Una sesión de relax después de un duro día de trabajo, es una forma maravillosa para recompensarse. Los jacuzzi suelen dar esa imagen de relax con énfasis en su importancia de higiene. Sin embargo, muchas personas usan el jacuzzi solo para relajarse y divertirse. Pero aparte de usarlo para relajarse, es importante darle un poco de atención. Cuidar un jacuzzi significa preservar una de sus formas de relajación más queridas de su hogar.


Sabemos que la mayoría de las piscinas acumulan suciedad con el tiempo debido a que se trata de agua relativamente estancada, es decir que no fluye. Los jacuzzis no tienen este tipo de problema. Si desea que su jacuzzi se mantenga limpio solo, todo lo que tiene que hacer es mantener los motores o bombas encendidos por un tiempo, incluso si no va a ser utilizado. Esto reduce de manera crítica las posibilidades de que la suciedad y otras cosas se acumulen en el agua. Si usted tiene la oportunidad de dejarlo encendido durante todo el día (al menos 8 horas sin parar), verifique el estado cada tanto.

Enlaces patrocinados:

Química del agua
El nivel de químicos del agua, debería ser monitoreado adecuadamente. Realice revisiones periódicas del nivel del cloro, del ph y del bromo. El cloro debe ser siempre mínimo, los niveles del bromo deben estar entre 3-6 ppm, y los niveles de pH, deben rondar los 7,4 pH. Si usted ve un aumento o disminución en cualquiera de estos niveles, agregue el nivel apropiado para regular el agua.

Limpiar el agua
Una buena manera de limpiar el agua es a través de una descarga de agua en el jacuzzi. Usted puede hacer esto antes o después de que el jacuzzi haya sido utilizado, pero es preferible hacerlo antes de dejar correr el agua. Diluya la substancia de limpieza en el agua de acuerdo con el nivel prescrito (generalmente 1 onza por cada 500 galones de agua). Usted también puede manipular los niveles de bromo y de cloro para lograr esto (asegúrese de regular y controlar los niveles después). Existen a su vez muchos productos en el mercado destinados a prevenir manchas y escamas en las piscinas. Usted podrá utilizar estos materiales en su jacuzzi (siga las prescripciones en la etiqueta del producto).

Otras cosas a tener en cuenta si desea cuidar un jacuzzi, es la suciedad acumulada alrededor de la línea de flotación, y los aceites y grasas pegados en las paredes del jacuzzi. Para estas áreas, generalmente basta con la acción de una enzima, pero como se ha mencionado anteriormente en varias ocasiones, utilice siempre la cantidad indicada en la etiqueta del producto.

Siga este esquema de mantenimiento una vez cada 3 meses, y usted tendrá un jacuzzi que le durará toda la vida.