Accesorios decorativos Manualidades hogareñas

Historia del crochet

Son muchas las teorías que se han levantado con respecto al origen de la técnica de tejido Crochet. Muchos remontan su historia a la China a principios del siglo XVI, no obstante; alegan también que en aquel entonces utilizaban los dedos y todo tipo de material para tejer en lugar de la tradicional aguja y textiles que hoy se conocen.

Lo que sí es cierto es que, la historia del crochet como lo conocemos en la actualidad, comienza en Europa a mitad del siglo XVII; todo gracias a la velocidad con la que ganó popularidad en ese entonces donde las personas estaban tan enfocadas a las bellas artes. Nosotros en Visita Casas no queremos ser una fuente más de información no tan fidedigna con respecto a sus orígenes. En cambio, hoy queremos hablarte de cómo el crochet ha ido evolucionando a través de los años; todo para convertirse en algo más que uno de los tantos hobbies de las mujeres hogareñas. Y es que tanto hombres como mujeres hoy en día, están aprendiendo y utilizando el crochet como una fuente alterna de buenos ingresos.

Una hermosa disciplina que no ha dejado de crecer en popularidad

Crochet

Crochet

Todas las modas tienen algo en común: todas pasan de moda. Sin embargo, los tejidos hechos con la técnica del crochet se caracterizan por no ser una simple moda; son parte de nuestra cultura como seres humanos. Una de las tantas formas de artesanía que nos define como especie.

Y es que aunque muchas personas no conozcan esta disciplina por su nombre, la gran mayoría sabe apreciar con ojos maravillados una pieza tejida con aguja y estambre; o cualquier otro material válido para la técnica del crochet.

Nosotros en Visita Casas en un principio no teníamos la más mínima idea de cómo hacer tales diseños. Luego nos dimos cuenta que es una disciplina no tan fácil de aprender pero; la sensación de satisfacción que queda al ver una pieza terminada y que ha sido confeccionada por tus propias manos, esa sensación es invaluable.

Fue así como aprendimos que el crochet y sus técnicas pueden tener una historia incierta; pero cada persona que se decide a practicar aporta algo,  la complejidad de los intrincados lazos y variantes en los tejidos del crochet, todos son parte de una historia que nos cuenta aquel quien teje.

Es por esa razón que hoy queremos hacer homenaje a varios de los diseños más hermosos, prácticos y que todos quisieran tener; incluso aquellas personas que no tienen idea de lo que es el crochet; basta con mostrarle alguno de los siguientes diseños para que inmediatamente quieran una de dos cosas: hacerlos ellos mismos o comprarlos a alguien que sepa cómo hacerlos.

Porque una de las mejores cualidades del crochet es que permite personalizar cada pieza como ninguna otra fábrica de ropa o accesorios lo haría por su cliente ¿Puedes entender ahora por qué hay personas que viven de sus diseños?

Ropita de bebé tejida al estilo crochet

Aunque realizar tus diseños para disfrute personal es muy lindo, la única forma de saber si tu trabajo es lo suficientemente bueno para significar una entrada adicional de dinero es saliendo de tu zona de confort.

¿Pero cuál mercado elegir? Con tantas vallas publicitarias inmensas y un nuevo concepto de lo que es moda actual en cada estación ¿quién podría mostrar interés por tus diseños de crochet?

Pues la respuesta a esas preguntas es: el mercado neonatal. La ropa de bebé de “marca” que venden en las tiendas tienen todas algo en común: son extremadamente costosas. Así ha sido desde hace mucho tiempo. Una pequeña pieza de ropa con un enorme costo en la etiqueta y que le servirá al bebé durante unos pocos meses.

Por esa razón, enfocar tus diseños al público de los bebés recién nacidos es la mejor manera de darte a conocer, ayudar a los nuevos padres y; sin abusar, llenar tus bolsillos con un buen dinero honestamente ganado.

Pero ¿cómo puedes iniciar tu pequeña empresa?

Pues decir que a través de las redes sociales digitales o a través de la amiga de una amiga que acaba de dar a luz; no suena a un plan tan contundente. La mejor manera de hacer de esto un negocio lucrativo (al igual que con todo negocio) y que pase a la historia del crochet; es vendiendo una experiencia, no un producto.

Y la experiencia de la que hablamos es aquella que les brinda un diseño en particular de crochet a los bebés prematuros. Verás, gracias al sinnúmero de ecografías se ha podido comprobar que los bebés en el útero muchas veces se topan con el cordón umbilical; de vez en cuando lo sujetan y gracias a ese contacto encuentran la calma.

Conforme pasan los meses, el cordón se vuelve algo que simplemente ignoran e incluso les comienza a estorbar, es decir; emocionalmente hablando, el bebé se ha desprendido del cordón. Sin embargo, en el caso de los bebés prematuros la necesidad de ese contacto y de estar en un entorno lo más similar al útero para evitar un shock por híper estimulación; se vuelve prioritario.

Es por ello que, tras varios años de estudio; muchos hospitales alrededor del mundo comenzaron con la iniciativa de dar a los bebés prematuros pulpos de crochet. La idea comenzó en Dinamarca cerca del año 2013; y desde entonces se ha ido popularizando por su efectividad.

Muchos pulpos son otorgados a hospitales por voluntarios, sin embargo; los diseños más populares llaman la atención de los padres y terminan contactando a las personas que tejen aquellos que más les gustaron. Es decir, puedes hacer una donación para ayudar a un bebé a superar la llegada a este mundo, y al mismo tiempo pasar a formar parte de la historia del crochet en las maternidades.

Centros de mesa hechos en crochet

Un centro de mesa puede significarte un puesto en la historia del crochet si sabes a quien ofrecerlo. Y es que los centros de mesas hechos con estos diseños encuentra una pareja perfecta en un estilo de vestido muy especial: los vestidos de novia tejidos a crochet.

La originalidad es algo que toda novia quiere en su vestido de “una sola vez”; es por ello que el tejido crochet es tan popular entre los organizadores de bodas y las futuras novias. La versatilidad de los diseños permite elegir exactamente lo que se quiere para la decoración y no conformarse con tantas cosas prefabricadas.

En un espacio de 30 a 40 mesas para una boda, esa misma cantidad de centros de mesa pueden ser elaborados con suficiente tiempo gracias a la manera en que se gestionan todas las festividades de las bodas. Y es que nadie quiere una boda a las carreras sino todo bien planificado.

Cuando ya has practicado lo suficiente haciendo tus propios diseños de crochet; notarás entonces que puedes manejar perfectamente esa cantidad de diseños únicos de centros de mesa. Pero es aquí donde comienzas a intentar ir más allá.

El crochet sustituyó en su momento a los encajes y, si muestras un repertorio de diseños hermosísimos en blanco inmaculado; puede que la novia coloque el diseño de los centros de mesa en segundo plano y te pida un vestido entero, en  especial si ya has hecho algún vestido antes.

Son muchas las personalidades que han vestido de blanco y en crochet. Basta con mostrarles esos antecedentes a los interesados para poder convencerlos de usar tu diseño; al mismo tiempo, contar con alguien que pueda personalizar la decoración es algo que las empresas organizadoras de bodas valoran mucho, por lo que el trabajo con los centros de mesa de seguro te será más que lucrativo.

¡¿Quién sabe si tus centros de mesa terminen siendo usados en la boda de alguna figura importante de la farándula o la política?!

Diseños para contar tu propia historia

Ya habíamos dicho en líneas anteriores que la historia del crochet es muy turbia como para atribuirle la ingeniosa técnica a una sola persona. Es en sí la suma de muchas culturas y técnicas que han sido adaptadas a lo largo del tiempo.

Una de las historias más sorprendentes del tejido es la de Sophea Pheach; quien tras haberse exiliado de su país natal cuando era niña huyendo de la dictadura y la masacre de su pueblo; regresó años después para reconstruirlo a través de una de sus tradiciones y que hoy le puede devengar ganancias de hasta 200.000 Euros por vestido.

Pero si fueses a narrar tú historia entonces ¿cómo lo harías? ¿A través de vestidos, mandalas, ropa de bebé? te propongo un trato. Nosotros, Visita Casas, te diremos cómo usamos el crochet para transmitir nuestra visión; un estilo práctico y minimalista o un estilo más elaborado que recuerda a la edad de oro y la época Vintage.

Monederos y estuches para el maquillaje

Definitivamente dos estuches tejidos a crochet que necesitábamos con urgencia en Visita Casas. Y es que tener que revolver la cartera para buscar las monedas que sabes que están allí porque las escuchas sonar pero no las consigues, es terrible.

O querer retocarse el maquillaje pero no conseguir lo que estás buscando porque la puerta a la dimensión desconocida decidió hoy abrirse en el fondo de la cartera; esos escenarios me frustraron a mí personalmente cuando salía con mis amistades. El problema era que, por más que buscara un estuche porta maquillaje que se viera bien y protegiera al polvo compacto de los impactos; no conseguía uno que me gustara.

Fue entonces cuando observé un Mandala en una de las tantas casas que me tocó visitar. Al principio creía que era una pintura, pero al acercarme noté el relieve y las texturas; fue entonces cuando le dije al resto del equipo Visita Casas “tenemos que aprender a hacer eso”

Así comenzamos a practicar y, al cabo de dos meses ya había tejido mi estuche para el maquillaje. Pensarás que luce como algo hecho por la abuela, pero lo cierto es que cuando aprendes que puedes tejer prácticamente cualquier forma y personalizar esa forma como sea que quieras; el crochet se convierte en una actividad no sólo relajante, sino una forma de hacer catarsis, desconectarte del mundo y ganar dinero a través de tu propio trabajo creativo.

Luego confeccioné el monedero (rosado con una kitty de lazo amarillo) y desde entonces tengo mi cartera más ordenada; es decir, sigue siendo un desastre, pero ahora por lo menos no me pierdo yo en el desorden. También hice un porta anteojos, mucho mejor que el estuche plástico en el que vinieron.

Pero esta es sólo una pequeña parte de la historia del crochet desde la perspectiva de Visita Casas ¡Anímate, cuéntanos la tuya y comparte tus diseños!

Referencias

Punto Bajo (SINGLE CROCHET) – Curso Básico de crochet

Crochet paso a paso para principiantes – Puntos básicos

Crochet Para Principiantes ( Para el que nunca lo ha hecho)

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo