Alquiler de casas Decoración de casas

Considere la posibilidad de tener un compañero para ahorrar en la renta

Una de las decisiones importantes a tener en cuenta al momento a alquilar, es contemplar la posibilidad de tener o no un compañero de cuarto. Un compañero de cuarto puede mejorar significativamente su situación o empeorarla drásticamente; dependiendo de una serie de factores. Estos factores incluyen la compatibilidad de los compañeros; la habilidad de pagar la renta y la habilidad de ayudar en las tareas del hogar.

Aunque de los tres antes mencionados, ahorrar en la renta es definitivamente el punto a simple vista más importante de todos; lo cierto es que al final de cuentas no todo se resume al dinero en la convivencia diaria. El dinero que no vayas a gastar, puede no ser suficiente cuando lo pones en una balanza en contra de tu tranquilidad y paz mental.

Por eso, a la hora de elegir quien sería tu compañero de piso; lo mejor es que tomes al pie de la letra cada una de estas consideraciones de las que hablaremos a continuación. Tal vez algunas ya las hayas comprobado, otras puede que no se te hayan pasado por la mente. Pero al final, y antes de decirle a esa persona “vamos a rentar un lugar juntos”; es tu deber comprobar toda esta lista de cosas.

Saber convivir trae sus beneficios

Si ser un buen vecino trae grandes ventajas dentro de la comunidad, no debería sorprendernos el hecho que, si sabemos cómo convivir en familia; podamos tener un compañero de apartamento gracias al cual podamos lograr grandes avances en nuestros proyectos futuros.

Y esto no se debe a que esa persona nos esté prestando directa y activamente su ayuda para el cumplimiento de nuestras metas; todo se debe a la manera en que un compañero de piso nos puede aligerar la carga en lo que respecta a todas las cosas triviales.

Cuando podemos enfocarnos en lo que realmente importa porque el resto de las cosas se solucionan prácticamente solas; es allí cuando comenzamos a crecer en todos los aspectos de nuestra vida que realmente importan.

Y para poder llegar a ese punto, la clave está en saber convivir. Desde saber tolerar hasta poder hacer concesiones, pero nunca sin ceder nuestros derechos sino poniendo límites fáciles de comprender y de entender; la buena convivencia en equipo nos brinda esa base a nivel personal que todos necesitamos.

Pero ¿Cuáles son los bloques que constituyen esa base para que dos personas puedan vivir bajo un mismo techo? Aquí en Visita Casas los enumeramos, pero ten en cuenta que el primero y más importante de todos es: la buena disposición a compartir los beneficios del lugar.

Compatibilidad de horarios

Lo primero que debes tomar en cuenta es si los horarios de trabajo y de vida cotidiana los afectarían de manera negativa. Lo cierto es que para cada caso puede ser distinto. Si tu compañero tiene un horario de trabajo nocturno, entonces necesitará dormir gran parte de la mañana e incluso de la tarde; puede que durante este tiempo tú estés en tu trabajo.

En estas circunstancias, serían vecinos que coinciden de vez en cuando, pero la mayoría del tiempo; ambos tendrían la casa para su entera disposición individual. Esa clase de privacidad es genial cuando se quiere, siempre y cuando los hábitos del otro no incomoden a quien viene llegando con mucho cansancio acumulado.

Otro beneficio de esta diferencia de horarios es que, aunque pasen gran parte del tiempo durmiendo o descansando; el lugar nunca estaría vacío, cosa que viene perfecta pues es como contar con vigilancia las 24 horas del día.

Sin embargo, al tener estilos de vida y de horarios distintos; la distribución de los quehaceres en el hogar puede ser algo difícil de organizar. Cuando dos personas tienen el mismo horario, por lo general suelen tomar los fines de semana o las horas nocturnas para la lavandería u otra actividad de limpieza.

Con horarios tan distintos, puede que los días libres de uno coincidan con el horario de descanso del otro; y es en esos momentos donde esa privacidad “falsa” se viene abajo que las cosas se pueden poner de mal tono.

¿Mismo sexo o sexo opuesto?

Hoy en día no se trata solamente de si debes elegir un roommate del mismo sexo o del sexo opuesto; también es importante tener en cuenta si tienen o no la misma orientación sexual.

En ambos casos existen ventajas y desventajas. Lo importante a tener en cuenta es que no deberías fijar tus expectativas según los estereotipos actuales. Convivir con una chica no debería fijar tus expectativas en que tendrás a alguien que cocine, haga los quehaceres y; en líneas generales, que te atienda.

Si por el contrario convives con un chico, no deberías fijar tus expectativas en que sea como un perro guardián o protector, tampoco esperes tener a un albañil, plomero y electricista todo en uno.

Cuando ambos tienen el mismo sexo, pequeños detalles como compartir algunos productos de higiene personal e incluso ropa; puede ser algo muy útil para ambos ya que se trata de un agregado de versatilidad y una ampliación delas posibilidades. Eso sí, siempre y cuando existan límites.

La vida sexual también es algo que deben tener en cuenta. Personas del sexo opuesto, pero no que no pareja puede ser motivo de celos e incluso de rumores; es importante que ambos lleven a sus parejas y las presenten formalmente.

El tamaño sí importa, el tamaño del lugar a rentar

Por lo general, es más sencillo para dos personas lidiar con los gastos de un lugar grande que, para una sola persona; cubrir los gastos de un lugar pequeño.

La diferencia del precio de los servicios no suele ser mucha cuando son dos personas; al menos que uno tenga el hábito de tener encendido el aire acondicionado 24/7; pero generalmente hablando, el alquiler dividido de un lugar grande es menor al alquiler de un lugar para una sola persona.

Por esa razón, es importante que no se sientan cohibidos a la hora de elegir un lugar que tenga dos pisos. Si ambos pueden contar con habitaciones separadas no sólo por las paredes sino por un piso entero de diferencia; a la larga el único lugar que deberán compartir realmente será la cocina y la zona de lavabo; y tal vez ni siquiera la segunda, en tal caso que uno de ustedes prefiera la lavandería local.

Pero lo mejor de tener un lugar más grande es que el nivel de privacidad y la libertad; para ejercitarse en casa o hacer reuniones con amigos y familiares serán mucho mejor que la libertad que pudieras tener si estuvieras viviendo en un lugar acondicionado para una sola persona.

¿Cuándo NO deberías considerar un compañero para ahorrar en la renta?

Aunque tener un lugar mucho más grande puede incluso ser genial para los inquilinos que comparten piso; pero tienen sus parejas; llega el momento en que todo ese espacio y la diferencia de horarios que los separa no es suficiente.

Como inquilinos que conviven ambos tendrán algo en mente que es muy cierto “esta es mi casa”; ambos estarán pagando por todas las ventajas y servicios; por lo tanto, ambos tienen derecho a sentirse cómodos dentro de ese espacio por el que pagan. Pero ¿cómo sentirse realmente cómodo cuando hay una tercera persona todo el tiempo?

Cuando la pareja de alguno comienza a estar más presente de lo usual y, cuando incluso está allí a pesar de que el inquilino no está; comienza a existir una tensión que es imposible de negar. “No se puede tapar el sol con un dedo”

Por ello, si estás planeando tener una relación seria con una persona en donde incluso se haya tocado el tema del matrimonio o los hijos; entonces es momento de aceptar que ya has superado la etapa de los roommates; y que tu nuevo compañero de piso debería ser tu pareja.

Aunque hoy en día es muy común que las parejas jóvenes prefieran alquilar una vivienda con un contrato extenso; lo mejor es no descartar nunca la posibilidad de tener una vivienda propia. Es cierto que, como pareja moderna, lo más seguro es que ambos tengan un trabajo estable con el que puedan costear los gastos de alquiler de una vivienda grande; sin embargo tener hijos mientras se vive como inquilino no es lo más cómodo.

Referencias:

¿Roommate? Cómo hacer que la experiencia no sea un tormento

8 reglas básicas para tener un roomate

Manual de etiqueta para roommates

Todas las imágenes son cortesía de: google.com

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo