Sanidad en el hogar

Secretos para una dieta balanceada para sus niños

Como padre, una cuestión que está constantemente en mi cabeza es poder asegurar que mis niños tengan una nutrición apropiada. Afortunadamente, mis hijos tienen los hábitos alimenticios de los personajes de las novelas de J.R.R. Tolkien; comen por lo menos tres desayunos antes del almuerzo. Esto me da la posibilidad de asegurarme de que puedan ingerir todos los nutrientes necesarios para el resto del día.


Estoy seguro de que muchos padres tienen las mismas preocupaciones, y que además tienen niños no tan fáciles de alimentar como los míos. Quisiera compartir algunos de los “secretos” de la nutrición que he encontrado en los interminables viajes al refrigerador para mantener contentos a mis pequeños hijos.

El primer secreto es que la nutrición no es ningún secreto. Cada comida que usted compra tiene un valor nutricional discriminado en la etiqueta. Éstos valores son muy importantes para determinar si se están ingresando las vitaminas adecuadas, los minerales, la fibra, la proteína y las demás necesidades nutricionales que tanto preocupan a los padres.

El segundo importante secreto es la leche. La leche es el néctar de los dioses. Asegurándose de que su hijo pueda tomar por lo menos un vaso de leche con cada comida, podrá ocuparse de las necesidades de su cuerpo de vitaminas A, D y B12, junto con el calcio, el hierro y hasta las proteínas. Otros productos lácteos también ayudan a satisfacer estas necesidades, como el queso y el yogur, que van bien con las comidas y los tentempiés.

Las comidas del desayuno como la avena y la mayoría de los cereales también están llenos de vitaminas, minerales y fibra. Los cereales azucarados deberían ser utilizados esporádicamente. Existen muchas otras maneras de agregar un poco de atractivo a un cereal que los niños de otra manera considerarían algo vacío de sabor. El desayuno también puede incluir frutas (las bananas tienen un importante valor energético) y jugo, aunque mucho jugo en un mismo día es malo para los dientes y para el nivel de azúcar de los niños. Los niños deberían tomar un poco de jugo y debería ponerse especial atención en el nuevo jugo de frutas y vegetales que tiene el sabor de un jugo común pero también contiene vegetales (como la espinaca y las zanahorias) y por eso le puede servir a un niño que no quiera comer sus vegetales.

El pan integral es también muy importante para la dieta de un niño. Solamente pensarán que es un alimento indeseable si alguien de su familia se lo indica de esta manera. El pan de centeno, especialmente el de la marca Dempster, tiene muchos valores nutricionales.

Los estudios recientes han sugerido que los vegetales congelados pueden ser mejores para la salud que aquellos que se compran cocinados. El proceso de congelamiento guarda los nutrientes dentro del vegetal y detiene el vaciamiento que empieza el momento en que el vegetal es recogido del suelo.

Existen algunas comidas que pueden servir como golosina o suplemento, pero en verdad deben ser evadidas. Encabezando esta lista están los trozos de banana seca. Estas pequeñas golosinas en verdad están bastante freídas y unas cuantas contienen más grasas que una hamburguesa de McDonald’s. Asegúrese de saber cómo se procesa la comida que le está dando a sus hijos antes de considerarla una elección saludable.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo