Muebles para el hogar

¿Cómo funcionan las sillas reclinables para niños?

Las sillas reclinables especiales para los niños son un gran regalo. Dejan que los pequeños, usualmente de edades de entre 2 a 9 años; sientan que tienen un lugar especial e igualitario en la sala familiar. Además de que permite a los pequeños relajarse de la misma forma que lo hace mamá, papá o el abuelo.

Y es que un único sillón reclinable en casa suele ser motivo de pequeñas discusiones, después de todo; suele ser el lugar más cómodo para descansar luego de un largo día mientras se ve televisión.

Es por ello que estas sillas reclinables son tan prácticas, no solo están adaptadas a los cuerpos de los niños; también están pensadas en su seguridad. Aunque aún se siguen fabricando de materiales muy desechables en comparación con las más grandes.

Si quieres regalar confort al más pequeño o pequeña de la casa, hoy en Visita Casas abordaremos a fondo el tema de las sillas y sillones para niños; desde sus más preciadas cualidades y diseños más eficientes, hasta un pequeño tutorial para hacer una en casa. Después de todo, un regalo hecho con tus propias manos tiene un valor muy superior al del dinero.

sillas reclinables

El mecanismo de las sillas reclinables infantiles

Actualmente, los sillones reclinables de adultos cuentan con todo tipo de aditamentos. Desde un lugar impermeabilizado para conservar frías las bebidas; hasta sistema de masaje para la espalda en distintos puntos, todo manejado a control remoto o a través de una app.

No obstante, en el caso de los niños es necesario volver a los principios más básicos, e incluso un poco más allá. La razón por la que el sillón de adultos recibe ese nombre no es por su tamaño; sino porque va dirigido a un público que no corre el riesgo de tragarse alguna pieza pequeña.

Las sillas reclinables para niños tienen esa limitación. Al tener que lidiar con la curiosidad de los nenes, es imposible agregar tantas piezas delicadas, eléctricas, electrónicas y pequeñas; más que un foco de confort, sería un foco para los accidentes.

Es por esa misma razón que, lastimosamente, no tienen el mismo mecanismo que una silla reclinable para adultos. Las sillas reclinables para adultos más sencillas tienen sistemas de resortes operados por una manija ubicada en la parte derecha de la silla. Al tirar de esta manija y empujar hacia atrás con la espalda; la silla empieza a activar su mecanismo de reclinación. Pero la silla reclinable para niños generalmente no tiene estos mecanismos. Los mecanismos de la silla reclinable de los niños funcionan en conjunción con el descanso para los pies.

Funcionamiento del mecanismo paso a paso

El niño, que puede ser ayudado por un adulto, debe tirar del descanso de pies que se encuentra en la parte de abajo. Al tirar, el respaldar de la silla se reclina hacia atrás. Lo que permite asumir la famosa posición de descanso y relajación.

Para replegar la silla no se utiliza ningún mecanismo en particular. Los niños son mucho más ágiles que los adultos, no tienen los típicos problemas de espalda; por lo que un movimiento ágil y un impulso de las piernas, bastará para obligar al descanso de pies a volver a su posición original, forzando todo el mecanismo a volver también.

Muchos de estos mecanismos suelen desgastarse con el tiempo por razones de uso; por lo que el espaldar deja de mantenerse erguido cuando el niño se reclina sobre él. Aunque esto se debe principalmente a que están fabricados con plástico u otros materiales blandos no peligrosos.

Pero, ¿desde cuándo seguridad debe ser razón para renunciar a calidad?; replicar el sistema de las sillas reclinables para los niños es extremadamente sencillo, mejorarlo es fácil también.

Por esa razón, si quieres regalar una silla reclinable duradera y que soporte todo el estrés de un niño en pleno crecimiento que de seguro la activará 50 veces al día; lo mejor que puedes hacer es fabricarla tú mismo con un poco de madera.

Fabricando una silla plegable/reclinable para niños

La principal razón para fabricar una silla para niños es la calidad, no obstante, existen otras razones más e igual de importantes:

  • Economía, fabricar una silla representará un gasto mucho menor; y es una actividad que puedes hacer en conjunto con tu hijo(a)
  • Igualdad para los niños. Algo que incluso se trabaja en métodos educativos modernos es la igualdad hacia el niño como persona. Una de esas formas de igualdad es a través de los muebles; que ellos puedan desenvolverse en un entorno diseñado para ellos es algo que genera seguridad en sí mismos.
  • Calidad, como ya dijimos, las sillas reclinables diseñadas para niños tienden a ser muy desechables; fabrica algo en madera que sea verdaderamente longevo.

Este trabajo de carpintería es muy simple, así que no le temas al clavo y al martillo. Te daremos todas las medidas necesarias y explicaremos paso a paso lo que debes hacer.

Materiales y Herramientas

Aunque las sillas que hemos hecho en Visita Casas con este fin han sido fabricadas en manera de pino de ¾; recuerda que ese valor (3/4) es solo una referencia. Puedes utilizar madera de 1.9, 2, 2.1 y/o 2.2 centímetros; así que no es limitante el factor de los ¾.

Lo que sí podrías considerar es el hecho de que todos los tablones que utilizamos nosotros fueron de 48mm; las sillas que fabricamos fueron pensadas para niños de 2 hasta los 7 años, aunque su estructura maciza puede soportar a un adulto.

Pero el ancho de esta está pensando en el cuerpo de los niños, para su mayor comodidad; claro que también puedes tapizarla una vez terminada, así que no te preocupes por estas medidas tampoco, no son obligatorias.

Maderas:

  • 10 maderas de 25 centímetros de largo
  • 02 de 35 centímetros
  • 02 de 65 centímetros
  • 01 de 20,5 centímetros
  • También necesitarás cilindros o bastones
    • 02 de 25 centímetros de largo
    • 02 de 20.5 centímetros de largo

En nuestro caso, estos bastones eran de ¾ de diámetro. Tú deberás ajustar un poco las medidas si no utilizas la misma madera de pino que nosotros.

Herramientas y otros materiales

  • Taladro
  • Broca de ¾ (en nuestro caso)
  • Metro
  • Lápiz
  • Tornillos calibre diez
  • Clavos
  • Martillos
  • Escuadra
  • Pegamento blanco
  • Lija
  • Compás

Construyendo la silla

Deberás comenzar por las maderas de 65 centímetros de las cuales sacaremos 3 medidas: 19.5, 32.4 y 45 centímetros; luego de ello, deberás marcarlas justo a la mitad, en nuestro caso fueron 24mm.

De estas tres medidas estamos definiendo que, la parte superior de la silla; tendrá una medida de 19.5. Recuerda que también deberás hacer un corte en la parte inferior para la estabilidad; por lo general a una altura de 2.7 centímetros en un ángulo de 29° grados

Pasamos entonces a las tablas de 35 centímetros, las cuales también llevarán tres medidas: 2.4, 15, y 28 centímetros; recuerda también marcar la mitad para tus tablas allí donde hiciste el primer punto utilizarás el compás.

La medialuna restante será la que haga de posa brazos de la silla. Una vez tengas todas tus marcas hechas, ve a cortar.

Luego de haber cortado los ángulos y el redondeado para los reposabrazos; entonces es momento de utilizar la broca en los centros de las medidas que tomaste, recuerda utilizar una que se ajuste a tus cilindros.

Ahora vas a trabajar con dos de las maderas de 25 centímetros, a estas debes marcarlas en dos medidas distintas; una a 2.4 centímetros y la otra a 15 centímetros. Una vez más, marca el centro al igual que en las otras tablas y haz los agujeros con la broca.

Una vez has cortado todas las piezas ¡es hora de comenzar a ensamblar la silla! Aquí te dejamos un video tutorial en donde podrás ver paso a paso cómo debes pegar, clavar e incluso atornillar si así lo deseas.

Otros muebles para niños que deberías considerar

La silla reclinable y la silla plegable no son los únicos muebles para niños que debería haber en la casa. En realidad, tu hijo(a) debería poder sentirse tan dueño de la casa como te sientes tú; para lograr ese objetivo, lo ideal es tener muchos muebles y uno que otro gadget que le recuerde que él también ocupa un lugar importante dentro del hogar.

Mesa de trabajo

Todos los niños tienen dos grandes cosas en común: tiempo libre y creatividad. Es por ello que deberían tener un espacio de trabajo propio para explorar su creatividad como se les antoje. Desafortunadamente, todos los muebles para el hogar están pensados para los adultos; mientras que los de ellos suelen ser de juguete.

Por esa razón, debes invertir algo de dinero (o tiempo si prefieres hacerla tú) para otorgarle una mesa de trabajo adaptada a su estatura. Similares a las mesas de dibujo de arquitecto, las mesas de trabajo para los niños se caracterizan por tener suficiente espacio para la creatividad.

Ya basta de tener todos los crayones por el suelo o no tener un lugar cómo en el que instalarse a pintar y dibujar; una mesa de trabajo les ofrece ese lugar que es suyo propio y en donde dejarán volar su imaginación.

Combinada con la silla reclinable, hacen un lugar perfecto para pensar y reflexionar; dos cosas que los niños hacen mucho y los adultos deberían fomentar.

Un asiento para el baño

El inodoro es un elemento de la casa que está pensado únicamente para los adultos; la vasenilla es muy linda para aprender a ir al baño sentados, pero ¿y cuando superan la barrera de los 4 o 5 años?

Ir al baño puede ser una experiencia muy incómoda, son muchos los niños que suelen caer y quedar atrapados en el inodoro; tanto así que desarrollan un miedo a ir. Para evitar que esto ocurra debes incluir un asiento adaptable para el inodoro. Similar a la tapa, este asiento es un agregado que puede levantarse o bajarse según la necesidad del usuario.

También debe haber una escalera de plástico de dos escalones que le permita al niño llegar cómodamente al inodoro sin tener que hacer maniobras de escalada; imagina por un momento que ese fuera tu día a día y el 40% de las veces terminaras cayendo en el agua.

Herramientas y utensilios del hogar

Sin ser muy costosos, las herramientas y los utensilios de cocina u otros más pequeños; agregan un gran entorno de igualdad a los niños. Indicarles que realicen una actividad ya no representará para ellos un doble reto; utilizar los implementos grandes y pesados es realmente difícil.

Si quieres involucrar a tu hijo o hija en alguna actividad del hogar, comienza por presentarle las herramientas adecuadas para sus manos; así podrán desempeñarse correctamente sin tener que sentir que lo que debería facilitarles la tarea, en realidad sólo lo hace más difícil.

Referencias

Muebles, camas, mesas y más para niños y jóvenes

Decoración de habitaciones infantiles y espacios para niños

MOBILIARIO INFANTIL. Muebles infantiles y muebles para bebés.

Todas las imágenes son cortesía de: pixabay.com/pinterest.es

 

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo