Jardín Técnicas de jardinería

Jardines decorativos y fuentes para jardines de los Cisterianos

Los cisterianos, siguiendo los pasos de los Benedictinos, hicieron mucho para aumentar el progreso en materia de horticultura y de decoración de jardines en Europa e Inglaterra. Sus monasterios, exuberantes con agua fluyendo a través de grandes fuentes y esculturas dramáticas, entran en contraste con aquellos jardines llamativamente carentes de decoraciones de los Benedictinos. Estos jardines fueron construidos en los huecos de valles, donde las culturas podían fertilizar el suelo en abundancia de agua para llenar fuentes e irrigar las tierras.

Fuentes para jardines

San Bernardo fundó la comunidad de jardines cisterianos más famosa, en el salvaje y resplandeciente valle de Clairvaux, al lado de un arroyo que provee suficiente agua para las fuentes que lo circundan. Siendo él un amante de la naturaleza, escribió: “Encontrará más madera que en los libros; los árboles y las piedras le enseñarán lo que no puede ser enseñado por los profesores de la escuela”. En uno de los puntos más sagrados del monasterio, hoy en día tristemente despojado de su antigua gloria, había una pequeña porción de tierra, y San Bernardo se ocupaba especialmente de cultivarla. Centrada alrededor de numerosas estatuas, grandes jardines pertenecientes a los laicos de la comunidad dentro del claustro, y rodeado por gigantes fuentes de agua en el exterior, con chorros que vuelan a más de 6 metros de altura. Las diversas divisiones del suelo fueron separadas por canales de intersección, con agua provista a las fuentes por el río Alba.

Los Cartusianos, pertenecientes a una orden fundada por San Bruno en 1084, moraban en monasterios planeados para aislar a cada miembro de la comunidad. Esto era así para cumplir las reglas de su peculiar orden, obligados a vivir en absoluto silencio y soledad, con la única compañía de los leves sonidos de las pequeñas fuentes ornamentales ubicadas en los rincones del patio. Cada hermano, al igual que los monjes egipcios, ocupaba una cabaña aislada, a la que se le agregó en el siglo XII un pequeño jardín, decorado y cultivado por su residente. Gran cantidad de estas cabañas y jardines rodeaban el claustro con fuentes de agua centrales para proveer agua eliminando la necesidad de tener grandes fuentes centrales para los suelos cultivados.

Entre las ordenes de frailes estaban los Dominicanos, fundados por Domingo de Guzmán, y los Franciscanos, por San Francisco de Asís, en el siglo XIII. Ambas órdenes vivían de una manera diferente, despreciando todo lujo, con fuentes planas, sin arreglos, y simplemente funcionales. Tampoco se enorgullecían de poseer hermosas construcciones, esculturas y arreglos paisajísticos. Peregrinando por todo el país, predicando y mendigando comida a quien sea que pudieran parar, a diferencia de otras órdenes, los frailes requerían solo pequeños establecimientos, unas pocas hectáreas para cultivar la comida.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

  • hola necesito saber si es posible al estilo contemporáneo clásico darle un toque de colores mas vivos energizan tes como ser violetas ,lilas,y naranjas rojos tal vez en una de las paredes o solamente como detalle:::¿?

  • >

    Compartir con un amigo