Decoración de exteriores Jardín

Farolas de jardín: ¿Dónde colocarlas?

La buena iluminación es necesaria en cualquier estancia de nuestro hogar, incluso allí donde tenemos más acceso a la iluminación natural: el jardín. Pero cuando se trata del jardín, la iluminación que se debe utilizar ha de tener su propia personalidad; de allí que la recomendación que siempre damos desde Visita Casas, sea la de utilizar farolas de jardín. No obstante, existen tres tipos de farolas de jardín principales y, a pesar de esta simple clasificación; muchas veces aparecen dudas e inseguridades, todo esto se debe principalmente al trabajo eléctrico que hay que hacer al momento de colocar una o más de estas farolas.

Por esa razón, y en aras de ayudarte a ti y a todas las personas que confían en Visita Casas; hoy queremos explicar paso a paso la instalación de estas farolas de jardín. Desde la elección del lugar para colocarlas, hasta el procedimiento de cableado; desglosaremos todos y cada uno de los puntos que debes tener en cuenta al momento de iluminar el exterior de tu hogar. No solo quedará hermoso; sino que será una instalación eficiente, duradera y segura ¡Acompáñanos!

¿Por qué deberías instalar tú mismo las farolas de jardín?

Hablamos de las dudas e inseguridades al momento de instalar este tipo de iluminación exterior, y al igual que todo proyecto de construcción o remodelación; ¿no sería más sencillo contratar a alguien para que haga el trabajo?

Desde un punto de vista cómodo, la verdad es que sí; lo mejor sería contratar a un profesional en electricidad para este trabajo en específico. No obstante, hay dos razones por las cuales deberías hacerlo tú mismo. La primera (obviamente) es con el fin de ahorrar algo de dinero, sin embargo, la segunda es la más importante.

A largo plazo, de seguro querrás plantas otro tipo de plantas, añadir una fuente, expandir parte del suelo de la casa o; ampliar la huerta. El punto aquí es, que solo tú sabes exactamente qué te gustaría hacer a largo plazo y, frente a ese escenario; ¿no crees que lo mejor es que seas tú quien haga la instalación eléctrica?

Un profesional hará un trabajo eficiente, pero no tendrá en consideración esos detalles que solo tú puedes saber y que saltan a la mente al momento de analizar bien el espacio disponible. Todo trabajo que involucre electricidad es importante y delicado, por lo que es bueno contratar a alguien experto en la materia. Pero al tratarse de tu jardín y de tu hogar; tal vez sea buena idea ir perdiendo el miedo y acostumbrarte a hacer las remodelaciones por tu propia cuenta. Después de todo, el jardín es un espacio que se presta para el ensayo y error; así que pierde el miedo y prepárate para trabajar.

Herramientas y materiales que necesitarás para el trabajo

De acuerdo a la superficie en la que vayas a instalar las farolas de jardín, puede que necesites todo o algunos de estos materiales; así que no te dejes abrumar por la cantidad aquí listada.

  • Azada
  • Pala
  • Pela cables
  • Destornillador
  • Guía pasa cables
  • Alicate pelador de cables
  • Caja estanca
  • Interruptor de superficie
  • Gel aislante
  • Regletas de conexión
  • Tubo corrugado y,
  • Manguera de caucho de tres hilos

Como verás, la lista es larga y, puede que necesites ampliarla un poco en caso de que vayas a realizar el trabajo sobre una superficie de hormigón o cemento que tengas en tu jardín. Esto es, porque necesitarás los materiales para romper el suelo y luego tapar el agujero y la zanja.

Recuerda que también existen los focos para césped, deck y hormigón; así como también las farolas minis de luz LED, más adelante estaremos hablando específicamente de este tipo de iluminación para tu jardín.

¿Dónde debes colocar tu farola?

Lo primero que debes saber es que las farolas requieren una instalación independiente al resto de la casa, con un interruptor general de límite de amperaje más bajo que el que solemos tener en el resto de la residencia; esto para poder evitar accidentes. Además, los cables que provienen de la corriente deben estar en una caja estanca; al ser una instalación en el exterior, lo más probable es que esté sometida a la lluvia y/o nieve. Debes evitar que la humedad penetre en los empalmes de los cables.

Ahora, al momento de colocar la farola; debes considerar la posición de tus plantas actuales y de las futuras. El tendido del tubo corrugado puede perturbar drásticamente (y para mal); las raíces de tus plantas. Además, toma en consideración la posible contaminación lumínica, es decir; que las luces de tu farola no perturben a tu vecino, por lo que la corona de la lámpara debería contener la luz hacia abajo y hacia tu jardín.

Según la configuración de tu jardín, una farola debería ir ubicada al centro; varias de ellas en posiciones simétricas y lo suficientemente distantes las unas de las otras para que el manto de luz cubra perfectamente la zona.

A mayor altura tengan tur farolas, más lejos podrían estar las unas de las otras, eso sí; recuerda que la conexión eléctrica a través del tubo corrugado recorrerá toda esa distancia, por lo que no puede ser la mejor alternativa si tienes plantas de por medio.

Procedimiento de instalación

Determina la posición de la farola y, si no es en suelo de hormigón sino en césped; entonces deberás abrir un agujero de al menos 40cmx40cm para enterrar la base de la farola, recuerda abrir la zanja también. Si el suelo es blanco, deberás cavar un agujero de mayor profundidad a lo indicado en las instrucciones de la farola.

Una vez que tengas el agujero, vierte la mezcla de hormigón y has el tendido con la espátula de tendidos; ahora sí podrás colocar la base de la farola. Asegúrate de que quede nivelada para que, al momento de cercarse el hormigón (aproximadamente luego de 24 horas); puedas instalar la farola sin problemas de balance.

Con el tubo corrugado tendido en la zanja, aplica el hormigón hasta llegar a la caja estancada de donde vienen los cables que te proporcionarán la corriente. Ahora, con la ayuda de la guía y atando la manguera de caucho de tres hilos a un extremo; pasa los cables desde el extremo de la farola del tubo corrugado hasta la caja estancada.

Recuerda dejar al menos diez centímetros de cables para realizar cómodamente los respectivos empalmes; tanto a la farola como a la corriente de alimentación. Pasado el tiempo necesario, podrás conectar los cables de la farola e instalar  

Las conexiones son simples

La farola tiene tres cables de tres colores distintos que coincidirán con los de la manguera de tres hilos. En todo caso, si no coinciden; puedes verificar en la ferretería cuál es cuál. No olvides que el amarillo/verde es la tierra siempre.

En la caja de donde sacarás la corriente también vendrás los tres cables. Utiliza la regleta de conexiones para conectar:

  • Verde/amarillo con verde/amarillo
  • Neutro con neutro
  • Uno de los cables del interruptor de superficie a la farola y el otro al cable de corriente de la fuente de alimentación

Una vez hayas conectado todos los cables, procede a cerrar al caja estancada y vierte el gel aislante. Una vez que el gel seque, las conexiones quedarán protegidas y prácticamente selladas herméticamente; por lo que no tendrás que preocuparte de la lluvia u otras inclemencias del clima. Sin embargo, recuerda que si sigues con las dudas sobre el tema de instalación y trabajo; puedes contratar a un experto. Aunque te recomendamos que hagas primero un esquema de cómo quieres la instalación, siempre pensando a futuro para expandir los proyectos de tu jardín.

Otras alternativas

Si hay algo realmente negativo en cuestión de las farolas clásicas con luces alógenas, es su consumo eléctrico. No importa el trabajo realizado previamente para su instalación ni la portabilidad; si éstas luces estarán encendidas toda la noche, notarás un incremento considerable en la factura eléctrica.

Por esa razón, tal vez deberías considerar utilizar farolas portables de luces LED. Estás farolas pequeñas que pueden clavarse al césped, obtienen su energía a través de una fotocelda. Durante el día están recargándose y, al caer la noche; encienden automáticamente sin necesidad de interruptor, permaneciendo así hasta ocho horas enteras antes de necesitar una recarga.

También pueden ser controladas a control remoto, por lo que podrías apagarlas fácilmente durante la noche sin necesidad de salir al jardín. Es una alternativa a considerar, aunque ten en cuenta que en este caso estarías sacrificando algo de altura en tus lámparas.

No olvides que también puedes colocar farolas en las paredes o incluso utilizar luz realmente natural, al incorporar antorchas que se claven al césped. Es decir, cuando se trata de iluminación de tu pedazo de edén; no solo debes romperte la cabeza pensando dónde te conviene colocar las farolas de jardín. Explora las otras alternativas en el mercado, te podrías llevar una grata sorpresa.

Referencias:

  1. ¿Dónde colocar las farolas para jardín? 
  2. ¿Cómo colocar una farola en el jardín? 
  3. Iluminación de Jardines
  4. Iluminación del jardín: farolas, balizas, focos, antorcha

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo