Consejos decorativos

Guía de reparación de lavavajillas: Aprende a hacerlo paso a paso

El lavavajillas hoy en día se ha convertido en un elemento indispensable en casa; no solo porque mejora claramente nuestra calidad de vida al permitirnos disfrutar de más tiempo libre mientras él limpia los trastes, sino porque también se ahorra mucha agua.

De hecho, cuando se lavan con el grifo los platos, cubiertos, ollas y vasos sucios luego de haber cocinado y comido; se gasta alrededor de un 70% más de agua de la que utiliza el lavavajillas. Lo cual representa un gran desperdicio de nuestro recurso más preciado y prácticamente no renovable aún.

Por esas dos razones antes mencionadas, calidad de vida y protección ambiental; debemos mantenerlo en su óptimo funcionamiento siempre, pero ¿Qué sucede cuando el lavavajillas comienza a fallar? Llamar a un técnico para que venga a repararlo no garantiza que el problema se solucione ese mismo día; ni siquiera esa misma semana.

También tienes la opción de llevarlo hasta un lugar donde reparen lavavajillas, pero además del costo de la reparación; tendrás que sumar el costo de la gasolina y quién sabe qué otro gasto adicional. Por ello, lo mejor es tener una noción básica pero muy sólida de los principales problemas que pueden afectar a nuestro lavavajillas y cómo solucionarlos.

A continuación, hoy en Visita Casas te traemos esta guía de reparación de lavavajillas; con ella podrás solucionar las principales fallas que suelen afectar el buen funcionamiento de nuestro preciado aliado en la cocina.

Partes principales de todo lavavajillas

Si vamos a adentrarnos en los mecanismos y funcionamiento de este aliado de la cocina; lo primero que debes hacer es familiarizarte con él y las principales partes/piezas que lo componen. Aquí te dejamos una lista resumida de los componentes que se encargan de hacer el trabajo pesado por ti:

Panel de control

Recuerda, todos esos botones están controlados por una tarjeta lógica llena de circuitos electrónicos; puede ser una de las piezas que no querrás reparar por tu cuenta, al menos que sepas de soldadura electrónica.

Aspersores

Puede que de fabricante a fabricante tengan otro nombre, pero ellos son los principales responsables de una correcta limpieza; cuida que se muevan siempre con libertad dentro del lavavajillas.

Bandejas y cestas

Aunque parezcan simples gavetas, colocar mal los trastes y/o sobrecargarlas; puede causar fallos y daños a largo plazo.

Filtro

Una de las partes que solemos olvidar con el tiempo. Límpialo con frecuencia para que tu lavavajillas funcione correctamente por años.

Aislantes térmicos y acústicos

Para poder verlos, necesitarás remover las tapas laterales; son piezas muy importantes para el correcto funcionamiento del lavavajillas.

Dosificador de detergente y abrillantador

Para poder acceder a ellos deberás remover la contra tapa del lavavajillas, por lo general; está sujeta por varios tornillos laterales en la puerta frontal.

Muelle de tensión y pletina

Por otros de los laterales, podrás observar esta pieza que es muy similar a un resorte gigante. Ella se encarga de sostener la puerta al momento de abrirla.

Condensador del motor y condensador antiparasitario

Ambas piezas muy importantes que suelen culminar su vida útil antes que el resto de los componentes electro/electrónicos del lavavajillas.

Además de las piezas obvias como el motor y el desagüe; ya hay muy poco a lo cual hacer mención, por lo que es hora de verificar cuáles son las principales fallas y cómo solucionarlas.

El lavavajilla no coge agua

Este es uno de los principales problemas que no nos permiten poder seguir utilizando el lavavajillas. Por más que lo intentamos, no se llena, sino que toda el agua se dirige hacia el desagüe. Afortunadamente, este tipo de errores están contemplados que puedan suceder; por lo que la pantalla LCD nos dará un código indicando que está sucediendo.

De allí que sea tan importante tener a la mano el manual en todo momento.

Debes comprender algo primero, todo lavavajillas pasa por un breve período de desagüe al momento de ser llenado y antes de comenzar a trabajar. Si el lavavajillas sigue en desagüe por mucho tiempo; entonces esto es indicativo de que se ha desbordado y el sistema de seguridad se ha disparado.

No obstante, si luego de haber desaguado, no comienza a trabajar. Entonces puede ser una de dos cosas.

Verifica la corriente

Para esta verificación deberás determinar dónde está la manguera que lleva el agua hasta el tanque del lavavajillas. Allí verás una conexión eléctrica.

Luego de que nuestro aliado ha terminado el proceso previo de desagüe; la corriente debería ser transmitida a la válvula de esta manguera para que comience el ciclo de lavado. Lo que debes hacer es, desconectar estos cables y; con un probador de corriente ajustado a corriente alterna 110 voltios o 220 voltios según sea el caso, medir si hay o no tensión de corriente.

Si hay corriente, entonces debes cambiar la válvula; si no hay corriente, pueden ser entonces que la tarjeta integrada haya sufrido algún daño, si sabes de electrónica, es hora de sacar el soldador.

Desbordamiento de agua por la parte frontal

Todo lavavajillas tiene un flotador, es similar al de los inodoros o al de los tanques de agua. El interruptor del flotador se activa y comienza el proceso de desagüe cada vez que es necesario. Sin embargo, con el tiempo se van acumulando restos de jabón entorno al interruptor del flotador.

Estos restos evitan que el interruptor sea accionado en el momento necesario; por lo que comenzamos a ver desbordamientos por la parte frontal inferior y un rastro de lo que parece ser calcio. En realidad, es el exceso de jabón; lo único que debes hacer es levantar la tapa del flotador y limpiar toda esa zona.

Consumo excesivo de sal

Hay veces en que, luego de cada lavado; nuestro lavavajilla puede quedar con el depósito vacío y, todos los trastes con manchas de veteado. El consumo excesivo de sal es un problema más común de lo que piensas; pero solucionarlo no es muy complicado si se trata de la siguiente falla.

Con el tiempo, el tapón del depósito de sal tiende a desgastarse; el mal cierre de este tapón o; si durante el lavado pierde el hermetismo y comienza a brincar a causa de la vibración. Esto es lo que produce el consumo excesivo.

Hay dos posibles soluciones. La primera es utilizar cinta de teflón en la rosca; de esta manera compensarás un poco el mal agarre de la tapa al momento de cerrar. Una vez hecho esto; realiza un lavado de prueba habiendo recargado el depósito de sal.

La segunda solución es agregar peso al tapón para que se mantenga cerrado herméticamente.  No es una solución muy común; pues lo más “normal” sería reemplazar toda la boquilla y la tapa, pero esta solución es muy efectiva.

Para agregar algo de peso al tapón lo único que debes hacer es rellenar con pegamento de dos componentes el espacio vació entorno a la rosca del tapón.

Este añadido de peso y firmeza, evitará que durante el proceso de lavado; la tapa salte y comience la fuga de sal, gastando toda la reserva del depósito y manchando los platos.

No se está llevando a cabo el proceso de desagüe

Si el lavavajillas no está desaguando, el agua residual se acumulará en el fondo del mismo tras lavar los platos. Esto trae como consecuencia un trabajo adicional para nosotros y promueve la proliferación de bacterias y genera malos olores.

Lo primero que debes hacer es retirar el filtro y sacar toda el agua estancada para poder acceder a la bomba; utiliza guantes protectores y una esponja absorbente para este proceso.

Procede ahora a abrir la tapa de la bomba; por lo general se puede abrir fácilmente utilizando una cucharilla, pero en todo caso debes acudir siempre a tu manual de instrucciones.

Comprueba toda la zona, puede que consigas muchos objetos que estén entorpeciendo el giro del rotor de la bomba; desde cristales hasta plástico, de seguro sacarás muchas cosas, ten cuidado, no te quites los guantes.

Si notas que el rotor de la bomba no está obstruido, entonces existen dos posibilidades más. La primera de estas posibilidades es que todos los residuos hayan hecho un tapón en la manguera de desagüe y; esto causa un reflujo de las aguas residuales.

Deberás desmontar la manguera del desagüe y verificar que no esté tapada o doblada, es decir; reinstala la manguera totalmente libre de cualquier elemento o posición que pueda causar un bloqueo.

La otra opción posible es un fallo eléctrico

Ya sea a causa de la bomba o; porque la tarjeta lógica no esté enviando la señal de corriente a la bomba al momento de efectuar el desagüe. Para determinar cuál es el caso, necesitarás acudir al manual.

En el manual del lavavajillas que tenemos en Visita Casas nos dice que, si la placa nos da ERROR 25; entonces estamos ante un fallo de bomba bloqueada a defectuosa. En tu caso, este número puede ser diferente; pero si has comprobado que la bomba no está atascada, entonces lo que sucede es que se ha dañado, debes comprar una nueva.

Removerla es muy simple, sólo debes llevarla al lugar donde compraste tu lavavajillas o un lugar donde vendan ese tipo de repuestos y; compra una que sea compatible. Recuerda que estas bombas trabajan con un voltaje único; por lo general de 54 voltios.

Si en cambio, la pantalla LCD/LED da otro error o no aparece nada en pantalla; entonces es la tarjeta lógica la que no está enviando la señal de desagüe. Llegados a ese punto, sí necesitarás que un experto en electrónica analice el circuito integrado.

Y con esto cubrimos los principales problemas que pueden causar el mal funcionamiento de tu lavavajillas. Recuerda, si se da el caso de que está presentando otro tipo de falla; entonces puede ser que le estén dando algún mal uso, como exceso de jabón o que estén colocando mal los trastes.

Referencias:

3 formas de reparar un lavavajillas que pierde agua 
Reparación de Lavavajillas 
lavavajillas averiado. 3 pasos para reparar el lavaplatos

Todas las imágines son cortesía de: pinterest.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo