Niños

La comunicación es la clave para una enseñanza efectiva

Los padres exasperados generalmente le dicen a los consejeros de los niños que tienen poca comunicación con sus hijos. Una vez que el niño siente que está creciendo, especialmente si está entrando en la adolescencia, empesará a distanciarse de usted y empezará a hablar más con sus pares. La mayoría de los padres ignoran esto porque sienten que es una parte del crecimiento. Es verdad que es una gran parte del crecimiento, pero ignorar este distanciamiento inicial podrá crear problemas mayores. Una brecha en la comunicación eventualmente podrá volverse una brecha emocional que es más difícil de combatir.


Durante los años de crecimiento el niño podrá retrotraerse hacia adentro cuando esté en la casa alrededor de los adultos, especialmente los padres. Esta es la edad donde los niños utilizan frases como “nadie me entiende” y “no quiero que toques mis cosas” más seguido. En esta edad los niños son vulnerables. Los padres generalmente tienen poca paciencia. Se dan por vencidos tratando de hablar con ellos luego de los primeros intentos. Lo más importante es ser persistente. La buena comunicación es una habilidad esencial para los padres. Ayuda a desarrollar una relación saludable.

Recuerde que la comunicación es un proceso de dos canales, y usted es responsable por hacer pasar su mensaje a través del comunicado. Mientras que está hablando y tratando de hacer llegar su mensaje, prepárese a escuchar a su niño. Acepte lo que él o ella tiene que decir.

Cosas que deben ser tomadas en cuenta cuando esté hablando con su hijo.

Elija el momento indicado: iniciar una conversación cuando su niño está viendo televisión o usando el celular no es una buena idea. Seguramente no le prestarán atención. Siempre que quiera hablar con su hijo asegúrese de que esté en el ánimo de escucharlo y que no haya nada que pueda distraerlo. En vez de conversar con ellos en la casa, salga por una caminata o en busca de café. Esto podrá ponerlos a los dos en un ánimo más calmado y hará que todo sea más fácil.

Mantenga sus emociones bajo control: mientras habla con su hijo habrá momentos en que no le gustará la lo que estará escuchando. Trate de estar lo más calmado posible aunque esté hirviendo por dentro. Si usted reprime a su hijo cuando le dice algo, seguramente será más difícil que compartan cosas en el futuro. Los actos de ira son un refuerzo negativo. Trate de soltarse y hacer las cosas calmado y suave.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo