natural y efectiva es colgar el ramo que hayas cortado de cabeza. Si tienes un bar o el mismo espacio donde colocas las copas o las ollas; entonces tienes un lugar para colgar tu orégano.

Recuerda que su aroma no es tan fuerte como el del romero o la albahaca; así que no te ahogarás por tenerla allí tan cerca. Claro que, debes garantizar que sea un lugar oscuro. Mientras menos sea la luz natural que reciba, mejor. Por lo que tal vez prefieras colgarlo dentro de la alacena.

Luego de unos días, notarás que la hoja estará totalmente seca. Es en este momento donde podemos cosecharlo para especie. Solo necesitas frotar los tallos con tus dedos haciendo movimientos firmes; notarás como se desprenden las hojas sin mayor esfuerzo. Así tendrás la especie como estamos acostumbrados a comprarla en el supermercado.

Es necesario guardar las hojas secas en un frasco hermético y bien cerrado. Un frasco antiguo de orégano es más que suficiente o, si lo prefieres, otro frasco de vidrio más grande en el que puedas introducir la mano; puesto que estarás cultivando y almacenando orégano regularmente. Lo ideal es que cortes los ramos lo suficientemente grandes; así en otoño/invierno, dejarás que la planta crezca sin podarla, puesto que tendrás reservas en la alacena.

Este proceso de secado y almacenamiento es realmente importante; es lo que acentúa el sabor del orégano al que estamos acostumbrados. Pero podemos utilizarlo para agregarle más sabor a nuestros aceites; solo debes colocar unas cuantas hojas frescas en el ¡y listo!

Enfermedades y plagas más comunes que atacan al orégano

El orégano es una planta poderosa. Los insectos y otras alimañas no suelen acercarse a él; pero eso no lo convierte en una planta de acero. La Colletotrichum spp es la principal enfermedad que ataca a las plantas de orégano. Puedes notar que tu planta está enferma debido a la aparición de manchas que cubren los nudos y entrenudos de los tallos afectados.

También es susceptible a enfermedades causadas por los hongos Botrytis Cinerea y Puccinia Rubsaameni. Estas producen parásitos en la planta que terminan pudriéndola.

El enemigo número UNO del orégano

No son los insectos y tampoco las plagas. Por más extraño que parezca, el principal enemigo del orégano es el agua. Mejor sea dicho, el exceso de agua.

Aunque el exceso de agua siempre es negativo para las plantas; en el caso del orégano tiene efectos negativos mucho más agresivos.

La aparición de hongos y la pudrición sucede mucho más rápido cuando se trata del orégano; por lo que es muy importante tanto el drenaje del suelo, como no exagerar con el riego.

En este sentido, debes evitar exponer tus plantas de orégano a demasiada agua de lluvia; pero el sol es necesario para su desarrollo. Lo que puede complicar tenerlas en el jardín si vives en un lugar donde ocurren frecuentes precipitaciones.

¿Dónde puedes plantar orégano además de tu jardín?

Si tu caso es como el anterior y que acabamos de mencionar ¡Recuerda! Puedes cultivar orégano en macetas dentro de tu hogar.

Aunque sí es necesario la luz del sol; su facilidad para cultivar y el aroma agradable que desprende la convierte en una planta para interiores excelente.

Prepara una maceta con una parte arena una de abono orgánico, compost o humus de lombriz y dos de tierra de tu jardín. Eso sí, no olvides colocar piedras en la base para ayudar el drenaje.

Mueve la tierra y añade más materia orgánica cada 12 meses; esto lo harás con el fin de evitar que la tierra se compacte y pasme las raíces.

Aunque el orégano es una planta que puede vivir fácilmente 10 años; lo mejor es cultivarla de esta manera la mitad de ese tiempo, máximo 6 años. Luego reemplázala por otra.

Recuerda que el mejor momento para cosecharla es antes de que aparezcan las flores y; cuando busques reproducirla, puedes usar uno de estos tres métodos: esquejes, germinación de semillas o; división de la planta.

Usos más populares del orégano dentro y fuera de la cocina

El orégano es una de esas especies importantísimas que no pueden faltar en la cocina. Dependiendo de los alimentos a los que les demos más sabor con el orégano; también podríamos potencia otros de sus beneficios.

En Egipto, por ejemplo; los faraones lo utilizaban mucho como afrodisíaco. Lo que nos da una idea del tiempo que el orégano ha estado en la cocina de los hogares.

Su principal ventaja a nivel culinario, además de su versatilidad; es lo mucho que ayuda a la digestión de los alimentos.

Por esta razón, el orégano es una especie ideal para cocinar comidas que por su carga de carnes o carbohidratos; son generalmente difíciles de digerir.

Conforme nuestra edad aumenta, las enzimas estomacales se tornan “flojas”; así que cocinar utilizando orégano te será de gran ayuda para combatir la acidez, gases y acelerar el metabolismo.

Fuera de la cocina, el orégano es una planta perfecta para elaborar infusiones; y no tanto para tomarlas, sino para hacer inhalaciones cuando tenemos problemas de congestión nasal.

Su poder como antibiótico la está convirtiendo en una planta de autoridad; gracias a sus aceites esenciales, se ha podido combatir efectivamente diversas infecciones. Todo ello sin correr riesgos de efectos secundarios.

Por último, fuera de la cocina; el orégano es en sí una excelente planta para resguardar tu jardín. Al estar colocada tan lejos del resto y no necesitar un constante riego; puedes plantarla incluso fuera de la valla de tu jardín.

No solo lograrás un look más verde en el exterior; sino que evitarás que muchos grupos de insectos invadan tus plantas más delicadas, todo gracias al aroma del orégano.

Referencias:

  1. Cultivar orégano en el jardín de casa
  2. Cómo cultivar tomillo y orégano
  3. Hierbas aromáticas en su propio jardín
  4. Cómo hacer un huerto de plantas aromáticas y medicinales


Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo