Sillas decorativas

¿Alguna vez escuchó de las sillas estilo Barcelona?

Tal vez habrás escuchado acerca de las sillas de Barcelona, ¿pero realmente qué sabemos acerca de ellas? La silla de Barcelona se considera una de las sillas más clásicas y elegantes del siglo XX. Fue diseñada por Mies van der Rohe; arquitecto y diseñador industrial. Der Rohe diseñó la silla en 1929 en una exposición internacional. Su inspiración vino de algunos diseños viejos de antiguas sillas; entre ellas estaban: la silla plegable egipcia y la silla plegable romana. Es por eso que esta es liviana pero fuerte al mismo tiempo; además de que aporta elegancia a cualquier espacio en donde se encuentre.

Si bien es cierto que Mies van der Rohe fue el creador de este tipo de sillas; fue Geroge Nelson el quien hizo que el diseño se volviera popular en los Estados Unidos. En un comienzo, la silla se realizaba a mano; pero por su gran demanda; comenzó a ser producida en masa por una compañía llamada Knoll asociados, que ahora fabrica la silla en los Estados Unidos y en 29 países más.

Si quieres saber cómo identificar una de estas sillas y sobre todo cómo integrarla a tu decoración, acompáñanos hoy, aquí en Visita Casas.

El genio detrás de la silla Barcelona, la visión de Mies

“La silla es un objeto muy difícil. Todos los que han intentado hacer una lo saben. Hay infinitas posibilidades y muchos problemas; la silla tiene que ser ligera, fuerte, cómoda. Casi es más fácil construir un rascacielos que una silla”

Esas fueron las palabras del arquitecto Mies Van der Rohe en 1930 cuando los periódicos de la época le preguntaron por su exquisito diseño. Un diseño que se supone sería una pieza más dentro del pabellón que diseñó Mies; por lo que al arquitecto le resultó curioso que todos se sintieran atraídos hacia la silla tanto como él.

Aunque Mies nunca dio detalles específicos de su diseño, se sabe que diseñó la silla con el objetivo de que se convirtiera en un trono. De hecho, todo el concepto del pabellón de Alemania; un lugar que debía transmitir la imagen de una nación resucitada, fuerte, y con su propia cultura. Recuerda que para esas fechas todo estaba muy tenso debido a las secuelas dejadas por la I Guerra Mundial.

Pero a pesar de todo, el diseño de Mies no era perfecto; por lo que con el paso de los años se fue haciendo cada vez mejor hasta tener la versión final que hoy podemos conseguir en Knoll.

Características principales y únicas de las sillas estilo Barcelona

Cuando hablamos de la silla Modelo MR 90 (sí, ese es su nombre original) logró su cometido e impresionó a los líderes españoles; todo gracias a la personalidad que ésta tenía. Hoy en día se pueden seguir viendo esas características principales.

La silla Barcelona también venía acompañada de una otomana que siempre es confundida con un puff para colocar los pies. Sus patas siguen la misma línea geométrica que su hermano con respaldar; aunque ambas destacan por no tener posa brazos.

Las otras características más destacables de este diseño único son:

  • Una estructura metálica grabada, hoy en día con el sello de KnollStudio; la forma de esta estructura metálica es lo que da a la silla su personalidad y apariencia tan elegante.
    Además, el uso del metal fue algo adrede por parte de Meis, quien estaba muy influenciado por los conceptos del aprovechamiento de los materiales y recursos industriales.
  • Tiene dos cojines en piel, uno de ellos funciona como asiento y el otro como respaldar. Las réplicas están fabricadas en muchos otros materiales, tales como: poli-piel, imitación de piel de vaca, telas; etc.
  • Posee un diseño minimalista y es pulida a mano para lograr un acabado espejo; que a fin de cuentas termina aportando una imagen más moderna y un acabado más exquisito.

Precios estándar de la silla Barcelona

Sin rodeos te decimos que la silla Barcelona no es una silla barata. Ni siquiera sus versiones imitación son económicas, debido al trabajo que implica fabricarlas. El precio estándar de las réplicas oscila entre los $320 USD y los $600 USD. La otomana (réplica) por otra parte, puede ser adquirida a un precio de $175 USD.

No obstante, lo barato sale caro; por lo que te recomendamos que compres una silla Barcelona original, aunque su precio es mucho más elevado.

En la página oficial de Knoll puedes conseguirla por un precio aproximado de $4500 USD. Pero la puedes conseguir en toda su variedad de colores, que son en total nueve.

Aunque los más típicos son el blanco y el negro ya que la silla en sí puede integrarse perfectamente a las decoraciones modernas y minimalistas donde predomina este color. También puedes adquirirlas en colores más “cuero” como el marrón o camel. Eso sí, nunca olvides que siempre podrás conseguirla en piel.

¿Cómo decorar los espacios con la silla Barcelona?

Y llegamos al punto tal vez más importante de la silla Barcelona ¿cómo aplicarla a la práctica?

Pues, en Visita Casas nos gusta ser 100% sinceros con nuestros lectores, sabemos que es muy importante una opinión honesta y objetiva; sobre todo cuando necesitas saber qué comprar para decorar un espacio.

Lo cierto es que, para nosotros aquí en Visita Casas, las sillas Barcelona no nos resulta muy cómoda. A pesar de su sistema de suspensión, encontramos tanto el respaldar como el asiento extremadamente duros e incómodos.

No es una silla para pasar largos períodos de tiempo sentado. Tal vez las personas (incluidos nosotros) la confunden con una especie de mini sofá; lo cierto es que es una silla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A nivel de decoración sí es perfecta. No es una silla que ocupe mucho espacio visual; por lo que abre las posibilidades a otros elementos allí donde la coloques. Eso sí, ten en cuenta que la silla Barcelona no luce bien por sí sola, se ve vacía y abandonada; para contrarrestar este efecto necesitarás la otomana.

Hemos probado con otros elementos decorativos de la misma línea, sin embargo; todos nuestros intentos han sido fallidos, sólo puede ser acompañada por la otomana para que luzca bien.

Decorando un espacio minimalista con la Silla Barcelona

Definitivamente, la línea decorativa o el concepto de espacio que mejor va con esta silla dentro de un hogar, es el concepto minimalista. Los espacios limpios con la utilización de ventanas panorámicas, mucha iluminación natural y; en especial, paredes limpias que no estén sobrecargadas de ornamentos, esa es la escenografía perfecta para la silla Barcelona.

Debido a su patas de metal pulido, y a la perfecta apariencia de sus cojines negros o blancos, pero en especial a la otomana; encontramos que la silla Barcelona funciona también en dormitorios para crear un rincón de lectura o de contemplación. Si posees una ventana panorámica, notarás enseguida dónde colocar la silla inmediatamente dentro de la habitación principal.

Sin embargo, acompañada de una lámpara de pie; puede significar el aditamento perfecto para un rincón de lectura o en donde degustar los puros y habanos.

Decorando espacios profesionales con la MR 90

Gracias a su diseño industrial y progresista que transmite éxito profesional y económico; la silla Barcelona funciona perfectamente para espacios profesionales como el estudio o incluso consultorios.

Un detalle genial que posee esta la MR 90, es el hecho de que funciona perfectamente junto a otra de su tipo. Es por ello que resulta perfecta para ser colocada junto a una mesa (circular preferiblemente) seguida de otra MR 90.

Hemos visto consultorios de médicos psicólogos y psiquiatras muy íntimos que utilizan la silla Barcelona. Su estética simple y el aire que dejan entorno a ellas permiten crear un ambiente holgado entre los interlocutores. Eso sin mencionar que existe una tumbona con el mismo estilo de tapizado; por lo que la hegemonía en la decoración es un hecho si compras todo el conjunto.

Añadiendo elementos a la decoración entorno a la MR 90

Es necesario que tengas muy en cuenta la forma del respaldar, así como del asiento cuando quieras crear una escena utilizando la silla Barcelona. Anteriormente hicimos referencia a la mesa redonda; pero debes asegurarte que los recursos de dicha mesa sean mínimos para que destaque su superficie de vidrio.

Hasta cierto punto, la silla Barcelona nos obliga a decorar con elementos de metal pulido espejo similar al de sus patas. Los ornamentos metálicos rústicos o vintage no son la mejor pareja para ella.

Las lámparas exuberantes, así como los candelabros deberían dejar de ser una opción si quieres adquirir una silla de este tipo, pero ¿por qué? Eso es algo que tal vez ni el mismo Mies pueda respondernos. La silla MR 90 tiene esa cualidad propia de adueñarse de la escena. A pesar de su conceptualización minimalista, puede ser perfectamente el punto focal en una decoración; al menos que intencionadamente se esconde de la vista de las personas.

Las lámparas de pie junto a la silla y la otomana pueden ser de dos tipos de luz: una luz cálida, casi nocturna o, una luz muy brillante; como lo son las luces LED.

Ten en cuenta que, la cantidad de lúmenes que deberás utilizar junto a la silla; dependerá del tipo de actividad que quieras disfrutar mientras estás sentado en ella. Y ello al mismo tiempo debería condicionar el color del respaldar y asiento que elijas.

Cuando NO deberías comprar la silla Barcelona

Si en tu hogar tienes una decoración rústica, vintage o simplemente te encanta la madera. La silla Barcelona puede no ser la mejor opción para ti.

Como anteriormente mencionamos, el espacio entorno a ella no se ve agobiado, gracias al diseño minimalista de Mies; no obstante, sí se ve condicionado a nivel de decoración.

No deberías remodelar todo debido a una silla.

Por otro lado, tampoco deberías comprar una silla Barcelona si lo que quieres es crear una transición en un pasillo largo. Es muy común colocar una silla junto a una lámpara de pie en las esquinas (al igual que lo es colocar una lámpara sobre una mesa); pero si estás buscando algún elemento decorativo para este fin, no compres la silla Barcelona.

Se trata de un elemento con suficiente carácter para ser considerado el trono del mundo moderno. Su diseño evoca eso; por lo que condenarla a una esquina para ser “admirada” y servir de transición, no le hace justicia.

Además, si vas a adquirir la silla con este fin a pesar de nuestra opinión; recuerda que por sí sola no es muy vistosa, necesitarás la otomana para completar la escena ¿Qué quiere decir esto? Pues que estarás invirtiendo alrededor de $6300 USD en una silla y una otomana en la que no te sentarás. Si el dinero no es problema para ti, tal vez lo correcto sería donar esa cantidad a una beneficencia.

Referencias:

Silla Barcelona

Silla Estilo Barcelona – van der Rohe

Una silla de diseño para ti – Silla Barcelona 

Todas las imágenes son cortesía de: pinterest.es

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo