Cuidados del perro

¿El mal aliento de los perros es un asesino silencioso?

Algunas personas pueden pensar que el mal aliento de los perros, o de los gatos; es una condición de la que no hay que preocuparse. Frases como “la lengua de los perros es la más limpia de todas” nos han hecho creer que tienen una capacidad innata de cuidarse e incluso sanar fácilmente; ya sea comiendo pasto o por la constante secreción de su saliva.

Sin embargo, existe una afirmación que sí está comprobada y, a pesar de sonar extremista; lamentablemente es una triste realidad: El mal aliento en los perros es un asesino silencioso. Obviamente podemos incluir a los gatos también. Una condición que afecta a la mayoría de nuestros amigos peludos; pero que la mayoría de los propietarios de mascotas ignoran.

Porque seamos sinceros, no todas las personas se involucran tanto con sus perros como para saber exactamente cuándo se lavo los dientes; pero te doy una pista ¡los perros no pueden lavarse los dientes por su cuenta! no lo hacen con pasto, tampoco cuando roen un hueso; la salud bucal de nuestros amigos peludos depende puramente de nosotros.

Ellos son capaces de cuidarse muy bien, pero si tú no lo cuidas como tu mascota que es; entonces las cosas se pueden tornar realmente graves.

¿Cómo un perro puede morir de mal aliento?

Por supuesto, no es el mal aliento lo que directamente es capaz de sesgar la vida de los perros; sino todas las consecuencias que evolucionan al momento que dicha afección se sale de control.

La Halitosis Canina, nombre por el cual se conoce el mal aliento en el hocico de los perros; puede ver su origen en muchas razones, de ellas dependerá la evolución que tenga esta condición. Es por ello que a continuación haremos un breve repaso de las posibles causas que puedan generar mal aliento en el hocico de nuestra mascota.

Con este repaso, podrás analizar en retrospectiva la situación de una forma un poco más eficiente; así sabrás si tienes que salir corriendo ahora mismo con tu perro a ver al veterinario o si puedes llevarlo mañana.

Halitosis Canina por Problemas en la Dieta

La más básica de todas y por la cual las personas piensan que la boca de los perros es aprueba de caries. Muchas veces, el mal aliento viene por problemas gastrointestinales; que son causados a su vez por la mala alimentación.

Y es que solemos darle de comer a nuestras mascotas las sobras que quedan luego de que tomamos cada una de nuestras comidas. El problema radica en que este tipo de dieta no es la más sana para un animal que ya ha sido domesticado; es cierto que un lobo e incluso un perro de la calle son prácticamente omnívoros, pero para una mascota las cosas son diferentes.

La dieta ideal para un perro que es una mascota y sobre todo de una raza “delicada”; es tener una dieta a base de concentrados. Existen muchas marcas de alimento por la que puedes optar; además de que todo veterinario estará más que encantado de recomendar alguna en específica.

Lo importante es entender que, aunque sean animales, si notas que tiene gases constantes (que salen por adelante y por detrás); entonces estás mal alimentando a tu mascota. Debes hacer un cambio radical puesto que él o ella seguirán comiendo; pero al final todo se complicará.

Halitosis por una Herida

Si de un asesino silencioso hablamos, las cicatrices en la boca se llevan el premio mayor. Estas pueden producirse por haber comido un hueso de pollo muy pequeño/afilado, ramas de un arbusto con espinas o; un juego mal ejecutado.

Las heridas en las encías de nuestro perro pueden desembocar en los tantos asesinos silenciosos que muchos desconocen; y que en el gremio de la medicina canina están catalogados y clasificados por índice de peligrosidad ¡Incluso podría ser necesaria una intervención quirúrgica muy dolorosa y costosa!

Aunque no es agradable hablar de estas complicaciones médicas que podría sufrir nuestra mascota; es necesario nombrarlas y explicar medianamente de qué trata cada una. De esa forma, si tu mascota padece de alguno de los síntomas; podrás actuar de la manera más conveniente según la gravedad de la situación.

Estomatitis

Una de las enfermedades más comunes pero que debido a su lenta evolución; es difícil notar a tiempo. La estomatitis no tiene mucho que ver con el estómago de nuestro perro, sino más bien con sus encías. Ya sea estomatitis ulcerativa o gingivitis; la hinchazón de las encías causa tanto dolor; que los perros simplemente deciden dejar de comer.

La mayoría de los dueños de mascotas descuidados la notan muy tarde, cuando ya el tejido blando de las encías se ha retraído demasiado o; cuando su mascota está muy delgada por no ingerir alimento.

Periodontitis

También conocida como gingivitis concomitante, ésta causa incluso un daño mayor que el de la enfermedad antes mencionada. Es tanta la retracción de las encías llegados a este punto, que los dientes del perro comienzan a caerse.

Por supuesto, no podemos obviar el sarro y las caries; todas también causan un daño gravísimo, y que es lo que realmente termina sesgando la vida de nuestras mascotas: infección en el torrente sanguíneo.

El envenenamiento de la sangre debido a una infección que se generó en las encías. Dicha consecuencia también puede apreciarse en los seres humanos; pero es más fácil que una persona tome conciencia sobre su propia higiene bucal. No obstante ¿cuándo fue la última vez que revisaste la salud bucal de tu perro?

¿Qué hacer si tu perro está enfermo con mal aliento?

Muchas veces no contamos con la posibilidad de llevar a nuestro perro al veterinario. Ya sea porque estés de viaje, por problemas económicos o porque notas muy decaído a tu perro y necesitas una solución inmediata; lo menos recomendable es medicarlo sin estar 100% seguro, pero medicarlo es mejor que dejarlo sufrir.

Para tratar este tipo de dolor e infección, necesitarás un antibiótico, así como un antiinflamatorio; pero al mismo tiempo, necesitarás hidratar a tu perro. Es bien sabido que los medicamentos para humanos no son iguales para los perros; sin embargo, cuando de hidratación se trata, podemos darle algo mucho más efectivo que simple agua.

Para estos casos está el agua de coco, incluso puedes comprar la “medicina” que se recomienda a los humanos en caso de deshidratación; de esa forma podrás compensar la falta de alimento.

El antibiótico que podrías comprar y que de seguro recomendaría un veterinario al ver el tipo de infección; es el que se conoce como Clindagen.

Este es un antimicrobiano muy fuerte y que está pensado para combatir ese tipo de infecciones. Por supuesto que, la inflamación no es algo que pueda solucionarse inmediatamente.

Notarás que a tu perro le harán exámenes de sangre; y deberás hacer memoria para determinar hace cuánto tiempo entró en ese estado de “depresión” donde no comía nada.

¿Cómo prevenir el mal aliento en los perros?

Prevenir el mal aliento en nuestros perros es muy sencillo, simplemente se requiere efectuar una buena higiene bucal; no obstante, evitar que nuestro perro sufra de alguna de las enfermedades antes mencionadas puede ser algo más complejo.

Las recomendaciones son básicas, pero los perros son como niños pequeños; no podemos simplemente esperar que aprendan qué no deben masticar y qué no deben comer. Sin embargo, mientras esté bajo nuestra supervisión, no deberían suceder accidentes que impliquen una herida en la encía.

Aunque el lavado de los dientes recomendados se debe ejecutar por un profesional veterinario cada seis meses; tú puedes lavar el hocico de tu perro con un cepillo de dientes y crema dental. Eso sí, no olvides que no debes usar crema dental para humanos.

Existen muchas marcas de crema dental en el mercado que son para las mascotas. Dependiendo del tamaño de tu perro podrías usar un cepillo de dientes común y corriente o uno especial para mascotas.

Esta limpieza en casa puede ser efectuada una vez por semana o incluso dos. Y recuerda que también es muy importante respetar la dieta de tu mascota; una dieta basada en concentrados.

Otro detalle muy importante y que muchas personas obvian son: los juegos

Ten en cuenta que, según el tamaño de tu perro, necesitarás usar cierto tipo de juguetes con el fin de que no se lastime sus colmillos ni encías; puede ser un poco complicado al principio adaptarse a tantos cuidados, pero luego lo harás de forma natural.

Consejos finales

Si tu perro tiene mal aliento, pero lo notas animado, sigue comiendo y no tiene las encías inflamadas; de igual forma podría estar sufriendo de sarro o incluso caries. Al momento de cepillar los colmillos de tu perro, debes aprovechar y observar tanto el estado exterior como detrás de los colmillos.

Una formación de sarro en la pared interna de un colmillo puede ser casi imperceptible si no se está buscando activamente; es tu deber como dueño de tu perro velar por su salud, así que no busques atajos ni lo hagas rápido. Si no cuentas con suficiente tiempo para cepillar los colmillos de tu perro; déjalo para otro día, pero no lo hagas a desganas.

Ten en cuenta que las edades más vulnerables de nuestros amigos peludos y en donde son más propensos a sufrir de estas enfermedades son: cuando están cachorros y, cuando ya han envejecido.

Sin embargo, debes monitorear la salud de tu mascota en todo momento y, en la medida de lo posible; mantenlo lo mejor alimentado que puedas para que no acepte comida de ningún extraño y así puedas evitar complicaciones futuras.

Aunque este artículo ha sido dedicado a los perros, debes tener en cuenta que los gatos también son propensos a sufrir de esta enfermedad. De hecho, corren más riesgo que los mismos perros debido a su sentido de la independencia.

Un gato tiende a jugar prácticamente con todo, y durante las noches puede que luchen con algún animal en tu casa; por ello es importante desarrollar una confianza o ritual especial en lo que respecta a la higiene de su hocico.

No es cierto que a los gatos no les gusta el agua.

El baño, así como la higiene en general es característico de todo felino. De hecho, un gato que no cuida su higiene, es un gato enfermo. Aunque se puede notar mucho más en las gatas; los machos también tienen rutinas de higiene muy claras, siempre y cuando no comprometan su olor natural.

Así que, si observas que tu amigo felino no se está bañando, come con desganas o incluso comienza a aislarse (incluso si antes era poco sociable); de seguro tu gato está enfermo y esa falta de higiene hacia sí mismo sólo empeorará las cosas.

Si no sabes cómo lidiar con tu gato para verificar las posibles causas de su comportamiento errático ¡llévalo inmediatamente al veterinario! De lo contrario puede desaparecer un día; pues muchos gatos prefieren morir lejos y solos.

Referencias

Mi gato no se lava – Gatos

Higiene dental en perros: consejos

Higiene dental en los perros

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

  • tengo una perrita de 2 años es mestiza pequeña ultimamente presenta mal aliento es putrefacto esta triste hace como 2 semanasy no quiere comer que podria tener y cual seria su tto?

  • >