Niños

Jugando siempre en casa: Niños con fobia social

La fobia social tiene una tendencia a comenzar durante la adolescencia, pero puede desarrollarse mucho más temprano. La aparición de la fobia social durante los años formativos puede tener un efecto devastador en el desarrollo social de un niño. Si no se trata puede traer serios problemas psicológicos más adelante, como inadaptación, agorafobia, depresión o incluso suicidio.

Niños con fobia social

Los síntomas de excesiva timidez y de excesiva autoconciencia son relativamente fáciles de ubicar. Si el niño habla muy suavemente y dice poco o evita el contacto visual es probable que sea tímido. También pueden ser un signo los llantos sostenidos y las rabietas. O si intentan evitar la participación en clase. O quizás finja enfermedad para poder evitar tener que ir al colegio. Si pasan la mayor parte del tiempo solos en el arenero y no se unen a los demás, o si pasan mucho tiempo solos en su habitación, existe una gran posibilidad que padezcan de fobia social.

Es importante no desoír la ansiedad de su hijo diciéndole simplemente que ya se le pasará. Por fortuna, existen muchas cosas que tanto los padres, los maestros y la familia pueden realizar para apoyar al niño que padece ansiedad social. Lo más importante es alentarlo gentilmente para que se sienta más cómodo en aquellas situaciones a las que teme de a poco; nunca hay que forzarlo demasiado.

Los padres pueden compartir con sus hijos ejemplos de situaciones en las que sintieron ansiedad social. De esta manera el niño se sentirá apoyado y sabrá que no es el único que se siente como se siente. Los padres también pueden hacer esfuerzos conscientes para fortalecer la autoestima del niño, felicitándolo siempre que sea pertinente y siendo abiertamente afectuosos.

Es importante que los maestros sean conscientes y no hagan nada para avergonzar o humillar a su hijo y que insista en crear un ambiente libre de humillación en el aula de clases. Pueden estimular la amistad entre un niño tímido y uno más desenvuelto. También puede premiar cada pequeño paso adelante que da el niño con ansiedad social al participar en clase, haciendo gradualmente que tenga que dar más de sí para ganarse las felicitaciones.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

  • Dora Luz Bustamante Calderón dice:

    Tengo un niño de ocho años que no desea salir de casa, al leer este tema me preocupo por él, es hijo único y solo estamos los tres: mi esposo yo y él. Muchas veces le pido que si desea estudiar algo o aprender algo diferente, pero siempre se niega. Mis amigas me dicen que debo darle un hermanito, pero ya tengo 45 años asi que me es difícil,siempre he conversado con él pero solo me acompaña si regresamos pronto. O quizá sea solo transitorio y no debo preocuparme?¿Habrá otras formas de que sea más sociable?. Su profesora me dijo que actúa como un niño amanerado. Pero en que se basará la profesora el haberme dicho eso? ¿El en casa es tranquilo, obediente, como todo niño tiene algunas rabietas pero luego pide disculpas, y siempre me corrige cuando le digo amigos a sus compañeros a lo que él me dice que el no tiene amigos Sólo me animo a creer que debo seguir insistiendo o qué debo hacer? ¿Me pueden aconsejar?

  • >

    Compartir con un amigo