Cuidados del perro

La agilidad crea confianza en su perro

¿Tu perro se vuelve tímido cuando está rodeado de gente u otros perros? ¿Acaso es sensible a los sonidos cotidianos fuertes o imprevistos incluso dentro de la casa? Si contestaste sí a alguna de estas preguntas; entonces tienes una mascota que está insegura de sí misma.

Aunque entrar en términos y conceptos complejos de psicología canina es algo que se escapa de nuestro espectro de especialidades, lo que sí te podemos asegurar es que los entrenamientos de agilidad pueden proveer el ambiente y la estructura que podrá construir confianza en su perro.

Un perro inseguro o miedoso de todo es un perro que carece confianza de sí mismo y de lo que con sus propias fuerzas puede lograr. La osadía es parte de la naturaleza de los animales, una curiosidad que se mezcla con diversión y/o juego; cuando esa chispa no existe, entonces estamos frente a un problema de confianza. Pero uno que tiene solución.

Los ejercicios son el remedio perfecto para corregir este tipo de comportamiento errático y, hoy en Visita Casas; hablaremos de cuáles son estos ejercicios que deberías estar haciendo con tu mascota para trabajar su auto confianza.

Tener un perro feliz a través del ejercicio y los juegos

Un perro tímido sólo puede aprender dentro de su zona de comodidad. Así que, el entrenamiento debería empezar donde ellos se sientan seguros y donde los comportamientos puedan ser enseñados en pequeñas dosis.

La casa será probablemente el mejor lugar para poder entrenar y para poder empezar a disciplinar a un perro que sufre de inseguridades. Lo mejor de todo es que, este tipo de entrenamiento no requiere de ningún gasto especial en equipo o algún tratamiento.

Es cierto que existen una variedad muy amplia de equipos que son utilizados para ayudarnos a entrenar a nuestros perros en casa. Las recomendaciones de estos equipos están basadas en el espacio disponible y en la locación del entrenamiento.

Lo ideal es que se lleve a cabo en un lugar abierto donde el perro pueda explotar al máximo sus sentidos del olfato y el oído, no obstante; si la zona de confort de tu amigo peludo es el garaje, este también cuenta como un lugar válido. Y es que el ejercicio del que queremos hablar en verdad necesita ser llevado a cabo en un lugar zen para nuestra mascota, pues se trata de una pista de confianza.

¿Qué es exactamente esta pista de confianza?

Antes de aclarar qué es exactamente la pista de confianza, aclaremos primero que no es. No es un lugar donde usted como amo del perro sea el protagonista, esa es una de las primeras cosas a tener presente en todo momento.

Aunque en una pista de confianza el amo y su perro interactúan de forma cercana y constante; es el perro quien debe ser dueño de la pista, nosotros solo nos encargamos de ensamblarla.

La pista consiste en varios juegos didácticos en donde se asignan pequeñas tareas que, si se resuelven, llevarán al perro hasta un premio; por lo general una de sus galletas favoritas pues la pista de confianza exige que tu mascota utilice especialmente su sentido del olfato.

Los objetos utilizados para construir la pista pueden ser aquellos que (sin razón alguna) hagan sentir nervioso al perro. Siendo así que estos objetos actúen como parte de los obstáculos en los ejercicios de resolución de problemas simples.

El circuito puede estar concentrado en un lugar muy pequeño y aun así tener muchos premios y obstáculos a superar. En espacio grandes, es conveniente que los obstáculos y los premios no estén muy distantes los unos de los otros; mantener los grupos juntos ayudará a que el perro realmente recorra el circuito y no se distraiga tanto con el exterior.

Recuerda que, el objetivo final es ayudar a nuestra mascota a recuperar su confianza y también estimular sus capacidades cognitivas.

¿Cómo debería funcionar la pista de confianza?

Los acertijos nunca deben ser “trampas” que puedan causar frustración. Los premios pueden ocultarse a simple vista debajo de recipientes de plástico puestos boca abajo, pero sostenidos por otro objeto sensible al tacto; similar a una trampa para ratones, aun así, el hocico del perro no debería poder quedar atrapado bajo este recipiente, sino que, con un poco de esfuerzo, debería ser capaz de voltearlo para extraer el premio.

Es importante saber juzgar a nuestro perro y en base a nuestro juicio decidir qué es lo mejor: hacer el circuito con la correa puesta o libre. Recuerda que si el perro reacciona con temor e incluso huye y se esconde de sonidos fuertes, otros animales o personas; entonces hacer el circuito sin correa al aire libre puede convertirse en un gran problema.

Una sesión normal debería ser claramente positiva. Los perros perciben con su olfato el aroma del premio, este aroma estimula sus sentidos y comienza un ejercicio de agilidad mental en el que, consiguen un premio tras resolver un pequeño problema como: erguirse en dos patas para tomar el premio de un peldaño superior en una escalera portátil; pero sigue percibiendo la presencia de más premios.

Cada paso que dé y cada premio que consiga, implica un gran avance en su propia confianza y en el desarrollo de su agilidad del pensamiento.

Además, si tu perro teme a las escaleras, al sonido que hace una silla al ser arrastrada, al sonido de las sombrillas al abrirse, o a cualquier otro objeto; este es el momento perfecto para enfrentarlo a ese objeto siendo que, si lo “derrota” podrá conseguir un premio y darse cuenta que el objeto no era tan rudo.

Ejercicios físicos para trabajar la confianza

Uno de los mayores problemas psicológicos que enfrenta los perros, en especial los rescatados de las calles por refugios de animales es: la indefensión aprendida.

Esta condición que termina desarrollándose en los perros que estaban bajo la tutela de dueños maltratadores o que vivían en las calles y eran acosados constantemente por los transeúntes; es una de las más tristes afecciones psicológicas que puede sufrir un animal (e incluso se puede dar en cualquier especie, hasta en los humanos)

Al ser víctimas de violencia y agresiones que no seguían un patrón de horario y que tampoco se producían por un comportamiento específico sino simplemente porque sí, el perro “comprende” que haga lo que haga siempre será maltratado y, por lo tanto; vive con miedo y resignación al maltrato.

Recuperar la confianza una vez llegado a ese estado no es tarea fácil, y una de las mejores formas de superar esa condición es con la ayuda de un amigo.

Aquí entra nuestra labor como amigos de nuestro perro. Los ejercicios físicos que le exigen al perro que simplemente se mueva para conseguir algo positivo como una caricia, un premio o el simple hecho de disfrutar la diversión de ser libre; ese tipo de ejercicios son los que ayudan a que nuestra mascota recupere la confianza en sí mismo y en los que lo rodean.

Juegos simples como tira y afloja llevados a cabo con juguetes suaves y en donde el perro, a pesar de que lo dejamos ganar le damos un premio por ganar; son ejercicios de fuerza que estimulan su confianza en sí mismo, en que sí pueden sobreponerse a un obstáculo y llevarse la victoria.

¿Cómo la agilidad crea confianza en su perro?

La libertad de ir a donde los lleve su olfato es una de las primeras cosas que le son arrebatadas a un perro maltratado y que por ende termina desarrollando desconfianza hacia todo, incluso hacia sí mismo.

Es por ello que los juegos al aire libre y el buen uso de la correa, son necesarios para ayudar a que nuestra mascota tenga confianza plena nuevamente.

Muy pocas personas conocen cuál es el uso correcto del collar, por eso en Visita Casas recomendamos que siempre lleven a su perro utilizando una cadena atada a una pechera.

También, es importante utilizar cadenas que tengan la capacidad de alargarse lo suficiente como para que su perro pueda separarse una distancia considerable de ti.

Poder correr, saltar, brincar y olvidarse de la presencia de una atadura que restringe su libertad; ese es el paso más grande que un cuidador puede dar con su perro. Cuando la amistad es real y cuando la confianza del uno y el otro es real, su mascota terminará volviendo a usted con un simple llamado o a veces por voluntad propia, sin necesidad de ordenarle “ven”

Aprende a reconocer las señales de calma

El último paso para ayudar a recuperar la confianza de su perro es: comprenderlo. Los animales, al igual que las personas; no son amantes de ser presionados o cuestionados en cada una de sus acciones.

Cuando se trata de trabajar la confianza de un perro hacia su entorno, lo peor que podemos hacer es forzarle a entender que todos somos sus amigos y que nadie quiere hacerle daño. Intentar forzarle a que juegue, corra, salte y sea feliz.

Es necesario que por un momento te pongas en esa misma situación ¿qué haría tú si alguien igual a tu antiguo maltratador te dijera que ahora nadie te hará daño? Para un perro es muy difícil superar un trauma de este tipo, en especial cuando había otros de su misma especie involucrados en los maltratos que causaron el trauma.

Incluso aunque se trata de un miedo aparentemente “injustificado” forzar a su perro a que interactúe con el objeto de estrés para que compruebe en carne propia que no quiere hacerle daño; es lo mismo que forzar a alguien con una fobia a enfrentarse a ella.

Pero otro error muy común es que nosotros mismo desarrollamos una especie de pequeña “paranoia” tras haber visto tantas reacciones negativas y; cuando el perro comienza a actuar de forma cautelosa, con sigilo y parece más que nunca un animal motivado por sus instintos más que por la voz de su dueño, en esos momentos surge en nosotros un miedo de que un episodio de ataque o un comportamiento agresivo salga a flote.

Las señales de calma son claras.

  • El perro observará con interés el objeto de estrés y se acercará lentamente a él volteando de vez en cuando hacia nosotros. Este comportamiento es incluso visible cuando se tratan de otros perros.
  • El movimiento de la cola ondea como una sonrisa tímida o una bandera blanca ondeante, no se trata de demostrar sumisión, sino que es un simple anuncio de “son de paz”
  • El primer contacto puede ser corto, incluso muchos perros suelen orinar inmediatamente ante este primer contacto; esto se debe a que necesitan descargar el estrés. Este es un comportamiento totalmente normal y, si todo ocurre como lo hemos mencionado; entonces estarás por buen camino ¡no lo interrumpas ni lo fuerces!

Referencias:

Ejercicios para aumentar la confianza y seguridad del perro

Construyendo la confianza en el perro

Potencia la autoconfianza en tu perro 

Todas las imágenes son cortesía de: pixabay.com

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

  • Gracias por este artículo tan interesante. Crear un bonito vínculo con el perro es esencial para tener una magnífica relación.
    Saludos

  • >