Decoración para bebés Sanidad en el hogar

Manejo del infante cuando los dientes aparecen sin dificultad

En un niño que goza de buena salud, que ha sido propiamente alimentado y amamantado sólo por su madre, los síntomas serán suaves y el manejo del infante será simple y fácil.

Los primeros dientes.

Síntomas: los síntomas de una dentadura natural son el aumento del flujo de la saliva, con un poco de hinchazón y calor en las encías y un ocasional sonrojamiento de las mejillas. El niño frecuentemente introduce sus dedos, o cualquier cosa que tenga a su alcance, en su boca. Aumenta su sed, y pide el seno con más frecuencia aunque, por el estado tierno de sus encías, por períodos más cortos que lo habitual. Se vuelve inquieto y le cuesta descansar, puede sufrir llantos momentáneos y puede despertarse con más facilidad, teniendo una tendencia a vomitar y una fragilidad de los intestinos en general. Esto es muy común. Muchos de estos síntomas preceden la aparición de los dientes por varias semanas, e indican lo que se conoce como la “crianza de dientes”. En estos casos, los síntomas desaparecen en unos días, y vuelven a aparecer cuando los dientes se acercan a la superficie de las encías.

Tratamiento: el manejo del infante en este caso es muy simple, y no requiere de la intervención de un médico. Se necesita exponer al niño al aire libre y darle un buen ejercicio: sus intestinos pueden mantenerse libres con un poco de aceite de castor, y debe tratar de relajarlo lo más posible. Debe lavarlo con esponja y agua fría a diario, y debe frotar la superficie del cuerpo con cuidado por la piel delicada del niño. Se le debe dar el seno con frecuencia, pero no por mucho tiempo. Debe satisfacer su sed, sus encías deben mantenerse húmedas y relajadas, y su irritación debe ser tratada, sin cargar al estómago con demasiado alimento. La madre debe además, en este punto, atender su propia salud y dieta y evitar cualquier estimulante en forma de comida o bebida.

Al momento en que empieza la dentición, se puede aplicar un poco de presión en las encías para poder sacarle el dolor al niño. Para este propósito, se puede usar un poco de coral o una pieza de raíz de lirio o un poco de raíz de regaliz raspada. Un anillo plano de marfil es mucho más seguro y mejor, ya que no hay riesgo de que pueda meterse dentro de los ojos o la nariz. Con un poco de fricción gentil en las encías podrá complacer al infante, y si se encuentra que puede curar la irritación, debe ser un recurso utilizado con frecuencia. En Francia, es muy común usar ciertas raíces de regaliz untadas en miel o en azúcar; mientras que en Alemania, una pequeña bolsa con una mezcla de azúcar y especias se le da al infante para que chupe, cuando se sienta mal por sus dientes. El uso constante, sin embargo, de algún ingrediente dulce o estimulante puede herir el estómago, así que trátelo con cuidado.

Nilda Nora
Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.
Nilda Nora

Sobre el autor

Nilda Nora

Soy Nilda Nora y me gusta escribir sobre decoración de interiores. Si quieren contactarme o tienen alguna consulta que hacerme, aquí arriba tienen mis redes sociales.

>

Compartir con un amigo