Mascotas para el hogar

Cuidando a su caballo durante el invierno

Cuando esté cuidando a su caballo, es importante hacer las preparaciones necesarias para los meses de invierno. Los caballos deben poder tolerar los climas fríos y mantenerse lo más saludable posibles. Durante el invierno, los caballos tienen necesidades especiales que usted deberá atender como dueño. Es importante prepararse para el invierno con antelación.

Los cuidados de su caballo

Los caballos son naturalmente tolerantes a los climas fríos. De hecho, los caballos toleran mucho mejor los climas fríos que los cálidos. A pesar de esto, existen muchas cosas básicas que los dueños querrán hacer para asegurarse que su caballo permanecerá saludable. Usted querrá asegurarse que el caballo no tenga parásitos y que haya sido inmunizado. El costo de realizar estas tareas se pagará con creces durante el invierno. El costo de alimentarlo durante esta estación disminuirá.

También deberá trabajar en conjunto con su veterinario para crear un plan de salud para su caballo. Preparar a su caballo para el clima frío lo ayudará a disminuir la necesidad de que coma grandes cantidades de comida para mantener su peso. Su caballo no debe perder peso durante el invierno. Permitiendo que su caballo gane una pequeña cantidad de peso lo ayudará durante los meses del invierno, ya que la grasa extra funcionará como un almohadón que le proveerá energía cuando se estrese. Por eso, durante el invierno, es preferible que le dé a su caballo unas calorías extra.

La mejor protección para su caballo durante el invierno es su pelaje natural de invierno. Cuando se le deja crecer, actuará como una manta natural que reducirá la pérdida de calor que todos los caballos sufren en ambientes fríos. El pelaje es también resbaladizo, protegiéndolo de la nieve y el hielo. Si deja a su caballo en el exterior, deberá asegurarse que su pelaje esté lo suficientemente crecido antes que comience el invierno.

Para constatar las condiciones de su caballo, deberá masajear sus costillas. Un gran pelaje de invierno puede fácilmente ocultar el hecho de que su caballo esté perdiendo peso. Su caballo debe pesar lo suficiente como para que no pueda ver sus costillas pero sentirlas cuando las toque. También deberá sentir las orejas de su caballo. ¿Están frías? De ser así, es una señal de que su caballo está padeciendo el frío.

Como todos los animales con sangre caliente, los caballos deben mantener una cierta temperatura corporal para poder sobrevivir. Es importante que conserven calor durante el invierno, y como dueño deberá preparar todo para que permanezca saludable.

La salud de los caballos: el cuidado de las pezuñas
El cuidado de las pezuñas es una parte vital de poder mantener la salud general de su caballo. Debería cotejar las pezuñas de su caballo diariamente, y por lo menos, dos o tres veces por semana. Debería familiarizarse con lo que es normal y lo que no lo es, para poder notar cualquier problema que pueda empezar a desarrollarse. Utilizando esta simple lista podrá realizar su rutina de cuidado diario más fácilmente.

1. A medida que usted se acerca a su caballo, asegúrese de que su simetría esté bien. No tienen que estar exactamente iguales de cada lado, pero es importante que tengan una forma y un tamaño parecidos.

2. Cuidadosamente examine defectos en la pared y en la banda coronaria. Levante la pezuña, y pase su mano por la parte de afuera de la pared para sentir cualquier tipo de defectos. Utilice el mismo procedimiento para la banda coronaria y luego apriétela gentilmente, estos dos procedimientos también podrán mostrar puntos blandos y áreas donde la humedad esté haciendo daño.

3. Cuidadosamente inspeccione la suela. Coteje el color en cada pezuña. Deberían ser del mismo color. Un punto negro bien delineado indicaría un moretón o una herida.

4. Vea y compare los cascos. Los dos cascos de enfrente deberían ser similares en su tamaño y su forma a los cascos de atrás. Debería apretar gentilmente cada casco con su tenaza especial. Deberían estar duros en la mayoría de las áreas, excepto en las áreas desiertas, donde deberían estar ligeramente esponjosos.

5. Si su caballo está herrado, agarre el herraje y muévalo. Busque clavos faltantes, y si el herraje está suelto puede elegir removerlo antes de que su caballo lo pierda por sí mismo y se lastime.

Si usted toma un buen cuidado de las pezuñas de su caballo, podrá evitar muchos accidentes ocupándose de los problemas antes de que se conviertan en problemas serios. Recomendaría que trabaje diariamente limpiando las pezuñas con estos simples pasos. Utilice su tenaza de pezuñas desde el talón hasta el dedo gordo. Si está muy firme, tal vez deberá aflojarla un poco antes de removerla. Una vez que haya removido toda la suciedad, coteje todas las áreas de la pezuña y asegúrese de que no haya un mal olor, ya que esto es un claro signo de hongos. Asegúrese de que no haya piedritas en ningún lado, especialmente bajo la pezuña.

Las pezuñas de su caballo deberían exhibir un lustro brillante natural en las paredes. Una superficie suave y uniforme libre de ningún tipo de rajaduras, agujeros o irregularidades y una suela cóncava que toque el herraje. Si todo esto se aplica entonces podrá estar seguro de que su caballo goza de muy buena salud.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo