Sanidad en el hogar

Ovulación femenina: conocimientos básicos

El nacimiento de un niño es una ocasión memorable, ya sea el primogénito o el séptimo hijo. La salud y la crianza de un recién nacido depende de la preparación de la madre y la manera en que maneja este delicado asunto. Podremos leer o ver videos acerca del nacimiento de los niños, pero es una experiencia que tiene mucho peso involucrado.


El primer paso podrá entender la anatomía femenina en la manera en que funciona durante las distintas fases del nacimiento. La ovulación es una de estas fases del ciclo menstrual, que es cuando el óvulo o huevo es liberado de los ovarios. Si el óvulo se encuentra con el esperma masculino en este viaje a través de las trompas de Falopio, entonces se lleva a cabo la concepción. Esto suena simple, pero la ovulación depende de la interacción entre glándulas y hormonas. Esta puede ser una razón por la cual algunas mujeres no pueden concebir. La glándula que afecta a la ovulación se llama hipotálamo, utilizando sus hormonas para comunicarse con la glándula pituitaria, conocida como la glándula maestra del sistema endócrino. A cambio, la glándula pituitaria produce hormonas luteinizadas (LH) y FSH. Los altos niveles de LH causan ovulación a los dos días. El ciclo continúa con los folículos maduros siendo soltados por el óvulo hacia la cavidad peritoneal y luego hacia las trompas de Falopio, y de allí hacia el útero. Si el óvulo no se encuentra con el esperma en las primeras 24 horas, entonces se muere.

La ovulación ocurre dos semanas antes del principio del ciclo menstrual una vez por mes hasta que ocurre la menopausia, momentos después del cual no podrá haber ningún tipo de embarazo. Algunos cambios ocurren en la mucosa cervical, que se vuelve resbaladiza y suave, y estos cambios son acompañados por dolores generales o localizados. Algunas veces hay una demora o desviación de los 24 a 35 días en el ciclo menstrual, o se experimenta una ligera fiebre de las mujeres que siguen métodos de planificación familiar naturales. Esto las lleva a confundir a la ovulación con los síntomas pre-mensuales, si se acompañan con dolores y cambios en el cuerpo. En vez de tratar de adivinar, la ovulación debería ser confirmada con artículos disponibles en el mercado o a través de pruebas de sangre o ultrasonidos de embarazo. Una vez que usted está segura, se recomienda tomar precauciones para evitar los abortos espontáneos o el sangrado. Ser una madre es algo natural que debería disfrutarse, y que deberíamos recibir en cualquiera de sus ciclos.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo