Decoración de exteriores

Un huerto en su patio trasero: Secretos y consejos

Plantar un huerto para el patio trasero puede ser una diversión y una experiencia gratificante si usted lleva a cabo la planificación y las preparaciones de trabajar en un huerto de la manera apropiada – pero una falta de planificación y preparación puede causar que su trabajo arduo en los meses calientes del verano produzca resultados mediocres al final de la estación creciente.

Quizá en alguna parte del mundo, la llave a la jardinería exitosa simplemente sea dejar caer un manojo de semillas en la tierra y observarlas surgir. Pero en la mayoría de los terrenos el huerto requiere preparación y atención cuidadosa.

Escogiendo una trama

Un error común entre los jardineros novatos y experimentados es plantar más de lo que posiblemente pueden cuidar. Una trama exitosa de jardín no necesita ser grande. Un huerto pequeño, bien servido cultivará tantos o más productos que uno más grande que el dueño no puede manejar bien.

Los jardineros de patio trasero deberían escoger un lugar soleado donde el agua esté fácilmente disponible. La mayoría de las verduras crecen mejor con mucho sol. Si este no es el caso, mínimo su huerto debería tener 6 horas de sol al día.

Trate de seleccionar un lugar con un buen terreno, sustancioso. Un buen terreno de huerto es profundo, suelto, fértil, tiene buen drenaje, es rico en material orgánico y tiene un pH neutral. La composición ideal de la materia orgánica de un terreno de huerto es de aproximadamente 5% materia orgánica, 25% agua, 25% aire, y de 45 % de materia mineral. Si usted está plantando un huerto en un área desértica con un suelo naturalmente no fértil, trabaje para mejorar el terreno.

Prepare su terreno

Aunque el material orgánico solo ocupa el 5 % de la “fórmula ideal” para un buen terreno de cultivo, aplicándole directamente materia orgánica a su terreno puede hacer mucha diferencia.

Casi todos los terrenos, ya sea de arcilla, arenoso o de humus, se beneficia de la adición de materia orgánica. Extienda un estrato de materia orgánica de 5 a 7 centímetros de grosor sobre la superficie del terreno e incorpórele a 15 a 18 centímetros de profundidad. La materia orgánica rompe la arcilla permitiendo la circulación del aire y del agua, y ayuda a mantener el agua en terrenos arenosos. Entre las buenas fuentes de materia orgánica se incluyen la paja, varitas de leña, hojas, musgo de pantano, serrín, recortes de la hierba y abono.

La materia orgánica reducirá el nitrógeno a medida que se pudra. Añádale fertilizante de nitrógeno a la materia orgánica para ayudar al proceso de descomposición. Esta adición de nitrógeno no está dirigida a auxiliar el crecimiento futuro de la planta, sino para actuar como una ayuda para la descomposición. Más fertilizante de nitrógeno será requerido cuando usted empiece la siembra. Usted querrá destinar medio kilo de sulfato de amoníaco, o 2/3 de libra de nitrato amónico, o ½ libra de urea para cada centímetro de materia orgánica colocada en 30 metros cuadrados de terreno. Como advertencia, si usted está usando abono bien podrido como materia orgánica, reduzca la cantidad de fertilizante de nitrógeno que usted aplica a la mitad.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo