Niños

Enséñeles a sus hijos con cuentos e historias

Educar a sus hijos no es una tarea fácil, y sin embargo es una de las responsabilidades más importantes que deben afrontar los padres. Es algo que no debe y no se puede delegar a alguien más para que se ocupe por uno. Pero cuando se afronta, puede que se sienta perdido o que no está lo suficientemente preparado para hacerlo. Si se detiene a leer el sin fin de programas y métodos disponibles para la educación de sus hijos, puede que sienta que necesita un doctorado en esta área para poder cumplir con su objetivo. A su vez hay muchas excusas que suelen circular como “dedo trabajar muchas horas y no tengo tiempo” o “no tengo suficiente paciencia”.

Bueno, el artículo llega para hacerlo desistir de todos esos argumentos. Educar y enseñarles a sus hijos puede ser fácil y efectivo. Leerles a sus hijos y contarles historias es una de las técnicas de enseñanza que se encuentra al alcance de todos. Cuando leemos para nuestros hijos no solo contribuimos a instruirlos a nivel académico sino que también abarcamos aspectos de educación emocional y de disciplina.

•Las siguientes son 5 razones por las cuales creemos que enseñar con cuentos es una forma muy efectiva:

1. El niño no se siente amenazado.
No es una simple inferencia. Es un hecho que cuando le leemos a nuestros hijos, podemos crear situaciones de aprendizaje que son amenas y agradables para los chicos. ¿Qué sería amenazador? Echémosle un vistazo a algunos ejemplos de situaciones donde el niño podría sentirse amenazado:

“No debes mentir”
“Eres tan desordenado”
“No debes tener miedo. Es tonto que
reacciones así.

“No me estás prestando atención”

Usualmente esas frases suelen ser dichas en un tono de reproche o con voz de enojado. Cuando a su vez apuntamos con el dedo y decimos “vos…”, los niños perciben la negatividad y la situación se termina volviendo tensa. Muchos incluso puede que se pongan a la defensiva. Póngase un segundo en su lugar. Si alguien comenzara a atacarlo con palabras y frases adoctrinadoras, ¿se sentiría de humor y con ganas de aprender? No lo creo. En vez de concentrarse en la solución de los problemas, los niños se distraerán por sus sentimientos de enojo, angustia, miedo, etc. que les genera la situación.

Usar historias para enseñar hace que no hayan culpas de por medio y se quita el acento del problema concreto. En cambio se habla y se discuten las posibles soluciones en forma positiva. Así que en vez de un sermón, creamos una situación de intercambio de ideas y de discusiones enriquecedoras.

2. Se pueden trabajar sobre la “prevención” y la “cura”.
Cuando contamos historia para enseñar, podemos ayudar a nuestro hijos a trabajar con situaciones que los mismos están experimentando en el ese momento. A su vez sirve para prepararlos para situaciones futuras que pueden ocurrir ya que los niños ganan experiencia de forma vicaria a través de las historias que les leemos o contamos. Los niños son capaces de aprender de esta forma tal como lo haría un adulto de una vivencia real. La única diferencia es que este tipo de experiencias se desarrollan en la comodidad de su hogar. Por ejemplo, usted puede usar un libro que hable sobre una situación donde un niño abusa de otro, para que su hijo sepa que hacer si le toca enfrentarse a un niño que lo maltrata.

3. El tiño tendrá un modelo a seguir al identificarse con los personajes de la historia.
Los niños relacionarán los personajes de la historia con ellos mismos.

• Usted puede aprovechar para mientras tanto hacerles preguntas que refuercen este medio pedagógico como:

¿En qué se parece el personaje a ti?

¿Qué personaje de la historia te gustaría ser?

¿Por qué te gustaría ser ese personaje?

Busque relacionar las enseñanzas con sus propias vidas y experiencias: “Así como el chanchito hizo su casa de ladrillos (en el cuento “Los tres chanchitos”), ¿qué podrías hacer tu para que tu casa sea más fuerte?

Luego de leer el cuento “El trencito azul que pudo”, mi hijo comenzó a sentirse identificada con el trencito azul que decía “yo se que puedo, yo se que puedo, yo se que puedo” y así este resultó ser un buen modelo para ella cada vez que se sentía desalentada por un desafío.

4. Los niños recordarán las historias y cuentos mucho mejor que cualquier sermón. Es una forma efectiva de captar su atención.
En su libro “El cerebro humano y el aprendizaje”, Renate y Geoffery Caine explican que la organización de la información en los cuentos es la más propicia para su aprendizaje y asimilación. El cerebro parecería estar programad para organizar y retener la información en el formato de historias. Si esto es verdad, entonces enseñar a través de historias implicará que los chicos tendrán más posibilidades de recordar lo que se les enseñó, de organizar y acceder a esa información y de aplicarla más rápidamente.

Tal vez esa es la explicación a que los niños suelan recordar los diálogos de sus programas favoritos pero no le su mamá les pidió que hagan.

5. Favorezca el pensamiento crítico.
Las historias son un modo seguro para los niños de explorar nuevas emociones y situaciones. Hay un sin fin de libros disponibles donde encontrará distintos tipos de enseñanzas y moralejas como por ejemplo la importancia de estar cerca de los padres cuando se sale o no hablar con extraños. Para reforzar el estímulo haga preguntas que los invite a sus hijos a identificarse con los problemas y sentimientos de los personajes como “¿qué hizo que la niña se separara de su madre?” o “¿cómo crees que se sintió la niña cuando se dio cuenta de que no encontraba a su madre?”

La mejor forma de enseñanza que puede impartirle a sus niños es la de invitarlos a que ellos mismos sean quienes busque las soluciones a los conflictos planteados. Hágale preguntas que los orienten en esa dirección como “¿qué debería hacer la niña para no volver a extraviarse en el futuro?” Imagínese que satisfacción representará para sus hijos el que sean ellos quienes hallen las soluciones a los problemas de las historias.

Leer y compartir historias con sus hijos lo ayudará a convertirse en un mejor padre para ellos. Le habilitará un nuevo canal de comunicación y fortalecerá el vínculo entre ustedes. La magia de las historia puede ser una poderosa influencia para el bienestar de sus hijos. ¿Hay magia en su hogar? Comience a crear un poco empezando hoy mismo a leerle a sus niños.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo