Técnicas de jardinería

Elijiendo flores de bulbos para el jardín

Si quieres darle vida a tu patio o azotea, entonces aprovecha la primavera y cultivar flores de bulbos para el jardín; esta alternativa hará que el lugar se vea lleno de vida. Pero, ¿qué tanto sabes sobre los bulbos?

Los bulbos son plantas que poseen un órgano subterráneo, en el cual almacenan los nutrientes que necesitan para vivir; estos poseen un tipo de estructuras que se parecen a las plantas bulbosas.

Existen diversos tipos de bulbos que podemos sembrar en nuestro jardín; en esta oportunidad aquí en Visita Casas te diremos todo lo que necesitas saber sobre estos; además, te diremos cuáles son los más indicados para que tengas en tu casa; así como también, qué necesitas para su cuidado y cómo reconocer las enfermedades de estas plantas.

Diversas formar de plantar y cultivar flores de bulbos

Plantar bulbos puede parecer muy difícil, pero no lo es; ciertamente es muy diferente a plantar cualquier otra planta, pero no supone una tarea titánica, ni tampoco debes de tener mucha experiencia para hacerlo. Sin embargo, es necesario saber cuál es la forma perfecta para plantar y así cultivar flores de bulbos sanas.

Puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Toma una maceta y llénala de tierra hasta arriba
  • Abre un hueco en el medio para poder sembrar el bulbo
  • La maceta debe de medir al menos unos 30 centímetros de alto para que el bulbo crezca sano; esto también se debe a que la planta debe de estar sembrada a una altura que sea doble a su tamaño.
  • Luego colócale tierra para tapar el hueco
  • Si tienes fertilizante, utilízalo
  • Por último, riega la planta

Otra forma de sembrar bulbos

En el caso de los tulipanes, se recomienda que se utilice una maceta de arcilla, madera o cerámica; y repitiendo el mismo proceso, puedes sembrar al menos unos 12 en un solo porrón.

Ten en cuenta que el fertilizante debe de quedar arriba de la tierra para que así nutra de arriba hacia abajo.

Otro punto importante que debes de tener en cuenta es que, a la hora de comprar bulbos, estos debes desempacarlos con rapidez; ya que estos necesitan de aire para poder mantenerse sanos.

Antes de plantar o cultivar flores de bulbos, debes dejarlos descansar en un lugar oscuro y fresco, de esta forma podrán mantenerse más sanos.

Además, es importante que luego de plantados, los bulbos se mantengan en un lugar fresco; si ves que hay alguna rama seca, entonces procede a quitarla, no dejes que se quede en la maceta, ya que esta puede producir un efecto cadena y matar a las demás plantas.

A la hora de que florezcan, debes darles suficiente espacio, si es necesario trasplanta; sino, riega con frecuencia y deja la maceta en un espacio fresco durante la noche.

Sin embargo, esto va a depender del tipo de bulbo que siembres, de esto te explicaremos a continuación.

Variedades de flores de bulbos para el jardín

Existen diferentes tipos de bulbos para el jardín que puedes sembrar y que son fáciles de mantener; lo único que necesitas es un espacio destinado para ellos que sea fresco.

Narcisos: 

Son catalogados como bulbos de primavera, ya que es en esta época cuando suelen florecer; sin embargo, durante 4 meses siguen floreciendo.

Muchas personas suelen preocuparse porque sus flores suelen morir rápidamente; pero, no hay nada de qué preocuparse, ya que estas duran solo 20 días, y luego vuelven a nacer.

Es importante que riegues constantemente esta planta; pero no la sobre cargues. Al finalizar la primavera, deja los narcisos en su tierra para que cuando vuelvan a florecer lo hagan con más fuerza.

Jacintos:

Los jacintos son unas de las flores más buscadas por los aficionados de la jardinería; y es que estos bulbos suelen florecer con diferentes tipos de colores, como el violeta, blanca, amarillo, fucsia, entre otros.

Al igual que los narcisos, florecen en primavera; además de que es necesario plantarlos en esta época también para que así tengan los nutrientes que necesitan para florecer mejor.

Sin embargo, es necesario retirarlos de sus macetas en otoños y plantarlos en otra que tenga nada más unos 10 centímetros de profundidad.

Nardos: 

Son las flores preferidas por las novias; pero su cuidado es un poco más especial; estos deben plantarse o cultivarse flores de bulbos en primavera, pero no será hasta verano u otoño para verlos florecer.

Cuando es tiempo de cortarlos, se debe hacer preferiblemente en la mañana; y ten en cuenta que su floración solo dura unos 40 días. Para que en la primavera siguiente tengamos unos nardos fuertes, retira los más grande y dale espacio a los más pequeños, ya que serán estos los que florecerán.

Dalias:

Son perfectas si quieres tener un jardín colorido en verano o en otoño; ya pueden resistir a las temperaturas de estas estaciones. Suelen necesitar mucho sol y luz, sin embargo, debes regarlas con regularidad.

Recuerda que debes cortar todos los tallos que estén marchitos, para que así cuando sea tiempo de florecer nuevamente, lo haga fuerte y sana.

Violetas de los Alpes:

Si te encuentras en un lugar en donde siempre hace mucho frío, entonces esta es la planta indicada para ti. También conocidas como ciclamen, estas no soportan están en lugares calurosos; y deben estar en interiores o en la sombra.

La mejor forma de sembrarla es en un macetero estrecho; de esta forma las raíces estarán comprimidas. En cuanto al riego, no se debe hacer directamente sobre la tierra, sino colocar debajo de la maceta un plato con agua.

Tulipanes:

La mejor época para sembrar tulipanes es en otoño, ya que suelen soportar muy bien el frío y lo necesitan para crecer y florecer en primavera. Si quieres una planta que dure mucho tiempo, entonces siempre tulipanes. De la misma forma en que riegas las violetas, debes hacerlo con estos bulbos.

Es importante que, a la hora de sembrarlos, lo hagas en tierra nueva y fresca; y replantarlos cada vez que quieras obtener bulbos nuevos.

Hemerocalis:

Es una hermosa flor que florece en verano, pero esta dura solamente un día; para que florezca sana y fuerte, debes dejarla a media sombra; así mismo, es mejor plantarlas en primavera o en otoño.

Gladiolos: 

Los gladiolos son perfectos para verano y el otoño, ya que cuando se encuentran en climas templados, pueden llegar a florecer todo este tiempo.

Es importante que cuando se siembre, se coloque unos tutores para que así, al crecer se mantenga rígida.

Agapantos:

Crecen a media sombra, aunque soportan las altas temperaturas; sus colores azul intenso o blanco, los hace perfectos para la primavera o el verano. Sin embargo, tienes que esperar entre 2 a 3 años para verla florecer.

Preparación y fertilización del suelo para plantar los bulbos

La preparación del suelo para plantar o cultivar flores de bulbos requiere una especial atención.

La razón de esta atención se debe a que el tallo de la mayoría de este tipo de plantas, queda enterrado; además, de que como su desarrollo se da casi inmediatamente, necesitan tener suelos ricos en minerales y que permitan drenar fácilmente el agua.

Por lo tanto, debes tener en cuenta que es necesario tener los bulbos en lugares secos o en lugares no muy húmedos ya que pueden marchitarse con facilidad.

¿Qué tipo de tierra necesitamos?

El tipo de tierra que necesitamos para plantar este tipo de plantas tiene que ser en un suelo arcilloso, pero debes mezclarlo con tierra, y compost o tierra enriquecida.

Además, también puedes colocar un poco de grava para ayudar con el drenaje del agua.

En cuanto a la profundidad…

Cuando plantamos bulbos, es necesario hacerlo en una maceta que sea el doble o el triple de alto que la planta; ya que estas tienen que tener espacio suficiente para poder crecer; también van a tener raíces mucho más fuertes, y podrán sobrevivir durante mucho tiempo.

Riego recomendado para cada variedad de flor

Un aspecto muy importante que debes considerar es el riego; como cualquier planta, los bulbos necesitan agua para crecer y desarrollarse; sin embargo, debes regarlos con moderación, ya que el exceso de esta, puede ocasionar que se pudran.

Regar en moderación hará que florezcan y se desarrollen mejor. Otro consejo que te damos aquí en Visita Casas es que cuando el follaje se haya secado por completo, no los riegues más.

Cuando sea otoño o verano colócalos en un lugar en donde les dé mucho la luz y riégalos con menos frecuencia; en cambio en primavera o verano es totalmente lo contrario.

Épocas del año para plantar flores de bulbos

Ahora bien, seguro te estarás preguntando cuál es la mejor época para plantar flores de bulbos, y aquí te tenemos la respuesta. Casi todos los bulbos son recomendables sembrarlos en primavera, ya sea al principio o al final de esta.

Esto se debe a que casi todos los bulbos florecen o en verano o en otoño. Pero esto también va a depender del lugar en donde vivas; porque si vives en una zona cálida, entonces la siembra la debes hacer en otoño; ya que así aprovechas la primavera siguiente.

Si vives en una zona fría, entonces debes plantarlas a mediados del verano o a finales de otoño, y así puedan florecer al final del invierno y comienzo de primavera.

Partes y anatomía de una flor de bulbo

Los bulbos están formados en su mayoría de la misma anatomía; lo que más destaca de ellos que la basa de las hojas, la cual suele ser gruesa y costa de 5 partes.

  • Discos basales: estos se ubican en la parte inferior del bulbo; y puedes reconocerlos fácilmente ya que en ellos crecen las raíces.
  • Escamas: aquí se almacenan los tejidos parenquimáticos, es decir, en donde se encuentran todos los nutrientes.
  • Túnica: esta parte se encarga de la protección del bulbo; la túnica protege a las escamas y evita que se seque.
  • Vástago: es la parte del bulbo en donde se encuentra las yemas florales; aquí crecen y se desarrollan las flores.
  • Yemas laterales: son fáciles de reconocer ya que aquí se almacenan los nuevos bulbos que van a florecer luego.

Técnicas para plantar bulbos en macetas

Existen varias técnicas para plantas bulbos en macetas, sin embargo, aquí en Visita Casas te enseñaremos la más recomendada. Lo primero que necesitarás en cernir la tierra que vamos a usar.

Ya que de esta forma vamos a eliminar cualquier resto de elementos innecesarios o dañinos para nuestra planta.

Lo siguiente que vamos a hacer, es colocarle ¼ de fertilizante o compost; en este punto es muy importante que tengas en consideración que estos deben ser totalmente orgánicos, para así ayudar a su crecimiento.

Luego de que mezclemos, coloca la tierra en una maceta; recuerda que debe ser el doble o el triple del tamaño de los bulbos, y esta también es importante que tenga orificios.

Posterior a esto, haz agujeros de al menos unos 18 centímetros de profundidad; aquí es en donde plantaremos a nuestros bulbos; algunos necesitarán estar con la punta hacia arriba. Siémbralos a una distancia de 10 centímetros entre cada uno.

Cuando caves, es importante que ablandes la tierra para que a la hora de enterrar los bulbos estos se posicionen correctamente; aplica un poco de presión cuando los plantes y cúbrelos de tierra.

Elección del lugar de siembra

Otro punto importante que debes tomar en consideración es que el lugar en donde vas a sembrar debe ser apto para este tipo de plantas en tal caso de que no uses una maceta.

Ya sea en el jardín o en cualquier otro espacio que hayas destinado para sembrar bulbos es muy necesario que sigas algunos pasos para mantener este lugar óptimo para ellos.

Lo primero que debes hacer es estudiar el piso en donde vas a sembrar; revisa que se encuentre sano, esto lo puedes saber por la maleza. Si encuentras mucha maleza u otro tipo de plantas creciendo en él, entonces es fértil; otra forma de saber si es fértil es viendo la calidad del suelo; si este se encuentra arcilloso, entonces necesita nutrientes para poder sembrar. Sin embargo, vas a necesitar hacer una limpieza profunda de este. Elimina toda la maleza para así controlar su crecimiento.

Lo puedes hacer ya sea con tus manos o con herbicida orgánico; antes de usar este producto te recomendamos que leas las instrucciones porque todo tienen un uso diferente.

Antes de sembrar cualquier planta, en especial los bulbos, debes de trabajar los suelos; añade compost, fertilizante o una capa de tierra fértil; trata que todos estos elementos sean orgánicamente tratados; ya que los microorganismos que podemos encontrar en estos compuestos ayudan a que las raíces crezcan y se expandan sanamente.

Siempre trata de trabajar el suelo hasta donde vayas a sembrar; es decir, vas a tener que excavar para poder realizar el trabajo de la tierra.

Profundidad ideal para la siembra de bulbos

Como te lo habíamos comentado con anterioridad, la profundidad ideal para plantar o cultivar flores de bulbos es de al menos el doble o el triple de su tamaño original. De esta forma, la planta podrá crecer tranquilamente y expandirse, ya sea en el suelo o en la maceta.

La forma de medir la profundidad del bulbo es a partir de la parte inferior del mismo.

Asimismo, los tulipanes, narcisos y jacintos se deben de sembrar con la nariz hacia arriba; por lo tanto, el disco estará hacia abajo.

Cuidado del follaje de las flores de bulbos

Uno de los problemas que tienen los dueños de flores de bulbos son el follaje; estos suelen muchas veces presentar un verdadero dolor de cabeza, ya que muchas personas no saben cuándo es el momento perfecto para sacarlos.

Sin embargo, aquí en Visita Casas te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre estos. Lo primero que debes entender es que debes dejar que el follaje se marchite, y solamente es recomendable sacarlos antes de que llegue el invierno.

Cuando esto suceda, debes limpiar cuidadosamente la tierra de cualquier exceso de follaje, o insectos que tenga los bulbos; además, es importante que retires cualquier bulbo que esté podrido o en proceso de descomposición.

Recolección y almacenaje de bulbos

Ante la llegada del otoño y del invierno, es importante que recolectes y almacenes los bulbos. Debes separarlos y organizarlos para luego guardarlos.

¿Por qué almacenarlos?

Almacenar los bulbos durante el otoño o el invierno, hace que estos crezcan mucho mejor durante la primavera y el verano. La clave para que estos duren se encuentra en el almacenaje.

Lo primero que debes hacer es recolectarlos; es posible que tengas que desenterrarlos, luego, mételos en una bolsa, preferiblemente de papel, así no se crean bacterias que podrían destruirlos.

Dentro de esta bolsa coloca un poco de musgo o papel periódico; pero ¡cuidado! No almacenes demasiados bulbos juntos, y no se deben de tocar los unos con los otros.

Almacénalos en un lugar fresco y sobre todo que esté seco. Muchas personas creen que es mejor guardarlos en el congelador, sin embargo, esto causará que se pudran. 

Es importante que siempre los revises para retirar cualquier elemento que esté podrido o descompuesto.

Sácalos en primavera o verano y vuélvelos a plantar y a disfrutar de unas flores de bulbos que darán vida a tu hogar.

Enfermedades de las flores de bulbos y su tratamiento

Otro problema con el que debemos lidiar muchas veces son con las enfermedades que las flores de bulbos presentan. Aquí te traemos una guía para que reconozcas cuál está afectando a tus flores, y cuáles son los posibles tratamientos.

Manchas foliares

Las manchas foliares aparecen en las hojas de los bulbos; puedes controlarlas eliminando las hojas enfermas y con fungicida.

Botritis o Moho gris 

Esta enfermedad es fácil de ver, ya que se presenta a través de lesiones marrones en las hojas o en las flores de la planta; muchas veces suele aparecer un moho gris la recubre.

Expertos recomiendan aplicar un tratamiento fungicida, y regar menos la planta; de esta forma se disminuye la humedad, la cual suele ser causante de esta enfermedad. Además, debes colocarla en un lugar fresco y con luz.

Roya

Los bulbos que sufren de esta enfermedad pueden identificarse ya que en las hojas y en los tallos aparecen unas pústulas de color rojo, marrón, naranja o amarillo.

Suelen aparecer cuando existe mucha humedad, o en tiempos lluviosos. Lo que debes hacer para curar a la planta es retirar y quemar cualquier resto de hojas que estén infectadas; fumiga la planta cada 10 días.

Cenizo

Otro tipo de hongo que al que debes prestar atención; estas plantas son muy sensibles al cenizo, y este aparece como un polvillo blanco o gris; lo que causa que las flores se marchiten y se caigan.

Para curarlas del cenizo, no debes plantar muy denso y a la hora del riego, debes hacerlo manual. En cuanto a la medicina, recomendamos azufre en polvo para una mejor eficacia.

Rhizoctonia solani - Phytophthora spp

Mejor conocida como la pudrición de las raíces o bulbos; y es causada por varios hongos; la manera de identificarla es cuando las hojas se ponen amarillas y se marchitan. Suele aparecer cuando no existe un buen drenaje del agua, lo que causa que las raíces se asfixien.

Para curar a la planta deberás trasplantarla y eliminar toda la tierra que la rodea, ya que esta está contaminada. Luego aplica tratamientos fungicidas.

Negrilla

La negrilla es causada por insectos que excretan una sustancia azucarada sobre este hongo. Se visualiza como un polvo negro y seco. No afecta tanto a la planta, pero no es estético. Para curarla debes de eliminar a cualquier insecto que veas sobre esta.

Fusarium

Cuando vemos que nuestras flores de bulbos se marchitan completamente, es posible que sufran de fusarium; esta enfermedad suele aparecer durante el verano; y podemos darnos cuenta si nuestra flor comienza a transpirar aún si hace calor.

Debes retirar inmediatamente los restos de vegetales del suelo, y tratar con fungicidas pero que accionen directamente en el cuello de la planta.

Referencias:

  1. Las plantas de bulbo más lindas para tu jardín
  2. Cómo elegir los bulbos: Contenedores
  3. Trucos al escoger bulbos para el jardín
  4. Bulbos en jardín y maceta 
  5. Cómo elegir bulbos de flores
Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo