Decoración de dormitorios

Rediseñando una funda de almohadas

A pesar del avance tecnológico que hemos hecho como civilización a lo largo de los años; algunas cosas siguen siendo de la forma que eran hace un siglo. Como congelados en el tiempo, estos objetos del uso cotidiano siguen con su misma imagen monótona día tras día; uno de esos objetos es: la funda de almohadas.

Ciertamente hay otros que entran en esta categoría como el paraguas o las pinzas para sacar las cejas. A nivel funcional están “bien” pero cuando se trata de estética, la verdad es que dejan mucho que desear.

Nosotros en Visita Casas somos amantes de bricolaje, o como mejor lo conocen hoy en día; las actividades DIY (Do It Yourself). Es decir, nos encanta todo lo que tiene que ver con la creación y personalización de estilos; y una de las actividades que más disfrutamos fue la de personalizar nuestros cojines, almohadas e incluso creamos camas para nuestras mascotas.

Si quieres aprender un poco de todo lo que puedes hacer para personalizar y rediseñar por completo las fundas de tus almohadas; entonces lee todas las divertidas ideas que te traemos en este artículo.

¿Por qué darle tu toque personal a la funda de almohadas?

No sólo se trata de darle un toque personal a la funda de almohadas. Nosotros en Visita Casas creemos que deberías darle tu toque personal a cada elemento de tu casa; el salirse del molde y sentirte a gusto con tus pertenencias es algo muy sano. Después de todo, son esas pequeñas cosas las que al final se acumulan y forman una torre de felicidad; pues el valor de las cosas no está en el dinero, sino en el cariño que les tenemos.

De allí que algo muy barato pueda en realidad ser muy valioso; no confundas el precio con el valor. Así que, si vas a dormir con ellas, llorar en ellas y ver películas con ellas ¿Por qué no darles un toque personal a tus almohadas entonces? Y la mejor opción es rediseñando por completo esa funda para almohadas tan genérica.

Siempre el mismo blanco monótono, un blanco frío y que no invita a la calidez; es casi contradictorio con el hecho de que algunas almohadas resultan ser muy suaves, algo definitivamente siempre nos ha parecido estar fuera de lugar ¿nunca te ocurrió a ti? Si es así, no sigas dudándolo; es la funda de almohadas las que no encaja.

Pero dejémonos de rodeos y de intentar analizar la psicología de las fundas blancas; vayamos a lo que de verdad nos interesa, a las técnicas para convertirlas en una verdadera extensión de nosotros.

Materiales que siempre necesitarás para esta labor de DIY

Aunque la lista de materiales aquí listada no es obligatoria; mientras más práctica obtengas a la hora de personalizar y rediseñar los objetos de tu casa, de seguro que tú aumentarás la lista de materiales.

Y es que, cuando te das cuenta que cualquier objeto reciclado puede ser útil para crear algo o para añadir un toque excepcional de originalidad a una pieza existente; esto del DIY se convierte en una pequeña obsesión, pero una buena, así que no te preocupes.

  • Hilos
  • Agujas
  • Tijeras
  • Pistola de silicona y barras
  • Cinta para basta
  • Pintura de tela
  • Hojas transfer (muy importantes)
  • Tela polar
  • Guata
  • Espuma para empaque o foami grueso
  • Pinceles
  • Plancha
  • Cinta métrica de costura
  • Cierres

Recuerda que hay muchos materiales que puede que no necesites dependiendo del trabajo que vayas a hacer; así como puede que algunos materiales no estén aquí listados y que encuentres necesarios una vez que comiences a rediseñar tus fundas.

Decorando tus cojines sin coser

Antes de lanzarnos de lleno con el hilo y la aguja, es bueno que primero tomes práctica rediseñando la funda monótona y aburrida que ya tienes en casa. Para ello utilizaremos dos técnicas: imprimación con transfer y pintura de tela.

Imprimación con papel transfer

Este si se quiere es la técnica más sencilla de todas pues, en realidad sólo necesitarás escoger una imagen que te agrade mucho e imprimirla. Lo importante en este caso no es la impresora, el secreto de una imprimación exitosa está en el papel que utilizas; de allí que sea necesario el uso de papel transfer.

Escoge un dibujo que te guste, puede ser algo sencillo como un personaje o incluso puedes elegir una frase. Una vez que hayas hecho tu elección viene el paso más importante: debes invertir la imagen.

Al momento de usar el papel transfer; la figura que elijamos será transferida al papel gracias al efecto de calor de la plancha y a las propiedades del papel en sí. Pero esta transferencia crea una imagen mirror de la que tengamos en la hoja; por esa razón debes entrar en un programa de edición de imágenes antes de imprimir.

No te preocupes, no es algo muy complicado e incluso puedes hacerlo en el fiel y sencillo PAINT; si no tienes computadora ni impresora, tampoco será un problema. Sólo debes llevar la hoja transfer al lugar donde imprimirás la imagen y asegurarte de que la coloquen correctamente en la impresora; pídele a la persona que invierta la imagen primero antes de mandarla a imprimir.

Una vez la tengas en la hoja, sólo deberás plancharla sobre la funda de almohadas y voilà; tendrás una funda con una figura que más nadie tiene, ahora vuelve a rellenarla.

Utilizando pintura de tela

La forma clásica pero la que suele brindarnos más satisfacción al ver el resultado final. Pintar con pintura de la funda de almohadas nos brinda la posibilidad de obtener un resultado verdaderamente único; eso se debe a las pequeñas imperfecciones o combinación de colores que puedas utilizar.

Recuerda que, al utilizar pintura de tela para personalizar tu funda de almohadas, una vez seco el trabajo; debes darle la vuelta a la funda y pasar la plancha sobre el diseño, sólo así quedará realmente fijo.

Creando tus propias almohadas y cojines con una funda única en el mundo

Personalizar la funda es algo muy divertido de hacer y que no requiere de mucho tiempo, sin embargo; ¿qué te parece la idea de confeccionar una funda totalmente única en su tipo desde cero?

Esa es la máxima expresión de lo que denominamos DIY; pues estarás creando algo desde tu imaginación y con los materiales disponibles.

Lo primero será determinar el tipo de tela a utilizar, en Visita Casas solemos hacer mucho uso de la tela polar; tal vez la conozcas con otro nombre en tu país, pero se trata de la tela ultra suave y tierna, algunos peluches están hecho de ella.

Este tipo de tela en conjunto con la guata nos da como resultado una combinación ¡extremadamente suave! Una vez que tu cabeza toca una almohada hecha con estos materiales, ten por seguro que no querrás levantarte.

Otra gran ventaja es que, si ya estás cansada de la típica forma rectangular; podrás confeccionar un cojín con una forma totalmente innovadora, desde la dona de Los Simpson, hasta un hermoso cojín cuadrado.

Los pasos que te presentamos a continuación son tanto para un trabajo simple como para uno más elaborado.

Creando una funda para un cojín simple

Lo primero que debes hacer es tomar las medidas de lo que querrás confeccionar. Un cojín cuadrado requiere que dejes de excedente al menos dos centímetros para las uniones entre las piezas de tela. En cambio; un cojín circular necesita de al menos 5 centímetros de excedentes para trabajar las uniones.

Les llamamos uniones entre las piezas y no costuras porque para este trabajo no utilizaremos el hilo y la aguja. Al tratarse de un diseño simple, utilizarás la cinta para basta.

Una vez hayas cortado la tela de tu cojín (si quieres algo realmente simple pero hermoso puedes utilizar tela crea cruda); deberás realizar la labor de pintado o estampado con la técnica de transfer. Es mejor hacerlo antes de trabajar en las uniones de las piezas de tela para así tener las piezas bien planchadas.

Cuando ya tengas las piezas diseñadas y personalizadas como las quieres, es hora de utilizar la cinta para basta. Esta cinta se encargará de unir los rectángulos, cuadrados o cualquiera que haya sido la figura que recortaste; para ello sólo debes colocarla en el borde del cojín y, una vez bien alineada, pasa la plancha lentamente por lapso de 5 segundos entre zona y zona.

La cinta para basta se derretirá y pegará ambas piezas de tela, permitiéndote rellenar el cojín por la última cara disponible antes de aplicarle el planchado.

Creando una almohada espectacular

Para este tipo de trabajo necesitarás la fabulosa tela polar, pero también es necesario un poco de esmero al momento de elegir un color y el diseño. Lo importante aquí es tener en cuenta que la tela polar no será nuestra cara principal; ésta será la parte posterior de la funda.

La cara frontal de la funda la trabajarás con otro tipo de tela (suave por supuesto) pero que te permita crear estampados con papel transfer o con pintura de tela.

Al tratarse de un trabajo más elaborado, te recomendamos que utilices la pintura de tela, pero con una plantilla en negativo y positivo. Esto evitará que haya tantas imperfecciones en las pinceladas. Utiliza al menos una vez el color de la parte posterior de la funda; puede ser en una tonalidad diferente o todo el diseño puede ser de ese único color.

El resultado final será una funda de almohadas con tres colores. Uno posterior en la suave tela polar, uno del diseño y uno del color de la tela frontal que hayas elegido. Este trabajo sí debes coserlo con hilo y aguja, preferiblemente en máquina; recuerda que lo usarás para dormir.

¿Qué hacer con el material sobrante?

Son muchas las pequeñas cosas de bricolaje que puedes hacer con los materiales sobrantes; desde guantes de cocina hasta pantuflas para andar en casa. Esta última idea nos pareció genial y podemos compartirte un video tutorial de esta chica que confecciona unas sencillamente hermosas.

Un gran uso que puedes darle a la pintura de tela y al papel transfer es personalizar tus remeras; aquí en Visita Casas tenemos un artículo genial sobre ese tema donde te explicamos todo lo que tienes que saber.

Si los retazos de tela comienzan a molestarte un poco, entonces deberías aprovecharlos todos en un único trabajo. Desde la confección de títeres hasta unirlos todos en un mantel o cortina totalmente innovador; los retazos de tela pueden ser útiles incluso para fabricar un muestrario, similar al que usan las tiendas de pintura con sus colores.

Puedes hacer un libro muestrario y tendérselo a tus clientes que acudan a ti en busca de un cojín, funda o cualquier otro detalle que se te dé bien; porque te garantizamos algo ¡si pones este tipo de trabajos manuales en práctica, podrás hacer mucho dinero!

Referencias:

Todas las imágenes son cortesía de: pinterest.es

 

 

 

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo