Jardín

Gladiolos garantizados: colores del verano que vuelven

Son muchas las plantas florales que enamoran tanto el olfato como la vista. Sin embargo; de entre todas ellas, los gladiolos destacan por su valor histórico y por su exótica belleza. Los gladiolos fueron popularizados en Roma durante los años dorados de los gladiadores y; sus técnicas de cultivo, han sobrevivido al paso del tiempo, siendo que hoy se han refinado en todos los niveles; con el fin de garantizar flores hermosas y dignas de los más grandes.

Si quieres cultivar gladiolos y no cometer ningún error en ninguna etapa de su vida, sin importar el clima en el que estés; entonces este es el artículo que estabas buscando. En Visita Casas somos expertos en el cuidado de esta hermosa flor y hoy te compartimos todo lo que sabemos.

Diversas variedades de gladiolos

Los gladiolos pueden ser clasificados siguiendo muchas variantes. Ya sea por el color de la flor, por el cultivo o por clasificación botánica; lo cierto es que existe una gran variedad de gladiolos.

Aquí en Visita Casas, preferimos verlas desde la perspectiva del jardinero, por lo que nuestra clasificación de seguro es más orientada a lo que realmente buscas. No queremos bombardearte con información complicada y que será difícil de entender. Así pues, tenemos que los gladiolos y sus variedades son:

  • Las especies silvestres
  • Híbridos de Primulinus
  • Híbridos de flor grande
  • Gladiolos enanos

Por supuesto que, estos cuatro simples grupos engloban una gran variedad de gladiolos. Y su gran línea de especies se debe a los experimentos durante su cultivo.

El cruce de especies en diversas latitudes del mundo (no solo Roma sino también África); nos han dado gladiolos en los que es imposible rastrear sus orígenes.

Sin embargo, los cuatro grupos que hemos nombrado son los más importantes para la jardinería.

Las especies silvestres

Son la versión más salvaje de gladiolo. Provenientes de especies como el bizantino y el callianthus; nos ofrecen una alternativa muy colorida y resistente para cualquier jardín. Se puede decir que son las más fáciles de cultivar.

Híbridos de Primulinus

Aunque poseen una de las flores más pequeñas, cuando se trata de cantidad de flores; son las que más destacan. Pudiendo tener hasta veinte flores en una de sus varas, las primulinus son utilizadas ampliamente por los floricultures.

Híbridos de flor grande

Pueden ser plantas de hasta 2 metros de altura y, sus flores; resultan igual de imponentes, pues pueden llegar a medir 18 centímetros de ancho.

Debido a su gran altura, este tipo de gladiolos requiere un tutorado al momento de crecer. Sobre todo, porque en una simple espiga; pueden aparecer hasta 18 flores en forma unilateral.

Gladiolos enanos

De entre todas las especies que se encasillan en este grupo, la Elvira es la que más popularidad tiene; debido a que puede cultivarse durante todo el año.

Se están tomando mucho en cuenta a nivel de decoración y creación de arreglos; aunque por su naturaleza enana (65 centímetros), son consideradas el eslabón débil de los gladiolos.

Cómo preparar el suelo para plantar gladiolos

Gracias a su larga trayectoria de cruces de especies y de haber recorrido tanto el mundo; los gladiolos no son muy difíciles de cultivar, y la satisfacción de verlos crecer es mucha.

Lo primero que debes recordar son los orígenes del gladiolo. Es una planta de zonas cálidas; por lo que, una tierra arenosa y con excelente drenaje de agua es el mejor suelo para verlas prosperar.

Sin embargo, no permitas que eso te limite. Si puedes preparar el suelo para cultivar hortalizas y el clima en el que vives te lo permite; entonces también podrás cultivar gladiolos.

En las camas de siembra conviene siempre agregar algo de compost, siempre con el objetivo de ayudar a un buen drenaje del agua.

Y algo muy importante, de hecho; lo más importante, es que los gladiolos no se imponen por sobre otras plantas o por sobre la mala hierba. Por ello, debes mantener la zona alrededor de tus gladiolos despejada, siempre.

Lograr flores más grandes de gladiolos

Lo primero que debemos hacer para obtener flores realmente grandes en nuestros gladiolos es entender cómo y de dónde exactamente crecen. Para el caso de los gladiolos, nuestra atención debe ir dirigida al bulbo.

Debes prestar especial atención a los bulbos más jóvenes y pesados. Son estos los que te garantizan flores más grandes; siempre y cuando los cultives correctamente, pero más adelante te diremos como hacerlo, así que no te preocupes.

Lo que por ahora debes hacer siempre y con el fin de obtener las flores más grandes de gladiolos; es desinfectar los bulbos antes de plantarlos.

Es muy fácil que agentes infecciosos o enfermedades se transmitan de un bulbo a otro; por lo que debes sumergirlos en un fungicida antes de plantarlos.

Sin embargo, siempre debes alterar los fungicidas que usas; recuerda que los hongos pueden desarrollar resistencias al igual que lo hacen las plagas. Y no te preocupes demasiado por la salud de los bulbos, de hecho; esta práctica ayuda al desarrollo de la yema.

¿Cómo plantar y cultivar gladiolos?

Una vez que los bulbos han sido desinfectados para garantizar que no traen posibles enfermedades; pasamos a su plantación y cultivación. Aunque es un proceso delicado en principio, si sigues estos consejos; te garantizamos que tendrás gladiolos enormes y hermosos, o con múltiples flores enanas, dependiendo de la especie.

Como ya habías mencionado, los gladiolos son plantas originarias de zonas cálidas. Es por ello que el suelo ideal para plantarlos es aquel de lecho arenoso.

Este suelo debe tener un buen drenaje y; recuerda que la desinfección es crucial para garantizar que tengas grandes flores.

Otro punto importante a recordar es la tenacidad de los gladiolos ante otras plantas. Por su naturaleza gentil, los gladiolos tienen todas las de perder; así que la distancia al momento de plantarlos es muy importante.

Para determinar la distancia, debes tener en consideración el tamaño del bulbo del gladiolo. La distancia promedio para los bulbos grandes ha de ser:

  • Un hoyo de 12 centímetros de profundidad al momento de plantarlos
  • 15 centímetros entre uno y otro

También es importante que los grupos de plantación de gladiolos sea impar al momento de dejar las semillas. Es decir, si se trata de un espacio grande; podrías plantas 7 gladiolos juntos, respetando siempre las distancias mencionadas.

Por el contrario, en los espacios pequeños; puedes plantar tres para evitar que se devoren nutrientes unos a otros. Pero nunca 4 o 6.

Por último, pero no menos importante; recuerda que los gladiolos más grandes pueden llegar a medir 2 metros de altura. Es necesario colocar un estacado al lado del bulbo antes de que la planta haya enraizado; no corras el riesgo de lastimarla.

Colocar el tutor en esta etapa temprana y así garantizarás que crecerá con el apoyo necesario; lo peor que puede pasarle a un gladiolo una vez que ha prosperado, es partirse debido al viento y su altura.

Riego del gladiolo en las 4 estaciones

Al estar tratando con una planta que necesita de un suelo con excelente drenaje; prestar cuidado al riego es muy importante para no matarla por accidente.

Recuerda que, entre regar demás una planta y no regarla; siempre será mejor la segunda opción (si es que tienes que elegir). En el caso de los gladiolos, esta segunda opción es más importante que en otras plantas.

No necesitan un riego excesivo durante ninguna de las estaciones. Claro que, en la época de más calor; será bueno mantenerla hidratada. Los gladiolos crecen más y mejor bajo un clima soleado, esto es algo que no podemos ignorar; así que no exageres en el riego.

Durante las primeras etapas de vida de la planta, el riego debe ser constante. Una vez que ha llegado a la madurez; puedes tomar la rutina de riego como algo más ocasional.

Eso sí, durante la etapa de floración debes evitar que la tierra del gladiolo se seque; por lo que aquí tendrás que tener los ojos siempre atentos en la base de tu planta.

Si la tierra se seque debido al calor durante esta etapa; la planta simplemente “abortará” y no florecerá. La mejor condición es la humedad, sin caer en el charco o agua estancada.

Los bulbos del gladiolo y sus cuidados

Aunque ya hablamos del proceso previo a su plantación, el cual involucra el uso de fungicidas ¿cómo deberías cuidar los bulbos de gladiolos cuando no quieres plantarlos?

Pues ya que no es correcto plantarlos en cualquier época del año, cuando quieras almacenarlos; deberás seguir los siguientes pasos sumamente importantes, si es que quieres garantizar su salud.

Una vez que nuestra planta ha florecido, debes cortar estas varas florales y, con mucha paciencia; esperar a que las hojas comiencen a tornarse amarillentas.

Es allí cuando debes extraer los bulbos. Ni antes, ni después.

Debes almacenarlos en un lugar seco, oscuro, suficientemente aireado y sin humedad. También, lo más prudente cuando tienes bulbos de varias especies; lo mejor es separarlas allí en el lugar de almacenamiento.

Tomate el tiempo necesario para identificarlos y garantizar que las condiciones de almacenamiento sean las correcta; recuerda que estarán así durante todo el invierno.

Enfermedades típicas del gladiolo y su tratamiento

Al necesitar tanto de una tierra con buen drenaje, es obvio que; una de las enfermedades típicas que afectan a los gladiolos sean las criptogámicas.

Específicamente la podredumbre gris es el mayor enemigo de nuestras flores gigantes. Obviamente, el fusarium también entra en esta categoría de enfermedad criptogámica; y afecta mucho a los gladiolos.

Así mismo, las babosas y pulgones son un mal común. Para evitar estos, puedes simplemente colocar cáscaras de huevo entorno a la planta; esto evitará que la invadan.

Con respecto a las enfermedades criptogámicas; es necesario mantener el buen drenaje. Una buena medida para evitar que aparezca la podredumbre gris es mediante la rotación de cultivos.

En caso de las plagas, debes actuar de manera normal como lo harías con cualquier otra planta. Siempre es mejor prevenir que lamentar; así que toma las precauciones necesarias para combatir a todos estos visitantes indeseados.

Sin embargo, en caso de que el fusarium haya infectado a uno de tus gladiolos; debes removerlo al momento y lo mismo ocurre con la tierra. Sobre todo; recuerda desinfectar tus herramientas de jardinería antes de volver a utilizarlas. De lo contrario esparcirás la enfermedad por todo tu jardín.

Época del año de plantación del gladiolo

Los gladiolos deben ser plantados en primavera, incluso 15 días antes de la última helada de esa fecha. Es necesario que sean plantados en estaciones donde la luz de sol sea abundante y saludable.

De hecho, les toma cerca de 6 y hasta 8 semanas en florecer; y las mejores flores son las que nacen en verano.

Un truco que nosotros utilizamos en Visita Casas es plantar desde los principios de primavera y de allí, plantar luego de cada dos semanas. Repetimos este proceso hasta llegar al verano; así garantizamos flores grandes y buenos bulbos para ser almacenados en invierno.

Cómo lograr gladiolos más fuertes y vigorosos

La fortaleza de los gladiolos está condicionada en gran medida por su tutor y el sustrato utilizado al momento de su plantación.

El mejor sustrato que puedes utilizar para tus gladiolos es aquel que es soluble al agua. Recuerda que necesitas una tierra con excelente drenaje para evitar enfermedades.

Pero, además del tutor; una gran forma de garantizar que tu planta será vigorosa y fuerte, es creando montículos entorno a la base del tallo.

Utilizando la tierra y todas las protecciones contra las plagas, luego de que el gladiolo ha alcanzado los 10 centímetros de altura; haz un montículo de tierra entorno a su base.

Con este simple detalle, le dará una base firme y natural al cuerpo de la planta; lo que garantizará su firmeza antes los primeros embates del viento con los que debe lidiar.

Multiplicación de gladiolos en el jardín

Ya te habíamos mencionado el cronograma de plantación que seguimos con nuestro gladiolo; pero además te tenemos otro secreto que puedes aplicar para garantizar más bulbos y así ampliar tu cultivo.

La principal técnica para la multiplicación es la división de los cormos. En lugar de limitarte a utilizar el método que ya te explicamos para los bulbos; también extrae cormos pequeños desde la raíz de la planta.

Para esto, simplemente deberás esperar que el follaje se haya secado; ya terminando el verano. Entonces, siempre con mucho cuidado de no lastimar tu planta; retírala de la tierra y sustrae los bulbillos.

Este proceso lo puedes hacer durante un ciclo de rotación. Así no solo estarás verificando el drenaje de la tierra; sino que podrás obtener una nueva fuente de bulbos para la multiplicación de tus plantas.

Referencias:

  1. como plantar y cultivar gladiolos
  2. GLADIOLOS – Cuidados, Cultivo y Multiplicación del Gladiolus 
  3. 3 formas de cultivar gladiolos
  4. como plantar gladiolos
  5. El gladiolo, la flor esplendorosa del verano
  6. Cómo cultivar gladiolos


Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo