Tecnología aplicada al hogar

Ganando tranquilidad al utilizar detectores de intrusos en casa

Nuestra casa es nuestro santuario. La frase “No hay lugar como el hogar” lo expresa de la mejor manera posible. Y es que, a diario, siempre suele suceder algo que nos hace sentir incómodos o, en el mejor de los casos; ocurre una simple tontería que dejamos pasar.

Sin embargo, cuando llegamos a casa, una extraña sensación de confort y seguridad nos cobija y es allí donde recargamos fuerzas para enfrentar otra vez al mundo a la mañana siguiente. Nuestro hogar es tranquilidad, paz, seguridad. Al menos así debería serlo.

Desafortunadamente, en la actualidad ocurren muchos crímenes y, a pesar del esfuerzo de los agentes de la ley; pareciera a veces que los criminales fuesen más atrevidos.

Desde incómodos “halagos” en la calle hasta un joven nervioso y desesperado por conseguir dinero. La delincuencia y los asaltos son una realidad presente en prácticamente todas las sociedades, pero, ¿qué sucede cuando incluso en nuestra propia casa no nos sentimos seguros?

Cuando la puerta principal o la reja exterior parece no ser suficiente para difuminar la sensación de inseguridad; nuestros momentos dentro de lo que se supone es nuestro santuario de paz comienzan a corromperse. Por eso, hoy en Visita Casas queremos compartir contigo las medidas y precauciones que debes tomar para luchar contra esa sensación y, al menos dentro de tu casa; poder vivir unos momentos de paz lejos de todo y de todos.

Dando Prioridad a la Seguridad en el Hogar

Hablamos de cómo nuestro hogar nos hace sentir seguros y en paz, no obstante; pequeñas circunstancias pueden arruinar incluso eso. Ya sea porque a un vecino lo despojaron de sus pertenencias llegando a casa o porque unos vándalos traspasaron la propiedad privada de alguien cercano a nosotros.

La inseguridad no es sólo una realidad que se mide con estadísticas, la inseguridad también es una sensación. Es el cómo percibimos a los extraños que nos rodean y cómo nos hacen sentir esos callejones oscuros en las calles que solemos transitar.

Cuando esa sensación traspasa las puertas de nuestro hogar, resulta casi imposible conciliar el sueño y es que, ¿cómo alguien puede dormir sabiendo que podrían entrar a su casa o estarlo vigilando desde afuera?

No es de extrañarse que tantas personas vivan bajo un constante estrés, y que las chicas jóvenes en algunos países teman siquiera asomarse a las ventanas de sus casas durante la noche.

Para luchar contra esta sensación y al mismo tiempo tomar acciones efectivas en contra de la inseguridad. Lo mejor es utilizar detectores de intrusos en casa.

Combatiendo el crimen en todo momento con los detectores de intrusos

Los detectores de intrusos son la kryptonita de los ladronzuelos e incluso de los ladrones profesionales. Los ladrones buscan víctimas vulnerables, aisladas. Es por ello que existe otro dicho muy conocido que es “estaba en el lugar equivocado y en el momento equivocado”.

Y eso se refiere a un lugar oscuro, solitario, aislado y sin vigilancia. Por ello, es nuestro deber hacia nuestro hogar y nuestras familias; el evitar que esas circunstancias se conviertan en adjetivos que definan nuestra casa.

Los detectores de intrusos de hoy en día se encargan de transmitir a todo transeúnte la siguiente frase:

estás siendo observado

Cosa que los delincuentes odian pues, aunque no todos lo admitan; delinquir es algo que produce vergüenza en el corazón de las personas. Tanto en el corazón del ladrón como en el de la víctima; el ser humano no nació para dañar a su prójimo, por esa razón, cuando alguien que comete un delito es confrontado, incluso por una cámara de vigilancia, no puede evitar sentir vergüenza. Así como la víctima no puede evitar sentir algo de pena por su agresor.

Los detectores de intrusos no se limitan a las cámaras

Muchas personas instalan cámaras de circuito cerrado para mantener siempre un “ojo” sobre sus casas, sin embargo; las cámaras suelen ser fácilmente localizables.

Debido a su nivel de exposición, sobre todo las exteriores; algunos delincuentes encuentran emocionante el acto de la “infiltración” e incluso del vandalismo. Estudiar las cámaras, sus puntos ciegos y cómo burlarlas; todo ello suele ser un juego para los delincuentes juveniles.

Por esa razón, a continuación que remos compartir distintas alternativas para la detección de intrusos que pueden ser utilizadas en casa y en los alrededores.

Sólo ten en cuenta que, todos los detectores de intrusos deberían, estar de alguna manera; vinculados al sistema de alarma de la vivienda, que es la principal forma de comunicarle a las autoridades que un intruso a ingresado a nuestra casa.

Sensores de presión

Muy populares en los países desarrollados, los sensores de presión son la nueva manera de iluminar ciertos lugares del hogar.

La típica bombilla con cordón dentro del closet o el interruptor junto a la puerta para ver el exterior o para iluminar la ante sala. Todos ellos están siendo suplantados por sensores de presión en el suelo que se activan cuando cierta cantidad de peso es distribuida de una manera específica sobre ellos; causando así, que se enciendan las luces.

No obstante, encender luces no es lo único que pueden hacer. Los sensores de presión pueden ser vinculados a un sistema de alarma totalmente independiente del tradicional como una capa adicional de seguridad.

Son excepcionalmente eficientes para ser utilizados en aquellas entradas potencialmente vulnerables (ventanas, puertas traseras); y su capacidad para pasar desapercibidos como una alfombra los convierte en una opción perfecta.

Rayos láser

Similar a las películas de espías, los intrusos hoy en día se enfrentan al más avanzado sistema de detección por rayos láser o infrarrojos.

Utilizando la misma tecnología imposible de evitar que se utilizan en dispositivos de juego inocente como el Kinect; los infrarrojos son la alternativa perfecta para los exteriores y el jardín trasero.

Gracias a su configuración personalizable, esta tecnología puede distinguir entre animales y personas (aunque estén tratando de moverse como animales); por lo que la mascota de la casa o cualquier ave que pase casualmente por el lugar, no activarán la alarma.

No es conveniente tener este tipo de detector de intruso dentro de la casa. Podría disparar la alarma fácilmente sólo porque alguien decidió y al baño o la cocina en medio de la noche. Lo ideal es evitar tener que interactuar con la alarma para poder caminar tranquilamente por los pasillos del hogar.

Un guardián vivo

El perro es el mejor amigo del hombre. Y los perros debidamente entrenador son monitores de seguridad infalibles.

Un perro guardián es un baluarte de la seguridad inquebrantable. No pueden ser sobornados con juegos, mimos ni comida. No ladrarán ante cualquier disturbio causado por un animal u otro detalle menor. Además, no simplemente dan la señal de alarma; actúan en función de proteger al hogar y la familia.

¿por qué invertir en tecnología cuando puedes invertir tu dinero en un amigo que no sólo te protegerá; también te amará?

Vale la pena formularse esa pregunta antes de instalar un sinfín de cámaras.

¿Dónde colocar los detectores de intrusos en casa?

Este es un factor muy importante. La localización de los detectores de intrusos, marcarán la diferencia entre notar la presencia de alguien peligroso/sospechoso y; alertar tanto a la familia dentro del hogar como a la compañía de alarmas encargada de enviar a la policía en caso de alguna irregularidad.

No obstante, son muchas las llamadas de falso positivo que recibe la policía debido a que una alarma se activó y nadie la desactivo dentro del tiempo reglamentario. Para evitar hacer perder tiempo a los agentes de seguridad, lo mejor es saber dónde colocar los detectores de intrusos.

Debes tener en cuenta que: un intruso no tiene como primera opción la puerta principal. Romper una brecha de seguridad es algo que los intrusos prefieren hacer sin ser observados; agacharse en frente de la puerta principal no es lo habitual. Es necesario entrar en la mente de estos vándalos para saber dónde debemos centrar nuestros esfuerzos.

Lo primero es: conozca su vecindario. Algo muy simple de hacer y que tomará menos de cinco minutos. No se trata de conocer precisamente a los vecinos, no. Se trata de saber qué luces en la calle no funcionan correctamente o no funcionan en absoluto.

También es importante tener en cuenta la disposición de las cámaras en la calle, así es como se estudia una posible ruta vulnerable por la cual los delincuentes podrían transitar sin ser vistos.

Teniendo en cuenta esa información en el exterior. Es tomar en cuenta la ubicación de las cámaras y, hacia dónde deberían estar constantemente vigilando.

Las cámaras siempre deben disimularse lo mejor posible

Las cámaras de seguridad, mientras más altas estén y más pequeñas sean; más difíciles de localizar serán para los intrusos. Si no pueden llegar a ellas para bloquearlas y debido a la altura tienen visión panorámica completa; eso bastará para ahuyentarlos.

Es bueno incluir cámaras en las paredes exteriores de la casa. Gracias a estas cámaras que vigilan puntos ciegos de las que están en el exterior; se podrá tener una imagen clara del intruso, tanto cuando entra como cuando sale.

No todas las cámaras deben ser colocadas en las alturas. La visión de pájaro de las cámaras puede ser burlada por simples piezas de ropa. Gorros, anteojos, sombreros; muchas prendas de vestir evitan a diario que se pueda identificar la identidad de personas sospechosas.

Por esa razón, es importante que algunas cámaras sean colocadas discretamente en lugares que queden a la altura del rostro o un poco más debajo de la persona promedio.

Vincular el sistema de alarma al teléfono

Los intrusos suelen buscar casas vacías. Se requiere de algo de tiempo burlar las capas de seguridad, pero es algo que puede hacerse; sobre todo cuando alguien no está vigilando constantemente. Pero cuando nos apoyamos en la tecnología para combatir a estas personas indeseables, es muy poco probable que logren salirse con la suya.

Con el sistema de cámaras y alarma vinculado al teléfono inteligente, es fácil ver cuando alguien activa o desactiva la alarma.

Si estando en la oficina, o en un restaurante recibes una notificación de que la alarma ha sido desactivada; fácilmente puedes llamar a todos los miembros de la familia que tienen acceso y preguntar “¿tú desactivaste la alarma de la casa?”

Utiliza un mensaje de difusión y, si nadie da una respuesta positiva; entonces podrás llamar a la policía o a la compañía de alarmas para alertarlos sobre la presencia de un intruso que de alguna forma obtuvo acceso a la contraseña.

No tengas miedo de probar nuevas tecnologías y detectores de intrusos en casa; recuerda que gracias a ellos podrás brindarle una sensación real de seguridad a tu familia.

Referencias:

Sistemas de Alarmas de Detección de Intrusos

Una introducción al Sistema de Detección de Intrusos

Mejor sistema de seguridad, Detectores de intrusos

Todas las imágenes son cortesía de: pinterest.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo