Consejos decorativos

Contrato para empleada del hogar: 7 Consejos para evitar problemas

Los quehaceres de la casa son realmente una labor muy exigente por sí mismos, de eso no hay duda. Sin embargo, en esta era moderna en donde además de tener que lidiar con las responsabilidades dentro del hogar; las mujeres también se encargan de salir a trabajar, resulta casi imposible lidiar con estos oficios caseros. Es allí donde entra en escena una empleada del hogar.

Este es un trabajo que ha cobrado mucha popularidad en los últimos años. Una manera en que las amas de casa han encontrado una entrada de dinero adicional; administrando su propio tiempo y gestionando su cartera de clientes.

Y es que una empleada del hogar hoy en día puede no centrarse en un solo hogar; sino prestar sus servicios en varias casas en distintos días de la semana. No obstante, por más fantástico que pueda resultar tener un par de manos extras; debes tener mucho cuidado al momento de contratar este tipo de empleadas domésticas.

Hoy en Visita Casas te daremos 7 consejos muy útiles si planeas contratar a una empleada para tu hogar; imprímelos o toma nota, pero manténlos cerca al momento de hacer el contrato.

¿Es necesario un acuerdo escrito para contratar una empleada del hogar moderno?

Puede que te parezca una exageración, pero lo cierto es que no se puede ser demasiado formal; ni demasiado precavido. Contratar a una empleada doméstica puede hacerse de dos maneras, siendo una más popular que la otra dependiendo del país:

  • A través de una agencia
  • Por recomendación

A través de una agencia es una de las formas más “seguras” si se quiere decir así. Sin embargo; el lado negativo de estas agencias es que manejan sus propios contratos con cláusulas que no suelen ser del todo imparciales.

Al menos por nuestra propia experiencia, podemos decirte que; las agencias de empleadas domésticas siempre velaran primero por la reputación de su imagen antes que por tu seguridad y la de su empleada.

No se trata de una cuestión de costos, que sí suelen ser un poco más elevados que si contrataras a la persona directamente; pero el contrato suele ser muy unilateral, apuntando siempre a proteger la imagen de la agencia en caso de inconvenientes.

El otro método es por recomendación, la típica frase que de seguro ya has escuchado y que dice: Yo conozco a una señora que le limpia la casa a una amiga mía; me ha dicho que es buenísima en su trabajo.

Woman by the kitchen sink --- Image by © Royalty-Free/Corbis

Y es que, para una empleada del hogar; su mejor carta de presentación y currículo, son sus referencias. Pero lo cierto del caso es que ni la agencia ni las referencias personales verbales; representan una suficiente seguridad a nivel legal, al menos no como lo hace el viejo acuerdo escrito.

Recuerda: un acuerdo escrito entre dos personas no tiene que ser obligatoriamente un documento notariado para tener valor y peso legal. Por esa razón; aquí te damos los puntos más importantes que debes destacar en el contrato/acuerdo que firmes con la futura empleada.

#1 Horario, obligaciones y salario por hora

Muchas empleadas domésticas con experiencia tienen un horario ya prestablecido, como cliente; tú debes adaptarte a la disponibilidad de la futura empleada doméstica.

Sin embargo, para evitar que ese horario fijo se convierta en una desventaja para ti; debes establecer claramente que, las obligaciones a cumplirse dentro de ese lapso de tiempo, deben ser cumplidas.

Es cierto que algunas tareas demandan horas extras; pero ten mucho cuidado al momento de contratar. Muéstrale a la futura empleada cuáles serían los trabajos y labores a hacer; conversa con ella y aclaren si podrá o no cumplir con todas esas obligaciones en el horario establecido.

Si afirma que puede hacerlo, entonces establece que: la empleada no puede retirarse hasta que todas las labores previamente acordadas hay sido cumplidas de manera satisfactoria. Si se da el caso de que una jornada laboral no es suficiente; entonces podrían acordar el precio de las horas extras u otro día en que pueda ir a tu casa en la semana para terminarlas.

Sea cual sea el caso; debes establecer que no solo se trata de cumplir con un horario, se deben realizar todas las labores.

#2 Establecer permisos para poder grabar

De preferencia, deberías estar allí cuando la empleada del hogar esté presente. Pueden hacer los trabajos de la casa en colaboración, o simplemente puedes descansar; pero lo ideal es que la empleada nunca esté sola en la casa o solamente con los niños.

Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que ese escenario se ocurra. Pensando en esa posibilidad y en otras más, establece que la empleada te dé permiso para filmarla durante su jornada laboral; no de manera hostigadora, sino a través de las distintas cámaras de seguridad en el hogar.

No se trata de perseguir a la empleada con la cámara de tu teléfono, tampoco de obligarla a cargar con una cámara miniatura en su cabeza. Pero, aunque en tu hogar no haya un sistema de cámaras por circuito cerrado; debes tener esta cláusula. Esta autorización te permitirá utilizar una grabación de la empleada como prueba de su comportamiento indebido; sin preocuparte de que dicho video se vuelva en tu contra por invasión a la privacidad, en tal caso de que llegue a ocurrir dicho comportamiento.

Puede ser la grabación obtenida con un oso de peluche/cámara; o con la cámara de tu teléfono celular. El hecho es que, si la grabación se obtiene durante su jornada laboral o; mientras ella esté dentro de tu propiedad o en las adyacencias.

#3 Establece formas y días de pago

Para tu propia organización; lo mejor que puedes hacer es establecer por escrito la manera en que pagarás a la empleada del hogar por sus servicios prestados. Ya sea en efectivo o por transferencia, luego de cada jornada o por la tarde de cada viernes; no importa el caso, siempre realiza el pago respaldado con un recibo.

Un documento que especifique claramente la fecha, tu firma de haber entregado y; muy importante, la firma de la empleada de haber recibido el pago una vez lo haya recibido.

Podrás administrar mejor tu presupuesto y ambos quedarán protegidos ante cualquier irregularidad o confusión a futuro.

#4 Siempre confía en la intuición de los niños

Si a pesar de las cámaras que puedas tener y de nunca haber notado ningún comportamiento extraño; uno de tus hijos se muestra renuente a compartir con ella o directamente te dice que no le agrada, lo mejor es cambiar de empleada.

Esta situación puede presentarse sin razón alguna y, puede evolucionar de dos formas:

  • La primera opción es que tarde o temprano habrá un problema entre tu hijo(a) y la empleada; ninguno de los dos será culpable realmente, pero deberás escoger un bando. Lamentablemente quien recibe el peor trato en esos casos es la empleada.
  • La segunda opción es que siempre habrá un ambiente tenso cuando la empleada y tu hijo(a) estén en la misma habitación; no te conviene tener esa clase de energías en casa.

Por el bien de todos, lo mejor es prescindir de esa empleada. Claro que, no olvides que incluso sin pruebas puede haber un delito; y esa es la razón definitiva para prescindir de ella. Cree en el instinto de los niños.

#5 Nunca la dejes salir sola con las llaves de la casa

Una regla simple y fácil de respetar. Si se trata de ir hacer algunas compras, no dejes que se lleve las llaves. Si debe abrir la puerta durante su jornada, puede utilizar las llaves para abrir; pero no tenerlas con ella todo el día.

Esto es para evitar terribles acusaciones a largo plazo y; para cuidar la seguridad de tu hogar. No olvides, no se puede ser demasiado precavido.

#6 Establece límites laborales y personales

Así mismo como debes confiar en la intuición de los niños, debes confiar en tu propia intuición. Una empleada del hogar que sea hermosa, soltera y que ande en busca de un novio; puede traerte problemas en la casa, sobre todo si tienes un hijo adolescente/pre-adulto.

No hay nada de malo en que la mujer que contrataste para ser la empleada doméstica de tu hogar termine enamorada de tu hijo y el de ella; lo incorrecto es que mantengan una relación mientras ella siga siendo una empleada del hogar.

Evita esta situación terminando la relación laboral de inmediato. Así ellos podrán vivir su relación de una manera sana.

#7 Si la empleada se va a quedar debes tener el doble de cuidado

Es muy común en algunos países que, las mujeres de las zonas rurales vayan a trabajar a la ciudad como empleadas domésticas; prestando servicios de lunes a viernes y viajando a sus pueblos los fines de semana.

Si decides contratar a una empleada del hogar de tiempo completo, debes saber que no es una situación fácil. En esos casos, debes otorgarles una llave de la casa de empleados; además de respetar su privacidad.

Aquí en muy importante respetar el horario, entender que eres su contratista, no su propietario(a); por lo que deben ceñirse estrictamente al horario establecido. Si en verdad necesitas tanta ayuda en el hogar, puede que sea más conveniente invitar a un familiar a quedarse con ese fin.

Después de todo, una empleada del hogar sigue siendo una “extraña” que tiene acceso a toda tu vida privada; lo mejor es no llevar la situación tan al extremo permitiendo que se quede en casa, al menos que tengas los ambientes separados y bien acondicionados.

Referencias:

Como contratar una empleada doméstica legalmente
Guía rápida para contratar a un empleado de hogar
Claves fundamentales para elegir empleada doméstica

Todas las imágenes son cortesía de: freepik.com/pixabay.com/pinterest.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo